Arrecife coralino en la Polinesia francesa, dominada por corales del género Porites (© IRD / S. Andréfouët)


Los arrecifes coralinos son reservas de biodiversidad que están fuertemente amenazadas por las actividades humanas y el cambio climático y su extinción se anunciado con frecuencia. Los investigadores presentan ahora un panorama menos sombrío: los arrecifes del planeta no están condenados a desaparecer, pero serán muy diferentes a lo que hemos conocido hasta ahora. En el futuro reinará una nueva fauna coralina derivada de las especies más resistentes al aumento de las temperaturas.

Ciertos arrecifes se recuperan

¿Están condenados a desaparecer los arrecifes coralinos? Esto es lo que hacían temer en los años 2000 la intensificación de los ciclones, el fenómeno del blanqueo de los corales debido al calentamiento de las aguas, las plagas de una estrella de mar que se alimenta de coral y las enfermedades coralinas. Sin embargo, los científicos están revisando ahora sus pesimistas previsiones de la década anterior. Recientes trabajos de investigación revelan de hecho que, aunque numerosas especies coralinas están realmente en decadencia desde hace más de 30 años, otras se mantienen e incluso ven cómo aumenta su número. Asimismo, ciertos arrecifes han llegado a recuperarse.

Especies de corales en aumento

Durante el transcurso de un amplio estudio internacional, investigadores del IRD y colaboradores observaron durante quince años la evolución de la ecología de siete arrecifes coralinos de todo el mundo: dos en el Caribe, en Belice y en las islas Vírgenes de los Estados Unidos, y cinco repartidos por el océano Indo-Pacífico, en Kenia, Taiwán, Hawái, Moorea y la Gran Barrera de Coral de Australia. Los científicos también evidenciaron el aumento de ciertas especies, como los corales masivos del género Porites, verdaderos constructores de los arrecifes, que resisten bien el aumento de las temperaturas.

Asimismo, pusieron en perspectiva ciertos cambios en relación con los sucesos pasados registrados en los arrecifes fósiles que revelan que la abundancia y la estructura de las poblaciones coralinas ya habían variado mucho a lo largo de los anteriores milenios.

Hacia nuevos paisajes submarinos

Estos nuevos datos les han permitido perfeccionar sus modelos matemáticos y revisar sus predicciones para las próximas décadas. A medida que la temperatura de las aguas siga aumentando, un subgrupo de especies «ganadoras» conseguirá salir adelante: aquellas que posean la mayor tolerancia térmica, las mejores tasas de crecimiento de las poblaciones o la mayor longevidad. Dichas especies deberían poblar progresivamente los arrecifes del planeta hasta dominarlos por completo.

Por lo tanto, los paisajes submarinos del futuro serán harto diferentes a los que hemos conocido desde hace miles de años. No obstante, queda mucho por descubrir sobre esta nueva fauna coralina y sus funciones. En especial queda por responder una pregunta: estos nuevos ecosistemas, ¿seguirán respondiendo a las necesidades de las poblaciones que dependen de ellos?

Colaboradores

Instituto de Investigación para el Desarrollo, Labex CORAIL – CRIOBE en Moorea, universidades del Estado de California, de California en Davis y en Santa Bárbara, de Pensilvania, de Iowa, de Carolina del Norte, de Miami, de Florida y de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos y de Australia Occidental, Hawaii Institute of Marine Biology, National Center for Ecological Analysis and Synthesis, Florida Institute of Technology et Wildlife Conservation Society de Estados Unidos, National Museum of Marine Biology and Aquarium de Taiwán, Australian Institute of Marine Science y The Cawthron Institute en Nueva Zelanda.

(Institut de Recherche pour le Développement (IRD))