Por naturaleza todo ser humano es curioso, investigador, científico, y estimularlo en edad temprana facilita el desarrollo y consolidación de esa vocación, aseguró Óscar García, integrante de la Unidad de Servicios de Apoyo a la Resolución Analítica (SARA) de la Universidad Veracruzana (UV).

         Tal es su convicción que desde que se integró a la plantilla de profesores- investigadores de la UV, hace 16 años, participa en “Sábados en la Ciencia”, programa que esta casa de estudios y la Academia Mexicana de Ciencias ofrecen desde 1984 al público más variado sobre tópicos científicos.

         Precisamente, Óscar García recordó que en su infancia sus padres le regalaron un juego de química y se maravilló de tal manera que con el paso de los años sólo reafirmó que quería ser químico. Pero en este proceso fue “fundamental” el acompañamiento y apoyo de sus padres.

         Con este antecedente, el científico hizo una invitación a niños, niñas y sus papás, para que asistan este 28 de junio a una sesión más de “Sábados en la Ciencia”, donde exhibirá, junto con estudiantes de la Facultad de Ciencias Químicas campus Xalapa, “El circo de la química”.

         Este taller contempla experimentos de química para niños y sus papás: burbujas humeantes; ¿qué son los fluidos no newtonianos?; la química en tu estómago; ¿cómo se hace una lámpara de lava?; el gusano saltarín; la serpiente del faraón; ¿qué es el nitrógeno líquido?, entre otros tópicos.

         La actividad, en la que también participarán estudiantes de la UV, se desarrollará a partir de las 11:00 horas en el Museo de Antropología de Xalapa (MAX), con entrada libre a todos los interesados.

 

El científico que llevamos dentro

Desde hace tiempo se ha perdido el interés por el desarrollo de una vocación científica en las personas, insistió el también académico de la Facultad de Ciencias Químicas de la UV.

         “Todos por naturaleza somos científicos, a todos nos gusta investigar, nos gusta saber, somos curiosos desde que nacemos. Los niños son la semilla del científico, sin embargo al paso de tiempo por diversas circunstancias perdemos ese interés.”

         El interés por la investigación se pierde en el transcurso de la secundaria y preparatoria, por ello una vez que se pretende retomar la vocación en la educación superior se presentan dificultades.

La química, comentó, es vista como una ciencia complicada, cuando en realidad está mucho más cerca de lo que imaginamos, “nosotros mismo somos una manifestación de ella”.

         Es más, muchas de las cosas que disfrutamos y de las cuales nos beneficiamos son producto de la química; por ejemplo, algo tan simple como la ropa hecha a base de fibras sintéticas, los alimentos, el maquillaje facial y los medicamentos.

         El entrevistado aclaró que si bien a través de la química se han desarrollado una gran cantidad de sustancias que no son precisamente benéficas a la sociedad, no significa que esta ciencia sea “mala”.

         Por otro lado, dijo, el hecho de que una sustancia sea química no significa que sea dañina. “El término natural solamente implica que proviene de la naturaleza, pero no se aleja de la química, porque las plantas tienen sustancias químicas”.

         De esto y mucho más, conversarán él y sus alumnos en “Sábados en la Ciencia”.

Deja una respuesta