Raghad vive en un campo de refugiados en Jordania. Ella sufre de diabetes tipo 1- Foto OMS, Tania Habjouqa

Raghad vive en un campo de refugiados en Jordania. Ella sufre de diabetes tipo 1- Foto OMS, Tania Habjouqa


La diabetes es una enfermedad que crece a pasos acelerados en el mundo, tanto que se ha multiplicado por 4 el número de casos de 1980, cuando había 108 millones en el mundo, frente a los 422 millones estimados para 2014, según datos de la Organización Mundial de la Salud, difundidos como parte del Día Mundial de la Diabetes 2016.

Esto ha significado que la prevalencia mundial (normalizada por edades) de la diabetes casi se ha duplicado desde ese año, pues ha pasado del 4,7% al 8,5% en la población adulta.

La diabetes es más común cada año debido sobre todo al envejecimiento de la población y al aumento de la obesidad, factores de riesgo conexos. En la última década, la prevalencia de la diabetes ha aumentado más deprisa en los países de ingresos bajos y medianos que en los de ingresos altos.

La diabetes es -también- una de las principales causas de visión deficiente y ceguera en todo el mundo. Esto llevó a que este año el lema del Día Mundial de la Diabetes sea “Ojo con la Diabetes”.

Ban Ki-moon, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con respecto a la conmemoración, mencionó que dado que los cambios son graduales e indoloros, la gente no suele darse cuenta de que tiene un problema hasta que comienza a perder agudeza visual y, para entonces, puede ser tarde para mejorar o recuperar la visión perdida.

Ante esto, agregó, es indispensable que las personas que tienen diabetes se sometan periódicamente a revisiones oftalmológicas realizadas por personal especializado que sabe qué buscar y puede prestar asesoramiento y tratamiento. Controlando los niveles de glucosa en sangre y la presión sanguínea se puede reducir el riesgo de que se produzcan cambios en los vasos sanguíneos. Incluso cuando se producen cambios, con un tratamiento oportuno se puede lograr que el proceso avance más despacio.

La diabetes, es una enfermedad que acorta la vida y, si no se trata, puede causar graves complicaciones, como amputaciones, derrames o insuficiencias renales. “Sus efectos en los presupuestos de los hogares y las economías nacionales son devastadores”, puntualizó Ban Ki-moon.

En este día internacional tengamos «Ojo con la diabetes», enfatizó el funcionario de la ONU- quien llamó a concentrase en la prevención y en reforzar los servicios de salud, para que todas las personas que padecen esta enfermedad debilitante puedan recibir la atención que necesitan.

La Asamblea General de la ONU aprobó la resolución A/RES/61/225, mediante la cual designó el 14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes, el cual se observa desde 2007. El documento reconoce «la acuciante necesidad de llevar a cabo actividades multilaterales para promover y mejorar la salud humana y facilitar el acceso al tratamiento y a la instrucción sobre atención de la salud».

También la resolución alentó a los Estados Miembros a que elaboren políticas nacionales sobre la prevención, el tratamiento y la atención de la diabetes que estén en consonancia con el desarrollo sostenible de sus sistemas de atención de la salud, teniendo presentes los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Los comentarios están cerrados.