Vista de una selva amazónica / Wikipedia


La cuenca del Amazonas es uno de los puntos calientes de biodiversidad del planeta. Conocer cuántas plantas viven en ella ha sido siempre un tema de gran interés y debate, pero que hasta ahora no se había abordado de manera rigurosa.

Anteriormente se habían realizado estimaciones sobre el número de plantas con flores que iban desde las decenas a los cientos de miles de especies. Pero, ¿cómo podemos estimar mejor la diversidad en este lugar icónico? Los datos de referencia son fundamentales para tomar decisiones importantes sobre qué y cómo conservar grandes reservorios de biodiversidad como el Amazonas, así como investigar los procesos que generan esa extraordinaria riqueza de especies.

Casi la mitad de las especies de plantas amazónicas son árboles, un número inferior al estimado en trabajos previos usando modelos ecológicos

Un estudio realizado por un equipo internacional de científicos cataloga 14.003 especies de plantas con semillas (plantas con flores y cícadas) conocidas para la región amazónica, a partir de datos verificados de colecciones botánicas incluidas en herbarios y museos de diferentes países.

Según el trabajo, publicado en la revista PNAS, casi la mitad de las especies de plantas amazónicas son árboles (6.797), un número inferior al estimado en trabajos previos usando modelos ecológicos. Las hierbas, arbustos y epífitas (plantas como las orquídeas que viven sobre otras plantas) son igualmente diversas en esta región, pero a menudo se pasan por alto en los estudios de diversidad de bosques tropicales.

La primera lista verificada taxonómicamente

“Recursos como esta lista de plantas taxonómicamente verificada proporcionan una base sólida para estudiar y ayudar a predecir la respuesta de estas vastas comunidades boscosas al cambio climático y otras perturbaciones ambientales”, señala la investigadora del Real Jardín Botánico-CSIC Ricarda Riina, quien ha destacado el valor científico de este trabajo por ser la primera lista disponible de todas las especies de plantas amazónicas verificada taxonómicamente.

“Es una publicación basada en décadas de trabajo investigador de cientos de botánicos de todo el mundo. Además, este estudio muestra cómo la infraestructura de las colecciones de los museos y las personas que trabajan en ellas, con una colaboración entre países, son esenciales para lograr conocer la flora de regiones hiperdiversas del planeta como es el caso de la cuenca Amazónica”, enfatiza la científica.

Esta lista refleja cientos de años de trabajo de campo y exploración en la región y siglos de estudio taxonómico a través de los herbarios del mundo

“Al establecer una base de datos taxonómicamente verificada para las plantas amazónicas, tenemos una referencia sólida para proponer estrategias de conservación, pero también para los estudios posteriores sobre la evolución y la ecología de estos extraordinarios y maravillosos bosques”, añade la investigadora.

Fomentar el conocimiento de la diversidad amazónica

Esta lista de referencia de acceso abierto ha sido posible gracias a los avances recientes tanto en el estudio de la flora amazónica como en la digitalización de especímenes de herbario y la disponibilidad de datos sobre nombres y registros de plantas de estos bosques.

Iniciativas innovadoras como las plataformas virtuales de la Flora do Brasil 2020 y del Catálogo de Plantas de Colombia, financiadas por sus respectivos gobiernos, representan esfuerzos fundamentales para fomentar el conocimiento de la diversidad amazónica, así como estudios y plataformas datos digitales locales actualmente disponibles.

Estas plataformas contienen el conocimiento florístico del Amazonas acumulado a lo largo de muchos años de estudio. “Este es un verdadero momento de celebración para la comunidad botánica: esta lista refleja cientos de años de trabajo de campo y exploración en la región y siglos de estudio taxonómico a través de los herbarios del mundo”, comentan Tiina Särkinen del Real Jardín Botánico de Edimburgo en Escocia y Domingos Cardoso, de la Universidad Federal de Salvador en Brasil, coordinadores del estudio.

La publicación de esta lista de especies no significa que la flora amazónica esté conocida por completo, aclara el equipo investigador. Muchas especies nuevas se descubren cada año y muchas zonas de la vasta región amazónica continúan estando mal o completamente inexploradas.

La investigación taxonómica trata de establecer las identidades y los límites de las especies y la producción de listas de especies verificadas como esta dependen de las colecciones científicas de herbarios y museos. Pero las personas también son importantes. Sin investigadores, exploraciones botánicas y estudios a largo plazo, se seguirían ignorando dónde habitan las especies y cómo cambian y esto puede dañar o destruir lo que se podría conservar.

Referencia bibliográfica:

Fabian Michelangi, Peter Moonlight y Ricardo Azour. DOI: www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1706756114