Las universidades privadas también deben hacer investigación científica: Jorge Florés Valdés

Jovenes universitarios


Seis estudiantes universitarios de México, Pakistán, Zimbabue, Hong Kong, Turquía y Uganda, integrantes de la Red Talloires, fundaron la Iniciativa Elefante y desarrollaron una investigación en sus respectivas regiones sobre tres desafíos y problemáticas comunes de las universidades del mundo: acceso a la educación superior, liderazgo y sustento, éste en referencia al emprendimiento o la facilidad de emplearse una vez concluidos sus estudios.

Una de las últimas actividades de la Conferencia de Líderes de la Red Talloires (TNLC, por sus siglas en inglés) 2017, que del 21 al 23 de junio se desarrolló en la Universidad Veracruzana, fue el “Conversatorio dirigido por jóvenes líderes”, bajo la moderación de Bridget Landry, integrante de la citada red.

En representación de sus compañeros, Seyma Sevik, de la Universidad de Anadolu, Turquía, explicó en qué consiste la Iniciativa Elefante –su participación fue de manera virtual, dadas las restricciones vigentes en su país para viajar al extranjero, por lo que aprovechó para mencionar su tristeza ante tal escenario.

La Iniciativa Elefante comenzó con el diálogo sobre problemas y la búsqueda de líneas de acción, así como la recopilación de ideas de varias personas. “Agrupamos toda la información de 260 personas en una semana. Reunimos los problemas y realizamos un tronco común, tuvimos sesiones con nuestros mentores. Descubrimos los problemas comunes a los que se enfrentan las personas y nos dimos cuenta que la innovación debería ser parte de la solución”, relató Seyma.

Los estudiantes explicaron que el acceso se refiere al derecho a la educación y que ésta sea de calidad, así como la responsabilidad de ser inclusivos; el liderazgo engloba el derecho a liderar y tener movilidad económica, así como la responsabilidad de contribuir o crear comunidades prósperas, y el sustento comprende la responsabilidad de preparar a las personas para el emprendimiento, el empleo y contribuir al desarrollo económico.

Faizan Rashid, de la Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología de Pakistán, habló sobre la importancia del acceso a la educación superior. Para él, ésta no debería verse como un camino para lograr un empleo, sino para la vida en sí, toda vez que es importante para la concienciación social y cultural, así como para contribuir de manera fundamental a tener sociedades tolerantes e inclusivas.

Kimberly Tapiwa Kujinga, de la Universidad de Zimbabue, añadió que en su país las familias rurales y algunas urbanas deciden enviar a la escuela sólo a los niños, mientras las niñas se quedan en casa. En parte, por ello es que son tan altos los niveles de prostitución y matrimonios a temprana edad. De ahí la importancia de atender el problema de acceso a la educación.

Además, destacó la corrupción que hay en las universidades de su país, pues quienes están encargados de las becas escolares en ocasiones las otorgan a familiares o amistades, aunque no necesariamente tengan una necesidad económica.

Stephen Wamenbo, de la Universidad Internacional de Livingstone, Uganda, lamentó que en su país no haya una ética de liderazgo: “Descubrí que la falta de ésta ha sido motivada por la codicia, porque en mi país muchos hombres son muy codiciosos y no les satisface el liderazgo que tienen, siempre están tratando de acumular bienes materiales”.

Poonnapa Zheng, de la Universidad Politécnica de Hong Kong, comentó que en cuanto a liderazgo los problemas a los que se enfrentan los estudiantes de su país versan sobre la responsabilidad social.

“La mayor parte de los estudiantes se preparan para poder emplearse después de que se gradúan, pero desde el aspecto académico la importancia de la responsabilidad social no ha tenido la prioridad necesaria. Está el desafío de que los estudiantes de Hong Kong entiendan que también podemos aprender al trabajar con las comunidades menos privilegiadas.”

Finalmente, Daniel Acosta de Anda, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, habló sobre el sustento. En su opinión es uno de los mayores problemas del país, toda vez que para los graduados de las universidades es complicado encontrar empleo; una de las razones es que las empresas o compañías empleadoras piden experiencia laboral, mientras que en muchas universidades los programas educativos no contemplan cómo poner en práctica los conocimientos que se adquieren en el aula.

Otro tema que citó es el bajo salario al que están destinados los recién egresados de las universidades: “Es muy importante promover el emprendimiento entre los recién graduados, porque al menos en el país la mayoría de los estudiantes no piensan en abrir sus propias empresas o negocios, y se conforman con malos trabajos y bajos salarios”.

Entre las soluciones planteadas en este conversatorio está el que las universidades influyan de manera contundente en la generación de políticas públicas que atiendan las problemáticas ya citadas. Por ejemplo, con un eficiente sistema de becas.

Además, tanto los jóvenes participantes del conversatorio, como el público presente destacaron que desde la universidad se debe impulsar el compromiso cívico entre los estudiantes.

Los comentarios están cerrados.