EFE / Álef Escuela para osos huerfanos en Rumania

EFE / Álef Escuela para osos huerfanos en Rumania


Entre 15 y 20 oseznos se quedan huérfanos cada año en Rumanía. Un tercio de ellos sobrevive gracias a un centro en el que se les cuida sin domesticarlos, para que no pierdan sus instintos y puedan regresar luego a la vida silvestre.

El Centro de Recuperación de Osos Huérfanos de Europa fue creado hace 11 años por la organización ecologista WWF en la provincia transilvana de Harghita.
Desde entonces, 70 cachorros de oso pardo han logrado, no sólo sobrevivir, sino reincorporarse al hábitat natural sin haber quedado “contaminados” por su contacto con los humanos. El camino para llegar a este resultado no ha sido nada fácil y ha estado salpicado de fracasos.

En la fotografía facilitada por Rewilding Europe, un grupo de oseznos en el Centro de Recuperación de Osos Huérfanos de Europa.

Deja un comentario