Declaración de Doñana como Parque Nacional de España

Declaración de Doñana como Parque Nacional de España


A la mayor reserva biológica de Europa no le faltan títulos. El 16 de octubre de 1969 Doñana es declarada por Real Decreto 2412/1969 parque nacional. Veinte años más tarde se amplía, doblando su extensión, con un parque natural que protege su entorno; y juntos reciben en 1994 el título de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El decreto se firma “con el fin de que las generaciones presentes y futuras puedan utilizarlo como fuente natural de enseñanza y como testimonio de admiración y respeto del hombre hacia la naturaleza”.

Ambas áreas naturales suman 108.086 hectáreas, que son residencia o lugar de parada de más de 300 aves que viven permanente o temporalmente en sus humedales. Entre otras muchas especies amenazadas, por la marisma onubense y sevillana campean el emblemático lince ibérico o una de las aves más representativas de la fauna ibérica: el águila imperial. El agua subterránea es el secreto de la valiosa biodiversidad de la zona.

Muchas pudieron ser Doña Ana, la mujer que dio nombre a este tesoro ecológico. La historia se divide entre dos de ellas sin hallar consenso: una duquesa consorte, Doña Ana de Silva y Mendoza, y la esposa de un terrateniente de la zona, Ana Mallarte.

La gestión del Parque Nacional de Doñana la comparten actualmente el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Junta de Andalucía.