Alfredo David Castillo Romero

Alfredo David Castillo Romero


Más allá del aula, el consultorio o la institución, la psicología debe tener una incidencia mayor y pertinencia social para que sea capaz de generar políticas públicas de acción y atención a sectores vulnerables, consideró Alfredo David Castillo Romero, experto en derechos humanos y catedrático de escuelas iberoamericanas, al participar en la Primera Jornada de Psicología Social con la conferencia “La pertinencia social de la psicología”.

El ponente, quien es egresado de la Facultad de Psicología de la Universidad Veracruzana (UV), mencionó que existe una serie de conflictos que ha ocasionado violencia y un impacto psicosocial que no está en el escenario de la política pública del país, lo que abre un campo de trabajo para esta disciplina en particular, porque está diseñada para intervenir en situaciones de carácter individual, familiar, grupal o social, y por ello su influencia debe ser más amplia.

Durante su exposición, Castillo Romero reconoció que existe una tendencia, cada vez mayor, en la que los psicólogos no están incidiendo en la transformación y la atención integral a las personas, lo que atribuyó a que existe una dinámica de mercado que los lleva hacia otro lado, así como a la charlatanería en torno a la psicología.

A manera de ejemplo, mencionó al conductor Yordi Rosado quien, dijo, vende miles de ejemplares de libros en los que da consejos a los jóvenes: “No es que sean malos, sino que éstos no resuelven la problemática a fondo de la juventud, porque si los jóvenes viven situaciones de crisis es porque no encuentran espacio de desarrollo personal, de trabajo, de educación, de cultura, y frente a esas necesidades hay iniciativas como la de Yordi Rosado que da consejos, pero no resuelve nada”.

Por antecedentes como el expuesto, Castillo Romero plantea que la psicología social, y en general la terapéutica, tiene que fortalecer la dignidad de los sujetos, dado que la sociedad de consumo “nos lleva cada vez más a la individualización, hace que los humanos vayamos perdiendo poco a poco nuestra dignidad, que está cada vez más desdibujada y decaída, con creciente depresión en un sector de la población por una dinámica de vida que va por un rumbo muy acelerado”.

Para concluir, el conferencista se pronunció por una mayor presencia de la psicología en el entorno social, destacando que en el país existen 410 instituciones de educación superior que imparten tal disciplina; sin embargo, subrayó que este dato no tiene correlación con la problemática de salud pública que hay en el país, lo que hace más importante la intervención de la psicología social en la transformación de la realidad y generación de políticas públicas que ayuden a recuperar la dignidad de las personas, los grupos y las comunidades.