Los graves signos de descomposición social y política que se viven en México impactarán en la contienda electoral, enfatizaron los participantes en el Foro “Miradas sobre el proceso electoral federal Veracruz 2015”, que tuvo lugar en el Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales (IIH-S) de la Universidad Veracruzana (UV).

El evento fue organizado por el cuerpo académico Estudios Históricos de la Región del Golfo en los Siglos XIX y XX, del IIH-S, en coordinación con la Comisión de Capacitación Electoral y Educación Cívica del Consejo Local del Instituto Nacional Electoral (INE) y la Red Cívica Veracruzana (Recive).

Leopoldo Alafita Méndez, investigador adscrito al IIH-S, aseveró que las elecciones son una gran simulación, ya que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) compite con cinco cabezas diferentes.

“Si gana el Partido Nueva Alianza, el resultado es triunfo para el PRI; si gana el Verde Ecologista de México, es triunfo para el PRI; si gana cualquiera de los otros satélites, gana la administración que tiene el control político en este país.”

Subrayó que la cámara baja del Congreso de la Unión no es una representación popular, “lo que tenemos es una representación de intereses particulares, de partidos, sobre todo de intereses de las grandes empresas que establecen los megaproyectos”.

Oswaldo Antonio González, integrante del Colectivo Insurgencia Magisterial, resaltó que el proceso electoral es un evento de partidos políticos e instituciones, mientras que los ciudadanos tienen poco margen de participación.

“Pareciera que los partidos tienen un permiso formal para mentir y no pasa nada, porque la autoridad está preocupada por cuántos spots se transmitieron, que no rebasen los tiempos otorgados. Hay una especie de seguimiento de la forma pero no del fondo.”

Manuel Reyna y Sergio Chamorro, investigador del IIH-S e integrante del Colectivo “Candigato Morris”, respectivamente, coincidieron al señalar que las elecciones intermedias sobresalen por tener una menor participación de los ciudadanos en las urnas, pese a que son las de mayor trascendencia al elegirse a quienes conformarán la cámara baja del Congreso de la Unión.

Esto, comentó Reyna Muñoz, es resultado de una fuerte incertidumbre electoral debida al descrédito de la clase política mexicana.

“Algunos políticos se parecen a esos jugadores profesionales que en una temporada visten un determinado uniforme, y en la siguiente traen uno diferente. ¿Qué explicación sensata se le daría a un ciudadano para que vote por un candidato que poco tiempo antes portó los colores y emblema de otro partido?”

En tanto, Chamorro Zamora aseveró que dado el desprestigio de los partidos políticos, el abstencionismo rondará el 60 por ciento en las próximas elecciones.

“La apuesta del voto nulo en 2015 es que rebase los dos millones y poco a poco se consolide como fuerza. Actualmente es la cuarta fuerza política, si los partidos políticos no ven esto como un mensaje de que estamos hartos de la partidocracia, esperemos que no suceda otra cosa.”

Daniela Griego Ceballos, consejera electoral del Consejo Local del INE, advirtió que el país está en condiciones poco favorables para una participación libre, informada y consciente de los ciudadanos.

“El reto del INE será organizar unas elecciones limpias y confiables; tener una actuación independiente, autónoma y parcial; vigilar y sancionar las conductas ilícitas, y fiscalizar los recursos ejercidos por partidos y candidatos de manera eficiente y expedita.”

El foro fue inaugurado por Carmen Blázquez Domínguez, directora general de Investigaciones de la UV, y Antonio Manjarrez, vocal ejecutivo de la Junta Local del INE.