Meteorito acercandose a la Tierra- Gettyimages

Meteorito acercandose a la Tierra- Gettyimages


La NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio ) anunció que se prepara para golpear, por primera vez en sus 58 años de historia, a un asteroide que pasará relativamente cerca de la Tierra, a unos 11 millones de kilómetros de distancia, en octubre de 2022 y luego en 2024.

A la acción le dieron el nombre de DART (“Prueba de Redireccionamiento del Asteroide Doble”, por sus siglas en inglés), y con ese proyecto la agencia espacial lanzará una nave para que impacte uno de los meteoritos llamado Didymos y así cambiar ligeramente su trayectoria orbital.

Didymos en realidad son dos cuerpos rocosos y por lo mismo se les dio éste nombre que signifca gemelos en griego. La más grande de las rocas espaciales tiene alrededor de 780 metros de diámetro (Didymos A) y una segunda (Didymos B) es de 160 aproximadamente, además de que tiene la característica de que orbita en torno al objeto mayor, como su luna.

La trayectoria que hasta ahora se ha calculado para los mismos no representa una amenaza seria para nuestro planeta, pero sin embargo, por la cercanía relativa con la que pasará los científicos de la NASA, quienes trabajan en conjunto con expertos del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad John Hopkins, en Maryland, vieron la oportunidad perfecta para realizar su primera misión en el desvío de un asteroide.

Representación de Didymos | NASA
Representación de Didymos | NASA

 

“Sería la primera misión de la NASA para demostrar lo que se conoce como la técnica de impacto cinético para defenderse de un potencial futuro impacto de un asteroide”, mencionó en conferencia de prensa Lindley Johnson, funcionario de Defensa Planetaria de la NASA.

DART apunta a desviar los asteroides que son demasiado grandes como para desintegrarse en la atmósfera y que, llegado el caso, podrían ocasionar daños severos en la Tierra.

En octubre de 2022 enviaran a la nave DART, apenas del tamaño de un refreigerador, la cual alcanzará la extraordinaria velocidad de 21,600 kilómetros por hora, momento en el que impactará a Didymos B.

Esta técnica de impacto cinético permite cambiar la velocidad de un meteorito por una pequeña fracción de su velocidad. Según publicó la NASA en su sitio oficial, el pequeño empujón entrega tiempo extra para “un gran cambio en la trayectoria del asteroide, lejos de la Tierra”.

Tras el impacto analizarán sus efectos en la órbita de Didymos.