Alejandro Ricaño

Alejandro Ricaño


Carlos Hugo Hermida Rosales

Xalapa, Ver. 30/08/2016.- Alejandro Ricaño, actor, director y dramaturgo egresado de la Facultad de Teatro de la Universidad Veracruzana (UV), afirmó que tradicionalmente el teatro comercial ha sido satanizado y cargado de prejuicios, ya que desde la academia se ha polarizado este arte escénico entre los aspectos comercial y cultural.

El artista impartió la conferencia “Hacia un teatro de inversión privada” y ahí explicó que el término teatro comercial es simplemente un modelo de producción que tiene su origen en la inversión privada, nada tiene que ver con la estética de la obra o la calidad actoral.

Expresó que en medio del cúmulo de posibilidades escénicas que representa para el teatro un país tan grande como México, el gremio genera prejuicios respecto del teatro que se produce, prefiriendo muchas veces el independiente o el comunitario.

Comentó que muchas veces el artista de teatro debe buscar alternativas para mantenerse económicamente, ya que las obras en las que participa son de autoconsumo: se llevan a cabo en salas diseñadas para pocos espectadores que son llenadas por familiares y amigos.

Ricaño mencionó que en este tipo de producciones los actores deben conseguir vestuario y escenografías prestados, además de poner dinero de su bolsillo, por lo cual combinan la actuación con otros trabajos.

Manifestó que en el medio teatral no se debe satanizar a los productores y culparlos de todos los males que padece el actor, ya que a final de cuentas es gracias a ellos que este arte sigue en pie; el profesional del teatro debe tener la mentalidad de que no todo lo referente al dinero es algo malo, y que gracias a los recursos monetarios las producciones teatrales salen adelante.

El joven dramaturgo enunció que no todas las obras deben producirse igual, ya que se debe saber cuánto dinero generan para determinar la cantidad que se invierta en ellas, así como conocer las preferencias del público al que serán exhibidas y así decidir si será montada como teatro independiente o de inversión privada.

Alejandro Ricaño aplaudió el sistema de enseñanza de la Facultad de Teatro de la UV, ya que asegura posee un modelo de formación integral, dentro del cual se prepara al estudiante en actuación, dramaturgia, dirección y gestión, lo cual se traduce en profesionales completos con mayor preparación en el área.