Fallecido por ébola- Ahmed Jallanzo, EFE

Fallecido por ébola- Ahmed Jallanzo, EFE


La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió este 17 de julio una emergencia internacional de salud por un brote de ébola en el Congo, luego de que el virus se propagó esta semana a una ciudad de dos millones de habitantes.

La declaración se dio durante la cuarta reunión del Comité de expertos que evalúa la gravedad de la epidemia de ébola en el Congo, (el Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional para la EVE en la RDC) el cual actúa desde que se declaró el brote el 1 de agosto de 2018. En sus tres reuniones anteriores el Comité se había negado a realizar la declaratoria de emergencia internacional

Desde que fue declarado, el brote fue clasificado como una emergencia de nivel 3, la más grave, por la OMS, lo que provocó el mayor nivel de movilización de la OMS. La ONU también ha reconocido la gravedad de la emergencia al activar la ampliación a escala del sistema humanitario para apoyar la respuesta del ébola.

El profesor Robert Steffen, presidente del Comité de Emergencias, pidió los países del mundo su apoyo para atacar la epidemia, pero también les mencionó que “es crucial” que no utilicen ésta declaratoria como excusa para imponer restricciones comerciales o de viaje, “lo que tendría un impacto negativo en la respuesta y en las vidas y los medios de vida de las personas en la región”, dijo

Durante las tres reuniones anteriores el Comité se había negado a hacer la declaración, pero ahora lo hizo por los últimos avances en el brote, incluyendo el primer caso confirmado en Goma, una ciudad de casi dos millones de habitantes en la frontera con Ruanda, y la puerta de entrada al resto del Congo y el mundo, al haber ahí un aeropuerto internacional.

El Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró que el brote de la enfermedad del virus del Ébola (EVD) en la República Democrática del Congo (RDC) era una emergencia de salud pública de interés internacional (PHEIC). Más de mil 600 personas han muerto desde el inicio del segundo brote de ébola más mortal de la historia, que se está desarrollando en una región descrita como una zona de guerra.

“Es hora de que el mundo tome nota y redoble nuestros esfuerzos. Necesitamos trabajar juntos en solidaridad con la DRC para poner fin a este brote y construir un mejor sistema de salud “, dijo el Dr. Tedros.

El Comité expresó su decepción por los retrasos en la financiación que han limitado la respuesta. También reforzaron la necesidad de proteger los medios de vida de las personas más afectadas por el brote manteniendo abiertas las rutas de transporte y las fronteras. Es esencial evitar las consecuencias económicas punitivas de los viajes y las restricciones comerciales en las comunidades afectadas.

Deja un comentario