Como lo imposible

por fin hecho

Como si alguien de veras

me quisiera

Como si al fin

un buen poema me saliera

una oración…

una oración…

Joaquín Sabina

 

El pensamiento flota a la deriva, sin brújula y sin mapa que oriente su errante navegar. En cuanto a mis propios pensamientos, aseguro que se producen de la misma manera en que se producen los glóbulos rojos en mi torrente sanguíneo, en la misma forma en que la sutil maquinaria celular, en cada uno de mis tejidos, recibe los insumos necesarios y los transforma en moléculas especificas indispensables para mantener esa entidad llamada mi cuerpo y sus derivados. Les aseguro que respiro, sin que mi voluntad cuente para mucho. La atención se mueve de un tema a otro, de una palabra a otra. Tal vez al resolver un problema matemático, al jugar ajedrez, al cantar una canción ya memorizada, la mente puede concentrar la atención en una sola dirección por un tiempo corto.

Si me piden que diga algo sobre la flor casi marchita que tengo ante mis ojos, lo primero que se me ocurre es describirla de acuerdo a mi percepción: pétalos alargados de colores naranja, flácidos ya, su centro de un amarillo intenso y grande. Verla ahora me entristece; recuerdo el día que la trajeron, llegó brillante, erguida, fragante y en mi pensamiento surge sin yo desearlo la pregunta ¿Y por qué se arrancan las flores del suelo para colocarlas en un florero que adorna el centro de una mesa con el propósito supuesto de levantar el ánimo de quienes se encuentren en su alrededor? A esta flor naranja la acompañan en el florero otras flores vencidas por la misma tristeza. En unas horas irán a parar al bote de la basura y otras flores frescas,  fragantes, radiantes, las sustituirán en el florero. Mi pensamiento se mueve ahora hacia preguntarse qué clase de flores son estas. Lucen exóticas. ¿Se cultivarán en México? ¿Son importadas?, ¿Cuáles serán los medios de su cultivo: en invernaderos o al aire libre? ¿De qué especie son?, ¿Cómo son sus ciclos reproductivos? ¿Por qué son tan brillantes los colores de sus pétalos, unos amarillos, otros color naranja o  rojos? ¿Serán colores artificiales? ¿Cómo es que las flores pigmentan sus pétalos? ¿Qué función tienen esos colores específicos?, ¿Por qué algunas flores son moradas y otras son blancas? En ciertas especies, ¿el amarillo, es imposible? ¿Y la forma de los pétalos? ¿Por qué alargados en este caso y no en forma de trébol o corazón?

Siendo absolutamente ignorante de los misterios de la vida vegetal, comienzo a preguntarme mediante qué mecanismos la flor va conformándose desde que la semilla germina ¿está la flor en “potencia” en la semilla?

 Se acostumbra regalar flores a una mujer para halagarla o seducirla, se les da un significado amoroso o erótico. Los nahuas ligaban la flor y el canto. Seguramente hay historias reales, cuentos y leyendas donde alguna flor ha sido la causa de acontecimientos memorables.

Ahora me surge el deseo de poder observar a una escala más pequeña la estructura del pistilo y de los pétalos, me agradaría ver un esquema de la estructura celular de estas flores y una película animada del proceso de su gestación, de su crecimiento, del proceso de coloración de sus pétalos: de lo que ocurre en las tuberías de su tallo, quisiera imaginar la forma de sus raíces y ser capaz de ver (o imaginar) la forma en que el agua y los nutrientes penetran el cuerpo de este complejo organismo. ¿Estas flores son de climas cálidos o templados? Si aparecen en la naturaleza ¿en que clase de ecosistemas sobreviven? ¿Tendrán propiedades alimenticias o medicinales? ¿Cómo ha sido la evolución del mundo vegetal? Me digo que la botánica, la herbolaria y la floricultura son campos de conocimiento muy interesantes.

El pensamiento marcha a la deriva, resulta difícil dirigirlo en una dirección determinada. Si lo dejo derivar sin rumbo (exploración-deriva) van brotando otros pensamientos, otras ideas y me doy cuenta que son ya muchas preguntas sobre lo que constituye el enigmático objeto de la reflexión.

Si intento apegarme a un método o a un marco teórico para pensar el objeto de mi interés entonces lo que opera es una clausura de la realidad, se efectúa un cercenamiento de la realidad y entonces no se piensa en el objeto sino en el aspecto mutilado por la operación de clausura (método-marco teórico) y se obscurece la articulación del “objeto” con la totalidaden que se inserta, se pierden de vista las articulaciones de los diversos niveles (la realidad se congela, se reduce a términos objetuales).

Me pregunto si es posible fundar un proto-método basado en estas consideraciones que puedan traducirse en una propuesta pedagógica –es decir que pueda socializarse- y enriquecer las formas de generar conocimiento. Aunque no alivie el dolor de muelas.

Reflexionar para comprender lo que se ve y lo que no se ve.

Deja una respuesta