Gabriel Alejandro Orozco Casillas tardó, exactamente 25 segundos con 326 milésimas en armar el cubo de Rubik, ¡pero con los ojos vendados!.

Esto le permitió ganar el segundo lugar en el Campeonato Mundial del cubo de Rubik, 2013, en la categoría “blindfolded”, que es precisamente en la que se trata de armar el cubo con los ojos cerrados.

La mecánica es colocarse frente a un cubo tapado y al estar listo quitar lo que cubre al cubo, con lo cual arraca el reloj.

Gabriel Alejandro observó el cubo y su distribución durante 11 segundo y al memorizar la forma en que se encontraba se bajó el antifaz que debía ponerse y comenzó a armarlo; el juez que lo observaba, para evitar que algún resquicio de visión se filtrase colocó una cartulina entre los ojos del concursante y el cubo de Rubik, que se movía a una buena velocidad mientras Gabriel Alejandro lo armaba.

Cuando el reloj se detuvo en los 25 segundo con 326 milésimas, el juez lanzó un ¡ooohhh! de admiración y aplaudió.

Gabriel Alejandro es originario de Sonora y egresado de la Universidad de ese estado.

En la competencia que duró tres días el ganador absoluto fue el australiano Feliks Zemdegs, de 17 años, quien logró la mejor marca del torneo con 7 segundo 360 milésimas, lo que le permitió ganar 3,000 dólares. El actual poseedor de la marca mundial, el holandés Mats Valk, no pudó llegar a su record, de 5 segundo 500 milésimas y en cambio quedó en segundo sitio.

El joven australiano también triunfó en las categorías de cubo clásico 3×3 y cubo 4×4.

El evento se realizó en la ciudad de Las Vegas, donde llegaron más de 575 competidores procedentes de 37 países.

Deja una respuesta