El doctor en informática Enrique León Villeda.


La industria de la mercadotecnia ha revolucionado la forma de crear publicidad, ahora por medio de las emociones define qué imágenes, colores y objetos utilizar para generar identidad del producto y lograr grandes ventas.

El doctor en informática Enrique León Villeda, mexicano quien reside en España, se ha encargado de esta revolución. Desarrolló un software que lee en tiempo real las emociones que una persona experimenta frente a productos.

El algoritmo creado por León Villeda, integrante de la Red de Talentos capítulo España, mide el ritmo cardiaco y traslada la información vía bluetooth a un teléfono celular o computadora, donde en tiempo real se determina la emoción en positiva o negativa.

El software muestra la forma en que un comprador se conecta con una marca y cómo las emociones influyen en la toma de decisiones. “Cuando experimentamos una emoción repercute en la manera de actuar y en la forma de relacionarnos con lo que nos rodea. Al ir de compras decidimos que marcas o productos nos llevamos a casa, esta decisión la realizamos a través de la publicidad que llega por televisión (y otros medios) en imágenes de distintos productos de diversas compañías”, explica.

“Si una empresa hace uso de nuestro software de detección de emociones, no requiere adquirir un sensor, puede utilizar accesorios comerciales como pulseras o banda al pecho y en el momento que experimenta una emoción se puede saber qué tipo y que tan fuerte es”, añade el mexicano.

El proyecto fue desarrollado gracias a Tecnalia, centro de investigación aplicada y de innovación, uno de los más grandes de Europa, lo que derivó en la obtención de la patente de un producto económico y fácil de comercializar.

El software sirve en la creación de anuncios publicitarios, para ello se le muestra a un grupo de personas una imagen o video, y se les coloca el sistema que determina por medio del ritmo cardiaco la relación entre la figura y la experiencia emocional, así se pude saber si los resultados son positivo o negativo.

Otra manera de utilizarlo es colocarle a un sujeto una pulsera y por medio de los datos transmitidos vía bluetooth a un teléfono celular, monitorear las emociones que tiene al recorrer los departamentos de una tienda. Con eso el dueño del supermercado puede saber si un producto tiene impacto y si la publicidad está colocada adecuadamente.

Además, el especialista en detección de emociones advierte que con el sistema puede hacerse el diseño de un producto y detectar qué tipo de imagen logra que se grabe en la memoria del consumidor.
“Cuando el cliente vaya a una tienda y tenga que elegir entre marcas, al ver la imagen o logo va a recordar esa emoción positiva que sintió cuando vio por primera vez el mensaje y es probable que compren el producto”, precisa León Villeda.

Enrique León Villeda tiene 11 años de experiencia en detección de emociones y ha realizado estudios en diferentes ciudades. En Inglaterra, como parte de su doctorado en informática afectiva, diseñó un chaleco que determinaba las emociones en relación con las condiciones de luz y temperatura.

En Irlanda analizó discursos políticos para descubrir como las emociones actuaban al escuchar una frase de un candidato.

(AGENCIA ID/DICYT)