Industria en crisis

Industria en crisis


El próximo año, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) tendrá un recorte en el presupuesto de 23.3 por ciento en términos reales respecto a 2016, situación que impactará en la productividad de las empresas y el desarrollo de México, aseguró Joshua Mendoza Jasso, coordinador nacional de asesores de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA).

 

“Es un impacto muy fuerte, considero que todavía el tema de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) no entra en el lenguaje de los legisladores, no se visualiza el impacto que tiene recortar en ciencia y tecnología en la productividad del país.

 

“Esto habla de que impactan en uno de los compromisos presidenciales: Llegar al uno por ciento en ciencia y tecnología como parte de la inversión. También en el tema de productividad de las empresas, porque muchos de estos programas venían con apoyos de contratación de especialistas en los temas empresarial o de proyectos que podían ser financiados a través del CONACyT”, explicó Mendoza Jasso.

 

El también coordinador adjunto de Innovación del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, lamentó que con el recorte, el Programa de Estímulos a la Innovación (PEI), Fondos Mixtos (FOMIX) y Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación (FORDECyT) resulten afectados.

 

“Han sido un brazo importante para el desarrollo de tecnología en el sector empresarial en México, vamos a sufrir un rezago en este tipo de proyectos que venían teniendo un crecimiento muy importante a lo largo de los años.

 

“Ahora con este recorte presupuestal vas a dejar fuera a una gran cantidad de proyectos que ya veníamos trabajando, a los que se venían sumando empresas a la ciencia y la tecnología. El tema de ciencia no es fácil, tienes que tener varios escalones para poder llegar a ello, y perder este tipo de recursos va a tener un impacto considerable en el tema industrial de México”, anticipó el empresario radicado en Zacatecas.

 

Con la afectación de los programas de estímulo a la innovación del CONACyT, se rompe el esquema con el que ya venían trabajando las empresas.

 

“Primero teníamos el problema que las empresas no participaban, que había muy pocos proyectos; después de varios años logras que las empresas vean este camino de plantear proyectos para entrar al tema de la innovación y del desarrollo tecnológico, y ahora rompes con esta inercia que se venía dando. Sí es un desaliento para las empresas”, reconoció el empresario.

 

Agregó que es necesario hacer una sensibilización con los diputados para que comprendan los efectos negativos que tiene el disminuir el presupuesto en CTI y lo que implica en muchas otras aristas en la economía del país.

Los comentarios están cerrados.