Miguel Ángel Puig-Samper, en su ingreso a la AMC- Elizabeth Ruiz Jaimes, AMC

Miguel Ángel Puig-Samper, en su ingreso a la AMC- Elizabeth Ruiz Jaimes, AMC


El doctor Miguel Ángel Puig-Samper, especialista en temas de biología, antropología y darwinismo, investigador del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC), ingresó el 2 de septiembre de 2016 como miembro correspondiente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

 

La ceremonia de ingreso tuvo lugar en el auditorio “Carlos Graef” de la Facultad de Ciencias (FC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en donde Puig-Samper fue arropado por investigadores, profesores y estudiantes.

 

El acto lo encabezó el presidente de la AMC, Jaime Urrutia Fucugauchi; Rosaura Ruiz, directora de la FC-UNAM; Alfredo Uribe Salas, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH). Estos dos últimos personajes junto con Gerardo Sánchez, de la UMSNH, y Clara Lida, del Colegio de México, promovieron el ingreso del científico español a la Academia.

 

Urrutia Fucugauchi mencionó que la ocasión era especial, porque en la Academia “tenemos un grupo muy reducido y selecto de miembros correspondientes, por tanto, es algo que celebramos mucho. La contribución, que es el tema principal de esta ceremonia, de don Ignacio Bolívar a la academia, a la ciencia a mexicana y a toda Latinoamérica es muy importante. La realidad es que seguimos beneficiándonos de don Ignacio en México, y en la AMC de manera particular, al tener como uno de nuestros integrantes, que incluso la presidió, a uno de sus descendientes (Francisco Bolívar Zapata)”.

 

Resaltó que Ignacio Bolívar hizo una contribución destacada a la Academia desde su inicio, ya que “el año pasado celebramos los 75 años de la revista Ciencia, que él fundó. Aquí (muestro) el primer ejemplar publicado y la contribución no es solo para México, destaca en los siguientes números el alto número de aportaciones de Chile, Colombia, Venezuela, Brasil, además de España. El lazo que logró tender es muy importante y algo difícil de mantener, por ello hago reconocimiento a dos de sus directores aquí presentes, Ricardo Tapia y Miguel Pérez de la Mora, quienes han seguido la labor”.

 

Previamente, Rosaura Ruiz dio la bienvenida al acto en el que estuvieron presentes también miembros de la familia de Ignacio Bolívar, y aprovechó la oportunidad para destacar la rica y fructífera trayectoria académica de Puig-Samper, y la relación que ha guardado el investigador con la UNAM y otras instituciones, que ha resultado en una vasta producción de investigaciones y proyectos.

 

Con motivo de su ingreso, Puig-Samper brindó la conferencia “Ignacio Bolívar Urrutia, patriarca de las ciencias naturales en España y fundador de la revista Ciencia en México”, en la que hizo una revisión de la vida académica y de investigación del naturalista español, fundador de instituciones, quien dejó importante huella en el desarrollo de la ciencia de su país y en el que después lo acogió en la parte final de su vida, pero no por ello menos activa.

 

El nuevo integrante de la AMC realizó sus estudios profesionales y de posgrado en la Universidad Complutense de Madrid. Su trayectoria como investigador ha corrido paralela en el cumplimiento de diversos cargos, entre ellos como titular del Archivo Histórico del Real Jardín Botánico de Madrid, y otras responsabilidades al interior del CSIC.

 

Ha sido profesor visitante en las principales universidades de más de una decena de países, entre ellos Francia, Alemania, Inglaterra, Chile, Brasil, Argentina y México. Asimismo, es miembro activo de varios organismos internacionales, como la Asociación de Americanistas Europeos, Society of History of Natural History, en Londres; Sociedad Española de Historia de las Ciencias y las Técnicas y de Historiadores de las Ciencias y las Humanidades, A. C. México, entre otros.

 

En el ámbito de la investigación ha coordinado varios grupos con destacada participación de investigadores de la UNAM y UMSNH en proyectos como: El Real Jardín Botánico y las Expediciones Científicas a América (1989-1992); La Real Expedición Botánica a la Nueva España, 1787-1803 (1996-1997); Viajes científicos europeos en el mundo hispánico. De la visión armónica de la Naturaleza a las tesis evolucionistas (2007-2010), entre otros.

 

Puig-Samper cuenta con una producción de 34 libros y 172 artículos científicos publicados en revistas internacionales y es distinguido receptor de estudiantes latinoamericanos y mexicanos para realizar estudios de doctorado y de profesores en estancias posdoctoral o sabáticas en España.

 

¿Quién fue Ignacio Bolívar Urrutia?

“Ignacio Bolivar Urrutia (Madrid 1850-1944 Ciudad de México), madrileño de ascendencia vasco-navarra, encabezó una pléyade de científicos exiliados”, dijo al comienzo de su conferencia Puig-Samper, dedicada al naturalista español, prestigiado entomólogo, investigador y catedrático, por haber desempeñado un destacado papel en el desarrollo de la ciencia en España y en agradecimiento a México “por su solidaridad con los científicos españoles en un momento terrible de nuestra historia”.

 

Puig-Samper hizo referencia detallada de la labor que llevó a cabo en el ámbito científico español Bolívar Urrutia, ya sea participando en la fundación de entidades como la de la Sociedad Española de Historia Natural en 1871, la cual surgió a imitación de la recién constituida Sociedad Mexicana de Historia Natural, que para entonces ya publicaba su famoso periódico La Naturaleza, o desempeñándose en diversos puestos en distintas instituciones y organizaciones del ámbito académico y científico.

 

En España, Ignacio Bolívar Urrutia, quien obtuvo los grados de licenciado en Derecho y doctor en Ciencias Naturales, presidió la Junta para la Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas y la Real Sociedad Española de Historia Natural.

 

Fue miembro de la Real Academia Española y de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, así como de otras sociedades científicas en Europa y América, entre estas las Entomológicas de Londres, Bélgica y Praga, la Sociedad Zoológica de Londres, y doctor honoris causa por la Universidad de Pittsburgh.

 

Entre otros cargos que desempeñó está haber sido director del Museo de Ciencias Naturales y del Real Jardín Botánico de Madrid. Fue fundador de la revista de entomología Eos. En medio de su cotidiana y febril actividad, mantuvo una intensa correspondencia e intercambio con otros naturalistas e instituciones extranjeras, entre ellas el Museo de Historia Natural de la Ciudad de México.

 

Al salir de España en 1937 forzado por la guerra civil iniciada un año antes, Ignacio Bolívar se dirigió con su familia a Francia y tiempo después se exilió en México, con el apoyo del profesor Isaac Ochoterena y el diplomático y escritor Alfonso Reyes. Llegó a México el 26 de julio de 1939, con 89 años de edad.  Su presencia en el país favoreció notablemente, reconoció Puig-Samper, la reunión de los exiliados científicos españoles. Apenas tocó tierras mexicanas y La Casa de España lo nombró miembro honorario, y poco después, en enero de 1940, se convirtió en socio honorario de la Sociedad Mexicana de Historia Natural y en julio de ese mismo año recibió el doctor honoris causa de la Universidad Nacional.

 

Revista Ciencia

Pese a su avanzada edad, Ignacio Bolívar se mostró a su llegada a México como el organizador científico de siempre, con proyectos nuevos de carácter colectivo dirigidos a la comunidad científica hispanoamericana, pensando quizá en la nueva revista Ciencia y en una nueva sociedad científica, destacó Puig-Samper.

 

Cuatro científicos ligados estrechamente a La Casa de España en México fueron los encargados de fundar y llevar la redacción de la revista que congregó al exilio científico español, Ciencia. Revista hispanoamericana de Ciencias puras y aplicadas. El 1 de marzo de 1940 apareció el primer número de la revista publicada por la editorial Atlante bajo la dirección de Ignacio Bolívar Urrutia y tres redactores: Cándido Bolívar Pieltaín, Isaac Costero y Francisco Giral.

 

Sobre la revista, consideraba Ignacio Bolívar en el editorial de presentación, “está llamada a ser una de las creaciones de mayor importancia de las realizadas por los españoles venidos a América en estos tiempos, a perdurar y dar excelentes frutos”.

 

Hoy en día, Ciencia es una revista de divulgación, órgano oficial de la Academia Mexicana de Ciencias.

 

En México, Ignacio Bolívar Urrutia fue presidente de la Unión de Profesores Universitarios Españoles en el Exilio y del Ateneo Ramón y Cajal en México.

 

El naturalista español falleció en México el 19 de noviembre de 1944. Su cuerpo fue velado en Bellas Artes en una ceremonia presidida por Jaime Torres Bodet, Alfonso Caso e Ignacio González Guzmán, entonces secretario de Educación Pública, rector de la Universidad Nacional y director de la Escuela Nacional de Medicina, respectivamente.