Plutón visto por New Horizons- NASA

Plutón visto por New Horizons- NASA


Después de diez días intensos debates, el 24 de agosto de 2006 Plutón fue expulsado de la familia de los planetas, a la que pertenecía desde su descubrimiento en 1930, para convertirse en un planeta enano.

Y todo porque el año anterior se había descubierto a Eris, que en un principio se denominó como el décimo planeta del Sistema Solar: los primeros cálculos apuntaban a que su tamaño superaba el de Plutón.

Finalmente se impuso una redefinición del concepto de planeta que no incluía ni a Eris ni a Plutón.

Plutón fue destronado por un objeto estelasr tan enano como él.

En una decisión que produjo controversia, la Unión Astronómica Internacional decidió que ambos pasaran a integrar una nueva categoría de objetos, los planetas enanos, reduciendo el número de planetas del sistema solar a ocho.

La Unión Astronómica Mundial (IAU), con sede en París, clausuró su congreso en Praga, República Checa -ese 24 de agosto de 2006-, con una decisión histórica y votada por unanimidad por los 2,500 astrónomos de 75 países, y así el sistema solar pasó de tener nueve grandes astros a solo ocho.

En aquella asamblea se establecieron tres categorías para los cuerpos celestes: planeta, planeta enano y cuerpos pequeños.

La definición de lo que se debe considerar como planeta requiere:

1) Orbitar alrededor del Sol;

2) Tener una masa suficiente para que las fuerzas gravitacionales internas lo hagan casi esférico y se mantenga en equilibrio a lo largo del tiempo, y

3) Barrer de su órbita cualquier otro cuerpo: meteoritos, asteroides y demás cuerpos estelares.

Así los 8 planetas del Sistema Solar son de acuerdo con la proximidad al Sol: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Pasan a la categoría de planeta enano, aquello que cumplen los mismos requisitos que un planeta pero no logran despejar de su órbita otros cuerpos celestes. En esta categoría están Ceres, Plutón, Charon, Xena y UB313 (posteriormente denominado Eris).

La tercera categoría quedó reservada para todos los demás objetos que orbitan alrededor del Sol y son considerados colectivamente como cuerpos pequeños del Sistema Solar.

La discusión de la permanencia de Plutón como planeta comenzó después de que se descubriese en 2003 a UBS313 (por el equipo de Michael Brown, Chad Trujillo y David Rabinowitz el 8 de enero del 2005), situado a 14,550 millones de kilómetros de la Tierra, el cual es más grande que Plutón.

En 1978, un grupo de científicos logró ubicar en el cielo un objeto que circundaba Plutón, este fue denominado Caronte y su descubrimiento tuvo un impacto muy fuerte en las definiciones hasta ese momento concebidas y marcó, porque no decirlo, el inicio de la recategorización de Plutón que se haría 18 años más tarde. Hasta ese entonces, los astrónomos consideraban que Plutón poseía una masa mayor al de Mercurio, sin embargo la aparición de Caronte permitió afinar dicho cálculo y el resultado fue sorprendente; la masa de Plutón era la veinteava parte que la de Mercurio, y menor inclusive que la Luna que orbita nuestro planeta.

Posteriormente 300 científicos, muchos norteamericanos, entre ellos algunos de la NASA, firmaron una petición en señal de protesta, solicitando una conferencia internacional para revisar el tema.

Plutón fue destronado por su tamaño: es mucho más pequeño que el resto. Además, la inclinación de su órbita no es paralela a la de los otros planetas solares.

En 2011, la revista Nature avivó la polémica con una investigación sobre Eris, un astro descubierto en 2005 que parecía mayor que Plutón. Su hallazgo supuso la redefinición del concepto de planeta para excluirlos a los dos. Los datos del estudio indicaban que el tamaño de Eris se había sobrestimado: Plutón fue desterrado por un planeta tan enano como él.

Deja un comentario