El gobierno de México consistentemente ha manifestado de manera oficial su desacuerdo con la comercialización internacional de objetos culturales protegidos, particularmente de bienes arqueológicos, y reitera que tal práctica despoja a estos bienes únicos e invaluables de su esencia cultural, histórica y simbólica, convirtiéndolos en mercancías o meras curiosidades.
En el caso de la subasta de bienes arqueológicos que la sucursal parisina de la casa Sotheby’s programó para los días 22 y 23 del mes en curso, y que incluye piezas que conciernen a México, el gobierno mexicano procedió según lo antes señalado ante autoridades francesas.
El catálogo de la subasta mencionada fue analizado por expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), según el cual existen elementos para sustentar que de los 130 objetos anunciados como procedentes del territorio mexicano, 51 son bienes arqueológicos propiedad de la nación, y el resto piezas artesanales de reciente manufactura.
El dictamen técnico correspondiente se realizó mediante un análisis riguroso de las características que muestran las piezas, plasmadas en las imágenes del catálogo de la subasta, como son: motivos representados, formas, estilos, materias primas, técnicas de manufactura, acabados, iconografía, indumentaria (en su caso) y expresiones estéticas, elementos característicos de piezas prehispánicas recuperadas en contextos inalterados, correspondientes a las distintas culturas prehispánicas que se asentaron en lo que hoy es México.
Por medio de una nota diplomática enviada el pasado 8 de marzo al Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia, México solicitó a éste su intervención para hacer del conocimiento de las autoridades francesas competentes las conclusiones asentadas en el dictamen técnico elaborado por el INAH.
Asimismo, se ofreció a autoridades francesas cooperación y asistencia técnica para dilucidar cuestiones relativas a las piezas arqueológicas que conciernen a México a ser subastadas y con relación a las medidas que, de ser el caso, decidieran adoptar.
El 11 de marzo, la Embajada de México en los Estados Unidos dirigió al director general de la casa Sotheby’s, cuya matriz se encuentra en Nueva York, un comunicado por medio del cual se le solicitó información acerca de las piezas a ser ofertadas en París, que corresponden a México.
En virtud de su importancia para el pueblo de México, se solicitó al director general de la firma subastadora retirar las piezas de la venta y se hicieron de su conocimiento las conclusiones de los expertos del INAH en el dictamen técnico antes referido.

Deja una respuesta