Microcefalia- MedLine Plus

Microcefalia- MedLine Plus


Si bien las infecciones por el virus del Zika han sido relacionadas con el daño cerebral en recién nacidos, esta puede no ser la única causa. “La microcefalia, que se caracteriza porque la cabeza del recién nacido presenta un tamaño menor al normal, no es un problema nuevo, y no es el Zika el que lo ha producido por primera vez, tan  solo en Estados Unidos se reportan, de acuerdo con la Academia Americana de Neurología, alrededor de 25 000 casos de microcefalia en bebés al año sin relación aparente con alguna infección viral”, dijo Adolfo Martínez Palomo, del Departamento de Infectómica y Patogénesis molecular del Cinvestav.

 

La infección por el virus del Zika se ha diseminado a 35 países, incluido México, afectando a regiones pobres y de gran densidad demográfica en las que se encuentra el mosquito transmisor (del género Aedes), y cuya población no tiene inmunidad al virus.

 

Para Brasil no hay duda de que la infección por este virus es un problema de salud pública, en especial por la dificultad en el diagnóstico, ya que clínicamente es imposible diferenciar una infección por virus del Zika, dengue o chikungunya, en especial cuando estas dos infecciones virales son más comunes que la del Zika en Brasil. Desde el inicio del presente año, en este país sudamericano se han presentado más de 800 000 posibles casos de dengue y 40 000 de chikungunya, mencionó Martínez Palomo.

 

En cuanto a los casos de microcefalia asociados al  Zika, en Brasil se han podido comprobar 1313, en Colombia siete, en Martinica tres, en Panamá tres, en Estados Unidos uno. En Colombia prevén hasta 300 casos de microcefalia por el virus del Zika, de los cuales el Ministerio de Salud de este país ya confirmó dos casos.

 

En lo que se refiere a México los casos de enfermedad por virus del Zika, hasta el 5 de agosto del 2016, son 1 490, mientras que los casos confirmados de enfermedad por virus del Zika en embarazadas, en el mismo periodo, son 689, esto de acuerdo con el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedad por virus del Zika.

 

Zika y daños neurológicos

El virus del Zika pertenece a la familia de los flavivirus y se transmite a través de dos tipos de mosquito: Aedes egypti y Aedes albopictus, que también transmiten enfermedades como la fiebre amarilla, la fiebre del Nilo, el dengue y el chikungunya. No existen medicamentos para tratar la infección por Zika ni vacunas para prevenir la infección, y el diagnóstico es difícil porque sus síntomas (fiebre, erupción cutánea, dolores musculares, conjuntivitis) se parecen a los del dengue y el chikungunya, y únicamente se manifiesta en una de cinco personas infectadas.

 

El doctor Martínez Palomo, integrante de la Academia Mexicana de Ciencias, señaló que en febrero de este año la Organización Mundial de la Salud declaró emergencia internacional por la infección con el virus del Zika, con el fin de coordinar una respuesta que permita mejorar la vigilancia y la detección de las personas infectadas, así como de las posibles malformaciones en recién nacidos y parálisis flácida, o síndrome de Guillain-Barré, en adultos.

 

Al respecto de la infección por Zika y su relación con el síndrome de Guillain-Barré –en el que el sistema inmune daña los nervios periféricos, lo que ocasiona debilidad muscular y en ocasiones parálisis– el investigador dijo que, al igual que la microcefalia, no se ha podido asociar totalmente a la infección por Zika.

 

Por lo que, “falta mucho por conocer de las mutaciones del virus y de su patogenia, ya que no se puede afirmar que las complicaciones asociadas a la infección son consecuencias de cambios en la virulencia del Zika;  tampoco se conocen los mecanismos de producción de las lesiones neurológicas y no se sabe si existe un periodo durante el embarazo en el que la infección con Zika no tenga efectos en el bebé”.