Insulina para la diabetes- Foto OMS Tania Habjouqa

Insulina para la diabetes- Foto OMS Tania Habjouqa


Cálculos recientes revelan que, en los países latinoamericanos y del Caribe las tasas más elevadas de prevalencia de la diabetes corresponden a Belice (12,4%) y México (10,7%). Managua, Ciudad de Guatemala y Bogotá mantienen tasas de alrededor del 8 al 10%. Estados Unidos representa una prevalencia de alrededor del 9,3%, llegando a prácticamente el 16%, en la frontera mexicoestadounidense, apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el Día Mundial de la Diabetes, que se realiza cada 14 de noviembre.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre).

Desde 1980 el número de personas con diabetes casi se ha cuadruplicado. La prevalencia de la enfermedad está aumentado en todo el mundo, especialmente en los países de ingresos bajos y medios. Aunque las causas de este incremento son complejas, este se debe en parte al aumento del número de personas con sobrepeso u obesidad y a la inactividad física generalizada.

Según las estimaciones, 422 millones de adultos padecían diabetes en 2014, frente a los 108 millones de 1980. Al mismo tiempo, la prevalencia de la diabetes —proporción de personas que sufren una enfermedad con respecto al total de la población en estudio— se ha prácticamente duplicado, al pasar del 4,7% al 8,5% de los adultos.

Medición de la glucosa

 

 

Todos los tipos de diabetes pueden provocar complicaciones en diversas partes del organismo e incrementar el riesgo de muerte prematura. Además, provoca el aumento de factores de riesgo conexos, como el sobrepeso o la obesidad. En 2012, la diabetes fue la causa directa de 1,5 millones de muertes en todo el mundo.Gran parte de los casos y sus complicaciones podrían prevenirse manteniendo una dieta saludable, una actividad física regular y un peso corporal normal y evitando el consumo de tabaco.

Al declarar el Día Mundial de la Diabetes, las Naciones Unidas alentaron a los Estados Miembros a que elaboren políticas nacionales sobre la prevención, el tratamiento y la atención de la diabetes que estén en consonancia con el Objetivo de Salud y Bienestar de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con el que se quiere garantizar una vida sana para todos en todas las edades.

La agencia de las Naciones Unidas encargada de coordinar el logro del citado Objetivo, así como velar por la salud pública en todo el mundo, es la Organización Mundial de la Salud (OMS), con sede en Ginebra. En las Américas, la agencia especializada en salud pública es la OPS, la Organización Panamericana de la Salud, que es la agencia especializada en salud del Sistema Interamericano y sirve como la oficina regional para las Américas de la OMS.

Ante «la acuciante necesidad de llevar a cabo actividades multilaterales para promover y mejorar la salud humana y facilitar el acceso al tratamiento y a la instrucción sobre atención de la salud», la Asamblea General estableció en 2006 que cada 14 de noviembre se celebrara el Día Mundial de la Diabetes.La conmemoración de este Día Mundial tiene la misión de aumentar la conciencia pública sobre esa enfermedad y sus complicaciones conexas, así como sobre su prevención y atención.