Muro congelado con peces fuera del agua

Muro congelado con peces fuera del agua


Una fotografía que muestra a unos peces congelados, fuera del agua, incrustados en una pared de hielo, ha provocado que incluso algunos científicos propusieran “una consulta” para tratar de determinar que fue lo que provocó este extraño fenómeno.

La fotografía fue tomada por la profesora de preescolar Kelly Preheim, el 1 de marzo de 2015 en el Parque Natural de la ciudad de Lake Andes, en Dakota del Sur (Estados Unidos), y la mantuvo guardada, hasta que entró a un concurso del National Wildlife Refuge System, que es parte del Fish and Wildlife Service de EEUU.

La institución compartió la imagen en su cuenta de Facebook, donde llamó la atención, al grado de que el Departamento del Interios de los Estados Unidos la compartió en su cuenta de Twitter.

A partir de ahí comenzaron las especulaciones de qeu había ocurrido para que los peces quedarán en tan extraña posición.

La misma autora de la fotografía, Kelly Preheim, adelantó una teoría de lo que pudo ocurrir a Fish and Wildlife Service National Wildlife Refuge System (el Refugio Estadounidense de Vida Silvestre), la cual se publicó en el diario The Huffington Post, en su versión estadounidense, donde asegura que la pared de hielo se hizo por la falta de oxígeno en el lago:

“Cuando se forma una capa gruesa de hielo en la superficie de un lago (especialmente si luego se cubre de nieve), la luz solar no llega al agua y las algas y las plantas subacuáticas no hacen la fotosíntesis ni producen oxígeno, lo que disminuye los niveles de oxígeno del agua”, aclara Preheim en un comentario que publicó como pie de foto. “Si las plantas acuáticas y las algas se mueren y se descomponen, también consumen oxígeno, por lo que los niveles de oxígeno del agua disminuyen aún más y, básicamente, los peces se ahogan por la falta del mismo”.

Los peces muertos se quedan flotando en la superficie. No se sabe con seguridad cómo acabaron en la posición en la que aparecen en la fotografía, pero Preheim tiene un par de teorías al respecto.

“Cuando las temperaturas bajaron aún más, el hielo se expandió hasta chocar con la orilla, donde se dobló y siguió creciendo verticalmente. También puede ser que se quedara así debido a un viento muy fuerte”, opina.

Preheim también contó que los peces congelados atrajeron al lago a “cientos de águilas calvas, gaviotas y cuervos”, que se acercaron a disfrutar del oportuno festín. La profesora publicó un par de fotografías más del suceso en su blog, y en una de ellas se ve un águila de pie sobre el hielo.