Cerebro hecho con circuitos, cómputo cognitivo

Cerebro hecho con circuitos, cómputo cognitivo


Luego que en 2011, Watson de IBM saltó a la fama al vencer a los campeones del concurso de televisión estadounidense Jeopardy, el sistema inteligente de análisis de datos que incorpora inteligencia artificial, está transformando a las empresas, al ayudar a los profesionales a tomar decisiones más acertadas y expeditas, convirtiéndose en una solución de cómputo cognitivo disponible comercialmente.

 

Watson es el primer sistema de cómputo cognitivo que se provee como servicio a través de una plataforma en la nube que analiza grandes volúmenes de datos estructurados (lenguaje de computadora que se puede extraer de un sistema de búsqueda) y datos no estructurados, los cuales representan aproximadamente 80 por ciento de la información desarrollada al momento en el mundo (audio, video, papel, artículos, post de Twitter, entre otros). Procesa información más como un humano que como una máquina, ya que entiende el significado de preguntas hechas en lenguaje natural (por ejemplo, la voz), genera hipótesis a partir de evidencia y aprende mientras lo hace. A partir de interacciones continuas, con el tiempo Watson acumula valor y conocimiento de áreas específicas, a diferencia de los sistemas informáticos del pasado, ya que los sistemas cognitivos no son programados sino entrenados.

 

El proceso de aprendizaje hace que las soluciones cognitivas resuelvan cada vez mejor los retos de cada organización o institución. Por lo mismo, estos sistemas se hacen más valiosos con el tiempo.

 

De esta forma, Watson está revolucionando la relación entre las personas y las máquinas porque la comunicación ocurre en lenguaje natural.

 

En entrevista publicada en la revista Forum de diciembre, Jesús de la Rosa Ibarra, director ejecutivo de Relaciones Externas en IBM México, explicó que el cómputo cognitivo son sistemas de análisis de datos que incorporan inteligencia artificial. Las soluciones cognitivas de IBM se caracterizan por la capacidad de analizar, comprender, emprender y generar “insights” (conocimiento de inteligencia) con todo tipo de datos estructurados y no estructurados. Consiste en entrenar a los sistemas para que hagan procesos parecidos a los que realizan los humanos con el objetivo de poder tomar decisiones.

 

“El cómputo cognitivo es parecido a ir a la escuela. Cuando uno nace, tiene conocimientos de nada –podría decirse a manera de ejemplo– la mente está en blanco y en la escuela aprendes diferentes cosas y luego a partir de ese conocimiento podemos tomar decisiones. Igual sucede con Watson que necesita ser entrenado, darle una cantidad importante de información y a través de ese proceso, pueda resolver situaciones que se le presentan.

 

“El sistema es entrenado, aprende y empieza a resolver problemáticas y en ese proceso, a través de la generación de esas respuestas, comienzan a generar hipótesis sobre distintos aspectos, hipótesis que están basadas en evidencias. Los sistemas cognitivos comienzan a habilitar y soportar la toma de decisiones basadas en hechos que son irrefutables, evidencias específicas que existen y en ese sentido, al comenzar a resolver cuestiones y de alguna manera comienzan a aprender a través de esos procesos”.

 

El también coordinador general de Ecosistemas y Presidente de la Comisión de Servicios de Valor e Innovación de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), explicó que el concepto de cómputo cognitivo es llamado así porque de alguna manera opera como lo hace la mente humana: aprende, entiende, resuelve y genera hipótesis basadas en sus conocimientos y capacidades.

 

De acuerdo con la firma de investigación del Mercado de Tecnologías de Información IDC, en 2018, un tercio de las compañías que buscan la transformación digital, incorporarán diseño cognitivo en su plan. En 2015, el Foro Económico Mundial señaló a la inteligencia artificial como una de las 10 principales tecnologías emergentes.