Katarzyna Dembicz

Katarzyna Dembicz


El español se ha convertido en la tercera lengua más hablada del mundo, con 400 millones de personas, después del mandarín y el inglés, apuntó Katarzyna Dembicz, profesora investigadora en el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Varsovia.

En su conferencia magistral “Multidimensionalidad en América Latina ¿efecto mundialización?”, dictada durante el Congreso Internacional de Historia IV, organizado por la Universidad Veracruzana (UV), refirió que la población latinoamericana se compone de 600 millones de personas, de las cuales 200 millones hablan portugués.

La también directora de la revista Ameryka Łacińska y Secretaria General de la Red Europea de Información y Documentación sobre América Latina (AL), aseguró que la expansión del español se debe en gran parte a la actividad ejercida por el Instituto Cervantes, aunque los diferentes valores de la cultura popular de AL también contribuyeron al gran éxito que ha tenido el español.

Dembicz, quien es geógrafa latinoamericanista especializada en temas de sociedad, demografía y desarrollo regional en AL, así como en procesos de integración latinoamericana, se declaró convencida de que “vivimos una reactivación del latinoamericanismo a escala global”.

Opinó que sin duda esto se debe a un dinámico aumento del número de investigadores latinoamericanistas provenientes y formados en AL, al aumento de la calidad de los estudios por ellos realizados, a la consolidación de los programas de estudio de esta región en las escuelas de estudios superiores de AL, desde la licenciatura hasta el doctorado, así como a la movilidad estudiantil y académica.

Expresó que el reforzamiento del latinoamericanismo se debe también a la fuerza propia de la región y a su noción de valores como la apertura y tolerancia hacia el otro y al carácter transcultural  de sus sociedades.

La investigadora polaca explicó que los mundos norteamericano, europeo y asiático se presentan sin dinámica ni fuerza hoy en día. El primero, por su tendencia a la dominación; el segundo, por su eurocentrismo y herencia colonialista, y el tercero, por su aislamiento.

Dembicz dedicó la conferencia a las ideas surgidas del pensamiento de su padre Andrzej Dembicz (1939-2009), geógrafo latinoamericanista y profesor de la Universidad de Varsovia, quien tuvo estrecha relación con México, la UV y colegas del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la UV.

Agradeció a la Universidad Veracruzana la invitación y recordó que su padre ocupó medio siglo de su vida en conocer e investigar Latinoamérica con especial interés en el escenario de una perspectiva geográfica hacia la interdisciplinariedad, guardando siempre una enorme dosis de objetividad en los análisis.

Basándose en entender la complejidad latinoamericana, en una realidad cada vez más globalizada, señaló que su trabajo parte de la percepción geográfica del espacio que se encuentra continuamente transformado por el ser humano.

Por ello propuso reflexionar sobre AL y los frutos de las estrechas relaciones entre el mundo latinoamericano y otros mundos. Además explicó el debate sobre el futuro de América Latina como efecto de la mundialización, proceso a menudo entendido como sinónimo de la globalización.

Pero propuso diferenciar el uno del otro, por lo cual rechaza el significado de globalización como un proceso meramente contemporáneo de índole económico y financiero, y rechaza a su vez la mundialización como un fenómeno de carácter sociocultural, efecto de la creciente comunicación, flujo e interdependencia de los países y sus sociedades a escala planetaria.

Destacó que en los estudios latinoamericanistas no pueden establecerse paradigmas, cada estudioso deberá desecharlos y aportar sus propias reflexiones.

En sus conclusiones destacó que la expresión máxima de la dimensión universal de AL es el éxito a escala internacional del español.