Los restos de Pablo Neruda serán exhumados este lunes 8 de abril por orden del juez chileno Mario Carroza, por considerar que el análisis de los mismos es fundamental para determinar la causa de muerte del poeta chileno.

En la exhumación estarán presentes representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja, «que es uno de los garantes que nos van a acompañar en el proceso», apuntó el director del Servicio Médico Legal (SML), Patricio Bustos.

Pablo Neruda falleció hace casi 40 años, el 23 de septiembre de 1973, pocos días después del golpe militar de Augusto Pinochet, por lo cual aunque el régimen afirmó que murió de cáncer ha permanecido la sospecha de que fue asesinado, sobre todo porque era un miembro distinguido del Partido Comunista e incluso fue aspirante a la Presidencia de la República de Chile.

El trabajo lo desarrollará un equipo multidisciplinar de forenses chilenos y extranjeros, quienes el domingo harán la preparación del terreno donde yace el poeta desde 1992, una tumba frente al mar en la Isla Negra, en el litoral central de Chile, junto a los de Matilde Urrutia, su tercera esposa y el lunes se hará la exhumación.

El juez Carroza, ministro en visita o magistrado especial a cargo del caso, calificó previamente de clave la indagación forense sobre los restos del poeta Pablo Neruda para conocer las verdaderas causas de su deceso en septiembre de 1973.

Ahora añadió que si es necesario se enviarán incluso los restos al extranjero para que se le hagan los análisis convenientes y determinar de forma fehaciente la causa de muerte del vate.

El autor de «Veinte poemas de amor y una canción desesperada», murió el 23 de septiembre de 1973 dos semanas después del golpe de Estado que derrocó al ex mandatario socialista Salvador Allende, debido a complicaciones de un cáncer a la próstata, se dijo entonces.

En mayo de 2011 en un reportaje aparecido en la revista mexicana «Proceso», el asistente y chofer del escritor, Manuel Araya, de 65 años, reafirmó un testimonio entregado a la prensa local en 2004, sosteniendo su convicción de que Neruda fue asesinado por agentes del régimen de Pinochet.

A su vez, el director del Servicio Médico Legal adelantó que los objetivos son «verificar la enfermedad del poeta y las eventuales consecuencias que eso tuvo en su cuerpo y buscar elementos químicos o biológicos que pudieran haber sido introducido terceros a su cuerpo».

Tras la asonada militar, el poeta Premio Nobel 1971 fue internado en la Clínica Santa María de Santiago a raíz de complicaciones médicas derivadas de un tratamiento contra el cáncer.

De acuerdo con el relato de Araya el propio Neruda les comunicó a él y su mujer Matilde Urrutia que era intervenido en forma irregular por médicos del centro asistencial por lo que les pidió apresurar los preparativos para su salida del país al exilio hacia México.

Las dudas planteadas por el reportaje periodístico llevaron al Partido Comunista de Chile a entablar acciones judiciales en 2011 para determinar las verdaderas causas de la muerte del laureado escritor.

El juez Carroza conduce la investigación de unos 749 casos de violaciones a los Derechos Humanos cometidas por la dictadura militar y que aún no han sido aclarados.

Durante el gobierno de facto unos 3.200 disidentes fueron asesinados por las fuerzas de seguridad del régimen de Pinochet.

(Con información de Xinhua)

Deja una respuesta