Firma contra la corrupción en Namibia- Foto Banco Mundial, Philip Schuler

Firma contra la corrupción en Namibia- Foto Banco Mundial, Philip Schuler


“La corrupción engendra más corrupción y fomenta una cultura destructiva de impunidad… La corrupción está presente en todos los países, ya sean ricos o pobres, del norte o del sur”, apunta António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, en la conmemoración 2018 del Día Internacional Contra la Corrupción 2018.

La corrupción es cara para el mundo: El Foro Económico Mundial cifra el costo de la corrupción en al menos 2,6 billones de dólares, o el 5 % del producto interno bruto mundial. Según el Banco Mundial, las empresas y las personas pagan cada año más de 1 billón de dólares en sobornos.

“Se trata de un ataque contra los valores de las Naciones Unidas”, enfatiza. 

La corrupción -prosigue- “roba a las sociedades escuelas, hospitales y otros servicios vitales, aleja la inversión extranjera y despoja a las naciones de sus recursos naturales… Socava el estado de derecho e incita a la comisión de delitos como el tráfico ilícito de personas, drogas y armamento”.

En ese sentido, agrega que “la evasión fiscal, el blanqueo de dinero y otros flujos ilícitos desvían recursos que son muy necesarios para el desarrollo sostenible”.

Mencionó que millones de personas de todo el mundo acudieron a las urnas este año con la corrupción como una de sus principales prioridades.

Por lo mismo pidió que durante este Día Internacional contra la Corrupción, “adoptemos una actitud firme a favor de la integridad”.

Mediante el mecanismo de revisión por pares previsto en la “Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción”, podemos trabajar juntos para sentar las bases de la confianza y la rendición de cuentas. En nuestra mano está educar y empoderar a los ciudadanos, promover la transparencia y fortalecer la cooperación internacional para recuperar activos robados, señaló.

Deja un comentario