Un planeta 'criado' por cuatro estrellas madre

Concepto artístico del sistema planetario 30 Ari. / NASA/JPL-Caltech


Crecer como planeta con más de una estrella progenitora tiene sus dificultades. Aunque los planetas de nuestro Sistema Solar giran alrededor de una sola estrella – nuestro Sol – otros planetas más lejanos llamados exoplanetas, pueden criarse en familias con dos o más estrellas. Los investigadores que desean conocer más acerca de las complejas influencias que las estrellas múltiples tienen sobre los planetas ahora disponen de dos casos nuevos: un planeta con tres progenitoras, y otro con cuatro.

El descubrimiento se hizo utilizando instrumentos instalados en los telescopios del Observatorio Palomar en San Diego: el sistema de óptica adaptativa Robo-AO, desarrollado por el Centro Interuniversitario para la Astronomía y Astrofísica de la India y el Instituto de Tecnología de California en Pasadena, y el sistema de óptica adaptativa PALM-3000, desarrollado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, y Caltech.

Se trata de la segunda vez que se ha identificado un planeta en un sistema cuádruple de estrellas. Aunque el planeta ya era conocido, se pensaba que sólo tenía tres estrellas, no cuatro. El primer planeta con cuatro estrellas, KIC 4862625, fue descubierto en 2013 por científicos ciudadanos utilizando datos públicos de la misión Kepler de la NASA.

Este último descubrimiento sugiere que los planetas en sistemas cuádruples de estrellas podrían ser menos raros de lo que se pensaba. De hecho, investigaciones recientes han demostrado que este tipo de sistemas de estrellas, que por lo general consiste en dos parejas de estrellas gemelas orbitando unas a otras a grandes distancias, es en sí mismo más común de lo que se creía.

“Alrededor de un cuatro por ciento de las estrellas de tipo solar se encuentran en los sistemas cuádruples, a partir de las estimaciones previas, porque las técnicas de observación están mejorando constantemente”, dijo el co-autor Andrei Tokovinin, del Observatorio Interamericano de Cerro Tololo en Chile.

El sistema planetario de cuatro estrellas recién descubierto, llamado 30 Ari, se encuentra a 136 años luz de distancia, en la constelación de Aries. El planeta gaseoso del sistema es enorme, con diez veces la masa de Júpiter, y completa una órbita alrededor de la estrella principal cada 335 días. La estrella principal tiene una estrella compañera relativamente cercana, a la que el planeta no orbita. Esta pareja, a su vez, está ligada en una órbita de larga distancia con otra pareja de estrellas que se encuentra a unas 1670 unidades astronómicas (una unidad astronómica es la distancia entre la Tierra y el Sol). Los astrónomos piensan que es muy poco probable que este planeta, o cualquier luna que tenga alrededor, pueda albergar vida.

Si fuera posible ver el cielo de este mundo, las cuatro estrellas madre se verían como un pequeño sol y dos estrellas muy brillantes serían visibles en la luz del día. Una de esas estrellas, si se viese con un gran telescopio, se revelaría como un sistema binario, o dos estrellas que orbitan entre sí.

En los últimos años, se han encontrado docenas de planetas con dos o tres estrellas madre, incluyendo los “Tatooine”, con puestas de sol que recuerdan a las películas de Star Wars. Encontrar planetas con múltiples estrellas no es una gran sorpresa, teniendo en cuenta que las estrellas binarias son más comunes en nuestra galaxia que las estrellas individuales.

“Los sistemas de estrellas vienen en múltiples formas. Puede haber estrellas individuales, estrellas binarias, estrellas triples, incluso sistemas de estrellas quíntuples”, dijo Lewis Roberts, del JPL, autor principal de los nuevos hallazgos que aparecen en la revista Astronomical Journal. “Es increíble la forma en que la naturaleza pone estas cosas juntas.”

(NASA)

Los comentarios están cerrados.