John Mainstone- The University of Queensland

John Mainstone- The University of Queensland


Si hubiera un Premio Nobel a la paciencia, no habría duda de que John Mainstone estaría entre los laureados. Mainstone murió el pasado 23 de agosto, como consecuencia de un derrame cerebral, a los 78 años, sin ver caer una gota de brea con sus propios ojos.

Durante 52 años protagonizó uno de los experimentos de laboratorio de más larga duración del mundo. Se trata de “The pitch drop experiment” o experimento de la gota de brea, que intenta demostrar que un material como la brea, tan sólido como el asfalto, puede gotear, solo que cada gota tarda en caer entre 7 y 13 años.

El experimento lo inició en 1927 el físico Thomas Parnell, en la Universidad de Queensland, Australia, y desde entonces han caído ocho gotas del viscoso material. Consiste en un embudo con una muestra de brea, tan viscosa que parece solida, lo que hace que su flujo sea tan lento que le lleve más de 7 años soltar una gota.

De hecho en los 83 años que lleva el experimento, nadie ha visto caer una gota. En el año 2000, cuando se produjo la octava gota, la cámara instalada para registrarla, falló en el momento crítico. Ahora, tres cámaras retransmiten el estado del embudo en directo, por lo que Mainstone esperaba ansioso el momento de por fin poder la caída de una gota, la novena, que se espera para fines de este 2013.

Esta investigación demostró que un material aparentemente sólido como la brea, en realidad es un líquido 230,000 millones de veces más viscoso que el agua.

El experimento se había hecho muy famoso en las últimas décadas en buena parte gracias al trabajo de divulgación de John Mainstone, siempre dispuesto a darlo a conocer. Incluso está incluido en el libro Guinnes de los récords como el de mayor duración de la historia y ha recibido el Premio IgNobel, que un grupo de entusiastas otorga cada año a las investigaciones científicas más absurdas e imaginativas.

Pero el experimento no termina, porque la brea tiene material suficiente para otros 100 años y ya hay otros científicos preparados para continuar con su observación.

The Pitch Drop Experiment se puede ver día y noche a través de internet.

Solo hay que armarse con un poquito de paciencia.

La caida de la gota de brea del experimento similar en la Universidad Trinity en Dublín.