Imagen histopatológica, con células escamosas bien diferenciadas en un carcinoma. / Wikipedia


Investigadores del Instituto de Investigación Biomédica (IBI), adscritos al proyecto BIOCAPS, han patentado una nueva técnica óptica para detectar carcinomas en la mucosa oral. La empresa española Irida Ibérica, que ha adquirido la licencia, está ya desarrollando un prototipo portátil del sistema.

Además, esta empresa financiará la investigación de los científicos del IBI para establecer los parámetros exactos de malignidad a través de ensayos in vivo, es decir, sobre tejidos analizados en pacientes.

La colaboración científico clínica, uno de los principales objetivos de BIOCAPS para garantizar resultados de investigación orientados a resolver problemas de la práctica médica, ha sido fundamental en este hallazgo.

El grupo Nuevos Materiales del IBI y el Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Povisa de Vigo trabajaron juntos para desarrollar esta nueva técnica, que en el futuro podrá adaptarse para su aplicación en el diagnóstico de otros cánceres tan comunes como el de cuello de útero o el de piel.

Múltiples ventajas

“El síntoma más precoz del cáncer de cavidad oral es la aparición de lesiones blanquecinas o rojizas en la superficie interna de la cavidad orofaríngea, que no desaparecen o que incluso progresan con el paso del tiempo”, explica el doctor Roberto Valdés, del Hospital Povisa. Posteriormente, estas se hacen dolorosas de forma espontánea o durante la masticación o deglución y más adelante aparece el sangrado bucal.

Ante la aparición de estos signos, el método que se utiliza actualmente para diagnosticar el carcinoma del tejido mucoso epitelial de la cavidad orofaríngea (los tejidos húmedos que revisten la boca y la entrada de la garganta) es la observación y la biopsia sobre los tejidos con aspecto anómalo. Se trata, por lo tanto, de una técnica invasiva cuya precisión depende del muestreo apropiado de la lesión y de la correcta interpretación de los resultados del análisis patológico.

La alternativa diseñada por los investigadores de BIOCAPS presenta importantes ventajas, ya que “se trata de una técnica no invasiva que permite el análisis del tejido en el propio paciente, sin incisiones ni extracción de tejido”, tal y como destaca el coordinador del grupo Nuevos Materiales, Pío González.

Además, se realiza mediante un equipo portátil y de manejo sencillo, lo que facilita su uso por los médicos y la obtención de resultados de manera inmediata en la consulta o el quirófano, sin necesidad de recurrir al análisis en el laboratorio. Desde el punto de vista clínico, Valdés destaca que “se trata de una prueba no traumática, ya que se hace innecesario realizar biopsias, por lo que sería posible realizar múltiples exploraciones en pacientes sospechosos y llegar a un diagnóstico precoz de esta enfermedad tumoral”.

En efecto, el nuevo método reducirá el coste y el tiempo de diagnóstico, un factor vital para la aplicación de tratamiento lo antes posible, pero, además, se sustituye la interpretación subjetiva de los resultados por una medición exacta del nivel de malignidad o normalidad del tejido.

Espectroscopía Raman

La clave de este nuevo método está en el uso de una técnica óptica denominada espectroscopía Raman que consiste en la irradiación del tejido con luz láser que devuelve información precisa sobre la superficie irradiada sin causar ningún efecto dañino sobre ella.

“Hasta el momento se había demostrado que la espectroscopía Raman podía diferenciar entre distintos grupos funcionales característicos de cambios en los tejidos vivos, pero no se habían realizado estudios concretos sobre este tipo de cáncer”, explica Miriam López, investigadora del IBI. “Tampoco se habían establecido unos índices de malignidad, como sí hemos hecho nosotros, por lo que este trabajo supone un avance claro y específico hacia la detección de esta enfermedad con alta fiabilidad”, añade.

Irida Ibérica cuenta con tener su primer prototipo a finales de este año y a continuación financiará las tareas de investigación que se llevarán a cabo en el IBI para afinar los parámetros de malignidad que se habían obtenido a partir de medidas realizadas en el laboratorio y que ese estudio permitirá cotejar con muestras de pacientes aportadas por dos hospitales gallegos.

Criterios exactos de malignidad

Una vez incorporados los criterios exactos de malignidad establecidos en los ensayos in vivo, comenzarán a difundir la técnica entre la comunidad médica. “Será fundamental acudir a congresos para presentarla y demostrar a los especialistas que se trata de un método más objetivo y más fiable, teniendo en cuenta que permitirá incluso el diagnóstico antes de que el tumor sea visible, ya que identifica las células cancerígenas antes de que estas puedan detectarse a través de la observación”, explica Nikos Ekizoglou, director de proyectos de la empresa.

La investigación que ha dado como resultado esta nueva técnica diagnóstica se ha realizado en el marco del proyecto europeo BIOCAPS y se ha financiado parcialmente con fondos FEDER a través de la Xunta de Galicia.

(Biocaps/SINC)