Carlos Fuentes

Carlos Fuentes


Carlos Fuentes novelista y ensayista, una de las grandes figuras de la literatura mundial del siglo XX, nació en Panamá el 11 de noviembre de 1928, hijo de padre diplomático mexicano.

Figura destacada de la literatura, fue candidato recurrente al premio Nobel de Literatura, propuesto tanto por su obra como por su trayectoria. En cambio recibió en 1987 el Premio Cervantes, en 1994  el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, y en 2008 la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica.

Hijo de un diplomático de carrera, tuvo una infancia cosmopolita y estuvo inmerso en un ambiente de intensa actividad intelectual. Licenciado en leyes por la Universidad Nacional Autónoma de México, se doctoró en el Instituto de Estudios Internacionales, de Ginebra, Suiza. Su vida estuvo marcada por constantes viajes y estancias en el extranjero, sin perder nunca la base y plataforma cultural mexicanas.

Fue uno de los escritores mexicanos más prolíficos y reconocidos del mundo. Su carrera literaria le llevó a recibir múltiples honores, entre ellos el premio Cervantes, conocido como el Nobel en lengua española, que sólo otros tres mexicanos han recibido: Octavio Paz, Sergio Pitol y José Emilio Pacheco.

Su obra fue traducida a casi todas las lenguas del planeta y, tras la muerte de Octavio Paz, en 1998, era reconocido como el máximo escritor mexicano vivo.

Junto con los premios Nobel, Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa, y el escritor Julio Cortázar encabezó el afamado movimiento literario conocido como el “Boom latinoamericano”, que inicio en los años 60’s del Siglo XX, y que mantuvo una fuerte presencia tanto en América Latina, como en el mundo durante el resto de esa centuria.

En la década de los sesenta participó en diversas publicaciones literarias. Junto con Emmanuel Carballo fundó la Revista Mexicana de Literatura, foro abierto de expresión para los jóvenes creadores.

El prolífico novelista, dejó una obra abundante que abarca la reflexión política, la novela, el ensayo y el teatro.

Su narrativa fue de las más experimentalistas de los autores del grupo y se nutrió de los recursos vanguardistas explorados y consolidados por James Joyce y William Faulkner (pluralidad de puntos de vista, fragmentación cronológica, elipsis, monólogo interior), creando un estilo audaz y novedoso que fortaleció con su perfecto dominio del habla del español, tanto en la prosa literaria más refinadas, como en los modismos y figuras del habla común.

Carlos Fuentes- Elmer Sosa

Carlos Fuentes- Elmer Sosa

 

En lo temático, la narrativa de Carlos Fuentes es fundamentalmente una indagación sobre la historia y la identidad mexicana. Su examen del México reciente se centró en las ruinosas consecuencias sociales y morales de la traicionada Revolución de 1910, con especial énfasis en la crítica a la burguesía; su búsqueda de lo mexicano se sumergió en el inconsciente personal y colectivo y lo llevaría, retrocediendo aún más en la historia, al intrincado mundo del mestizaje cultural iniciado con la conquista española.

A los veintiséis años se dio a conocer como escritor con el volumen de cuentos Los días enmascarados (1954), que fue bien recibido por la crítica y el público. Se advertía ya en ese texto el germen de sus preocupaciones: la exploración del pasado prehispánico y de los sutiles límites entre realidad y ficción, así como la descripción del ambiente ameno y relajado de una joven generación confrontada con un sistema de valores sociales y morales en decadencia.

Su éxito se inició con dos novelas temáticamente complementarias que trazaban el crítico balance de cincuenta años de “revolución” mexicana: La región más transparente (1958), cuyo emplazamiento urbano supuso un cambio de orientación dentro de una novela que, como la mexicana de los cincuenta, era eminentemente realista y rural; y La muerte de Artemio Cruz (1962), brillante prospección de la vida de un antiguo revolucionario y ahora poderoso prohombre en su agonía. Ambas obras manejan una panoplia de técnicas de corte experimental (simultaneísmo, fragmentación, monólogo interior) como vehículo para captar y reflejar una visión compleja del mundo.

Carlos Fuentes- Xinhua/Jaime R. Carrero/ZUMAPRESS

Carlos Fuentes- Xinhua/Jaime R. Carrero/ZUMAPRESS

 

Entre sus novelas, destacan igualmente “Aura” (1962) “Cambio de piel” (1967), “Terra nostra” (1975), “Una familia lejana” (1980), “Agua quemada” (1983), “Gringo viejo” (1985), “Cristóbal Nonato (1987), “La campaña” (1990), “La silla del águila” (2003), “La voluntad y la fortuna” (2008) y “Adán en edén” (2009), entre otras.

Entre sus relatos y cuentos están también “Cantar de ciegos” (1964), “El naranjo” (1994), “Cuentos fantásticos” (2007), “Cuentos naturales” (2007) y “Carolina Grau” (2010), entre otros.

Fue miembro activo de la Academia Mexicana de la Lengua y un reconocido colaborador de revistas culturales.

Carlos Fuentes como escritor tuvo una particularidad, pues desde los años 70’s del siglo XX, hizo una lista de los libros que pretendía escribir a lo largo de su vida, la cual cumplió casi en su totalidad. La muerte lo sorprendió cuando preparaba un libro relacionado con la independencia y la revolución mexicanas.

A lo largo de su vida ejerció la docencia como profesor de literatura en diversas universidades mexicanas y extranjeras, y se desempeñó también como diplomático. Impartió conferencias, colaboró en numerosas publicaciones y, junto a la narrativa, cultivó también el ensayo, el teatro y el guión cinematográfico. Algunos de sus ensayos de tema literario fueron recopilados en libros como La nueva novela hispanoamericana (1969) y Cervantes o la crítica de la lectura(1976).

El escritor mexicano Carlos Fuentes falleció el 15 de mayo de 2012, a los 83 años, alrededor del mediodía local (17:00 GMT), en un hospital privado del sur de la capital mexicana, víctima de un paro cardiorespiratorio.

Un hombre vendía fotografías del escritor Carlos Fuentes, durante un homenaje de cuerpo presente, realizado en el Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México, el 16 de mayo de 2012- Xinhua/Pedro Mera

Un hombre vendía fotografías del escritor Carlos Fuentes, durante un homenaje de cuerpo presente, realizado en el Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México, el 16 de mayo de 2012- Xinhua/Pedro Mera