El mosquito que transfirió el paludismo de los grandes simios a los humanos

Langpootmug mosquito (Tipulidae vernalis)


En 2010, un estudio puso de manifiesto que el principal agente del paludismo en el hombre, denominado Plasmodium falciparum, tiene como origen el gorila. En 2013 se identificó el vector que permitió la transferencia del parásito de los grandes simios a los humanos. Un consorcio de investigación francogabonés determino qué especies de mosquitos anofeles transmiten la enfermedad en los simios. Entre éstas, se encuentra el Anopheles moucheti, ¡conocido por también picar al hombre! Éste sería por tanto el que nos habría infectado en el origen, desde nuestros parientes, y es algo que podría volver a ocurrir en la actualidad.

El mismo vector

Varios investigadores del L’Institut de recherche pour le développement (IRD), del Centre national de la recherche scientifique (CNRS) y otros colaboradores gaboneses, con base en Cirmf en Franceville, han intentado determinar la identidad de los mosquitos que trasmiten el paludismo en los grandes simios. Para ello, han capturado un millar de mosquitos del tipo Anopheles cerca de grupos de primates salvajes o en semicautividad. Después, han realizado análisis en los insectos recogidos, pertenecientes a quince especies diferentes, con el fin de detectar cuáles están infectadas por los parásitos del paludismo, los Plasmodium, y han encontrado dos especies de mosquitos contaminados por estos agentes patógenos. Entre ellas, se encontraba el Anopheles moucheti, un vector importante para el hombre en África central. Esto demuestra que es a la vez primatófilo y antropófilo. Dado que el gorila es el causante de la enfermedad en humanos, sería esta especie la que habría permitido la transferencia de la infección del simio al hombre hace miles de años.

Una enfermedad aún poco conocida

A pesar de tener una fuerte repercusión en la salud pública, en especial en el África subsahariana, quedan aún muchas zonas oscuras sobre el parásito y su vector. En particular, hasta ahora existían opiniones controvertidas sobre cómo se transmitía la enfermedad en los grandes simios. Por analogía con los modos de transmisión observados en los humanos, los científicos pensaban que los mosquitos implicados pertenecían al género Anopheles. Pero faltaba aún identificar las especies responsables de la contaminación entre grandes simios o las responsables de transmitir en el pasado los agentes infecciosos del gorila al hombre.

Los mismos parásitos

Hasta hace poco, también se desconocía la historia evolutiva de los patógenos. Pero desde 2008, se han descubierto varias especies de Plasmodium en nuestros primos hermanos, los gorilas y los chimpancés. Los investigadores pensaban que algunas eran específicas del hombre. Por ejemplo, en el gorila, han descrito recientemente al P. praefalciparum, extremadamente cercano genéticamente al P. falciparum, el más temible de los agentes infecciosos.

Anopheles moucheti podría recidivar en la actualidad y continuar transfiriendo parásitos de un mamífero al otro. Los grandes simios constituyen por tanto una reserva para el hombre. Los contactos entre hombres y simios, cada vez más cercanos debido a la deforestación o a la caza, replantean la cuestión de una posible eliminación de la enfermedad. Por el contrario, también podrían darse las transferencias entre hombres y grandes simios ya documentadas, y poner en peligro poblaciones que ya están muy amenazadas.

Datos interesantes :

El paludismo mata en África a 660 000 personas al año (cifras OMS, 2010), esencialmente niños.

Los principales síntomas son fiebre, dolores de cabeza, vómitos y trastornos circulatorios.

Glosario :

Anofeles: los mosquitos del género Anopheles, vectores del paludismo.

Plasmodium: los parásitos responsables del paludismo.

Cirmf: Centro Internacional de Investigaciones Médicas de Franceville

Deja un comentario