La dinámica molecular ha crecido tanto hasta convertirse en un boom gracias a que las computadoras son más rápidas y sus costos ya no son tan elevados, aseguró José Alejandre Ramírez, de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa (UAM-I), al impartir el taller Simulación de Sistemas Moleculares a alumnos de la Universidad Veracruzana (UV).

Invitado por académicos de la Facultad de Física e Inteligencia Artificial de la UV, el académico-investigador impartió el taller para mostrar a los estudiantes cómo a usar las herramientas necesarias para realizar la simulación de sistemas moleculares.

El jefe del Departamento de Química de la UAM-I comentó que este tipo de estudios comenzaron hace aproximadamente 55 años y que en México ya existen grupos especializados con buenos avances, como los que están en las universidades autónomas de San Luis Potosí, Estado de México y de Guanajuato, así como el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Nacional Autónoma de México y, desde luego, la UAM.

Al referirse al taller, dijo que es importante porque no hay muchos profesionales en dinámica molecular y por ello no se contempla en los programas de estudio de licenciatura; sin embargo se debe promover para que crezca la comunidad científica en el área.

Aseguró que las herramientas que se les da a los jóvenes son muy poderosas porque permiten entender y predecir el comportamiento de la materia, a partir de información microscópica como la interacción entre átomos y moléculas.

“En la UAM-I hemos promovido el desarrollo de talleres de dinámica molecular, que es uno de los métodos que se usan en la ciencia computacional”, expresó. La temática del taller se refiere a campos básicos, para entender cómo las propiedades físicas son afectadas por las interacciones moleculares.

En el área de la medicina hay interés en la dinámica molecular para entender el comportamiento de los sistemas y proponer una solución. Hay investigaciones sobre enfermedades sin causa aparente que recurren a la dinámica para explicarlas y contar con las bases para crear una cura o prevenirlo.

La dinámica molecular despierta gran interés en el mundo debido a sus aplicaciones en diversas áreas, como en la creación de fuentes de energía, en la industria de los alimentos y del petróleo. En esta última se ha usado para crear solventes que eliminen los componentes cancerígenos de las gasolinas.

José Alejandre Ramírez explicó que las gasolinas tienen mezclas de varios componentes químicos, algunos de ellos son contaminantes de la atmósfera y otros, como el benceno, con agentes cancerígenos.

A través de la dinámica molecular se trata de separar los componentes de la gasolina o de cualquier otro producto petrolero. “Para separarlo necesitamos saber cómo interacciona el benceno con los distintos componentes de la gasolina y con solventes que podrían contrarrestar su efecto dañino. La idea es que sea soluble en un nuevo solvente y permita extraerlo de la gasolina y hacerla más limpia”.

Otro uso es en la medicina. Como ejemplo se refirió a algunas enfermedades que se manifiestan por el mal funcionamiento de determinadas proteínas en el organismo y la dinámica molecular tiene como tarea conocer las causas por las que la proteína se destruye. Una vez entendido esto se puede encontrar algún elemento que impida su destrucción.

Para concluir, dijo que las aplicaciones de la dinámica molecular son numerosas, pues si se puede entender el comportamiento molecular de la materia es posible tratar de predecir qué va a ocurrir y modificar ese comportamiento.

El curso-taller sobre simulación de sistemas moleculares concluyó el 16 de agosto en Salón Audiovisual de la Facultad de Arquitectura del campus Xalapa, y fue organizado por el cuerpo académico “Óptica y Materia Condensada Blanda” de la Facultad de Física e Inteligencia Artificial.