La Comisión de Participación Ciudadana de la Asamblea Legislativa impulsará el proyecto Cosecha de agua de lluvia propuesto por investigadores de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La diputada Lucila Estela Hernández, presidenta de dicha comisión, dijo que con el propósito de buscar una solución a corto plazo de los agudos problemas que se han acumulado en el área metropolitana relacionados con el abasto y demanda de agua, se impulsará el ofrecimiento de la UAM “de poner al servicio de la Ciudad de México, la experiencia y conocimiento que han desarrollado expertos en agua, sustentabilidad y manejo de cuencas hidrográficas”.  

Tras señalar que traer el agua a la Ciudad de México cuesta a los ciudadanos 10 mil millones de pesos anuales, los doctores Juan José Santibáñez y Eugenio Gómez, investigadores de los Departamentos de Sociología e Ingeniería de Procesos e Hidráulica, respectivamente, explicaron que el proyecto prevé la instalación de 50 sistemas de cosecha de agua de lluvia en 16 delegaciones políticas de la Ciudad de México y en una primera etapa se pondría en marcha en 10 escuelas de la Sierra de Santa Catarina, en la delegación Iztapalapa.

El proyecto consiste en un sistema de captación de lluvia por medio de tecnologías sustentables, y se ha considerado iniciar con los centros escolares ubicados en zonas de alta y muy alta marginación, señalaron.

El doctor Pedro Moctezuma, investigador de la Unidad Iztapalapa y responsable del Programa Universitario Sierra Nevada, dijo que con este proyecto se confirma que es posible cambiar el modelo de gestión del agua en la Cuenca del Valle de México, que hasta hoy “es perverso”, pues se basa en un esquema “extracción-desecho”, que consiste en bombear el agua “a mil kilómetros bajo nuestra cuenca y hasta 127 kilómetros de distancia”, a lo que se suma la pretensión de traerla del Río Tecoluta”, para después expulsarla al Golfo de México, sin un tratamiento propio dentro de la cuenca.

Explicó que el régimen de lluvia de esta cuenca es generoso, sobre todo en la parte sur, y el captarla “permitiría que los 23 mil litros por segundo que salen de esta cuenca puedan convertirse en un recurso que evite esta situación dramática de sequía e inundaciones”.

El hecho de tener 50 escuelas piloto, apuntó, “nos va a indicar el camino que nuestra ciudad debe seguir en el futuro”, respecto a la captación de agua de lluvia, ya que en posteriores etapas del proyecto se buscará involucrar al resto de las tres mil 338 escuelas de distintos niveles en el Distrito Federal y posteriormente a edificios públicos.

El doctor Eugenio Gómez reiteró la necesidad de evitar que el agua de lluvia vaya al drenaje cuando la ciudad tiene graves problemas de abastecimiento. Una parte importante de este programa es la instalación de pozos de absorción que envíen el agua de lluvia al acuífero que “representaría una cisterna gigante, que nunca vamos a llenar porque le hemos sobreexplotado durante más de 40 años”.

Afirmó que la cantidad de agua que potencialmente podría capturarse es de cinco metros cúbicos por segundo, “mucho más que el agua que se trae del sistema Cutzamala y Lerma juntos”. 

Los investigadores de la UAM señalaron que el monto económico aproximado de contar con sistemas de captación en todas las escuelas es de aproximadamente seis mil 660 millones de pesos, “que es una inversión importante”, pero mucho menor a los 22 mil millones que se gastan en expulsar el agua, “con un avance de sólo 26 por ciento para el túnel emisor oriente”. Es por lo tanto, la tercera parte de una solución mal concebida que le está haciendo daño a la cuenca”.

Los pozos de absorción representan también una alternativa para evitar inundaciones si se ubican en áreas donde se padece este problema en temporada de lluvia, pues a través de éstos, el agua se va al acuífero. Además, antes de enviar el agua al acuífero se pasa por sistemas de filtros que permiten retirar partículas y eliminar microorganismos.

La diputada Lucila Estela Hernández destacó que es urgente trabajar en un modelo sustentable del agua que reconozca y atienda de manera prioritaria a las personas que se ven afectadas en su derecho al agua, particularmente de zonas marginadas.

El doctor Javier Velázquez Moctezuma, rector de la Unidad Iztapalapa de la UAM, sostuvo que es fundamental que dos instituciones con un claro compromiso social como la UAM y la Asamblea Legislativa trabajen aliadas para tratar de encontrar soluciones a un tema que es estratégico para la ciudad y para el país, y una manera de lograr dicho propósito es empezar a instalar sistemas para aprovechar el agua pluvial.

La idea, afirmó, es instalar sistemas de captación de agua en diferentes tipos de edificaciones, como escuelas, edificios públicos, unidades habitacionales, entre otras, así como instalar pozos de absorción en diferentes zonas de la ciudad que permitirían que el exceso de agua de lluvia pueda ser inyectado al manto freático.

Para la UAM representa un gran compromiso poner a disposición de la sociedad toda la innovación y el conocimiento que se genera en los laboratorios universitarios. “Esta es una alianza con la Asamblea Legislativa de la que nos congratulamos”, subrayó.

Anunció que próximamente se firmará un convenio entre la UAM, el Gobierno del Distrito Federal y la Asamblea Legislativa en torno a este proyecto.