La Academia de las Ciencias de Francia y la Academia Mexicana de Ciencias, a través de sus respectivos titulares, Catherine Bréchignac y José Franco, dieron los primeros pasos para concretar acuerdos de colaboración a través de tres proyectos que beneficiarán a diferentes sectores y actividades de ambos países.

La reunión realizada por las dos Academias se produjo al finalizar el primer día de actividades del “Foro franco-mexicano para la investigación y la innovación”, encuentro de alto nivel que fue inaugurado ayer en la Secretaría de Relaciones Exteriores por la embajadora de Francia en México, Elisabeth Beton Delègue; Enrique Cabrero Mendoza, director general del Conacyt; y Juan Manuel Valle Pereña, director ejecutivo de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

En ese marco, Franco y Bréchignac se reunieron en privado y adelantaron que el primero de los proyectos entre ambas Academias será establecer un intercambio académico a través de becas con estancias de hasta dos meses; el segundo buscará desarrollar un programa de difusión científica dirigido a jóvenes y niños; y el tercero permitirá la elaboración de documentos conjuntos de interés global para los tomadores de decisiones de los dos países.

De esta forma, la Academia Mexicana de Ciencias y la Academia de las Ciencias de Francia confían en que con estas iniciativas el intercambio de experiencias y colaboraciones sea más activo, favorezca y estreche aún más los lazos de cooperación, y ayude a la construcción de una sociedad y economía del conocimiento.

Antes, en el arranque del “Foro franco-mexicano para la investigación y la innovación”, Catherine Bréchignac, resaltó el nuevo impulso en la dinámica que tiene la CTI en nuestro país: “México tuvo periodos de calma y ahora posee un muy fuerte impulso y nuestro papel es cooperar y trabajar con nuestros países para que tengan mejores cosas”.

Mencionó que los temas que se deben considerar como indispensables para las ciencias en el futuro son los relacionados con la biología, salud, ciencias naturales; así como informática, matemáticas, las áreas relacionadas con energía, medio ambiente, cambio climático “en las que no tenemos que atrasarnos, son temáticas que tenemos que desarrollar ahora.

“Espero que la relación de colaboración entre Francia y México en el futuro sea mucho mejor, porque todos los actores de la investigación francesa están aquí. Se hizo una gran e importante movilización y este Foro nos va a permitir ver todo lo que ha pasado anteriormente con los proyectos que hemos llevado de manera conjunta”.

El Foro franco- mexicano

Por su parte la embajadora de Francia en México, Elisabeth Beton, dijo durante la inauguración del Foro, que la realización del encuentro llega en un momento particularmente adecuado en las relaciones de ambos países.

“Me gustaría hacer hincapié en que el desarrollo de nuestras colaboraciones debe hacerse sobre la parte de la reciprocidad, la complementariedad y la excelencia científica, tres aspectos que constituyen la piedra angular de una relación sólida y fructífera para las dos partes, tres nociones que deben caracterizar a nuestros acuerdos de colaboración, programas conjuntos de apoyo y proyectos de investigación”.

La diplomática sostuvo que el Foro es ante de todo un nuevo punto de partida en el marco de una relación de cooperación y aplaudió que nuevamente se haya organizado un acercamiento sólido. “Hace mucho tiempo que no nos reunimos y esta es una nueva oportunidad para rediseñar nuestra cooperación y abrir nuevos caminos. Un punto de partida que significa por supuesto la necesidad también de dar un seguimiento, esto tiene que ser un elemento importante de las discusiones, para luego dar paso a nuevas oportunidades y nuevos proyectos”.

Nuevas bases de fomento del vínculo entre Francia y México

Enrique Cabrero Mendoza, director de Conacyt, dijo que el “Foro franco-mexicano para la Investigación y la Innovación” representa una buena oportunidad para reunir a dos sistemas que muestran el gran potencial que representa, hacia el corto y mediano plazos, la colaboración en investigación científica y desarrollo tecnológico para las comunidades de ambos países.

“Nos plantea un gran reto para el sector y la oportunidad de revisar puntualmente qué hemos realizado los últimos años, qué hemos logrado y, más importante aún, qué impactos ha tenido la colaboración entre ambas naciones, no solo en el sector científico y tecnológico per se, sino a la sociedad y economía de las dos naciones. Sin duda alguna es este impacto el que debe marcar todas las acciones que se lleven a cabo”.

Indicó que el encuentro binacional en CTI representa un espacio para el análisis y reflexión, pero sobre todo, brinda la oportunidad de establecer hacia el futuro nuevas bases para el fomento del vínculo entre Francia y México. “Esperamos que la CTI tengan un impacto mucho más amplio del que ya de por sí positivo hemos tenido en México”.

Hay temas estratégicos, dijo Cabrero Mendoza, en los que hay convergencia y se vienen trabajando en ellos, como el desarrollo de la industria aeronáutica en Querétaro, la química, electrónica, justo en esos sectores, destacó, se han querido aprovechar los recursos de las comunidades académicas y se han instituido canales institucionales para el intercambio del conocimiento, la formación de capital humano, y propiciado en apoyo de proyectos de innovación y vinculación con las empresas.

“En el ámbito internacional la posición común que tenemos por hacer frente a los retos globales son en medio ambiente, cambio climático, combate a la pobreza, energías renovables, seguridad alimentaria, temas que atraviesan sectores y disciplinas y su solución requiere del trabajo y esfuerzos conjuntos”, indicó.

“Los resultados del ´Foro franco-mexicano para la tecnología e innovación´ nos marcarán los ejes rectores de la agenda estratégica del futuro de nuestros países en el campo de la CTI, sin duda alguna”, concluyó.

Deja un comentario