La decadencia del humanismo: El Coachismo


Dr. Héctor Cerezo Huerta

Dr. Jaime Eduardo Calixto González

Mtro. Martín Espinoza Martínez

Coaching es acompañar 

NOTA IMPORTANTE

El texto que a continuación se desarrolla, representa una versión divulgativa del artículo científico: “La industrialización de la mente: Análisis psicosocial y neurobiológico del coaching coercitivo” (Cerezo, Calixto y Espinoza, En prensa). Los autores realizaron una investigación cualitativa que analizó críticamente el fenómeno del coaching coercitivo, sus nocivos efectos emocionales y sus implicaciones psicosociales y neurobiológicas. En dicha investigación, se realizaron una serie de entrevistas a profundidad con una persona que participó en tres niveles consecutivos de grupos de coaching coercitivo, además de haber fungido como “staff operativo y enroladora”, quién describió ampliamente los cambios drásticos en su personalidad posterior a su participación en este tipo de “entrenamientos” y reveló también, la peculiar estructura y funcionamiento de estas empresas. Para aproximarnos a la caracterización de la dinámica sectaria de estos grupos de coaching coercitivo, integramos cuatro fuentes informativas adicionales, éstas fueron: a) inclusión en varias sesiones de este tipo de talleres como observador participante “infliltrado” b) análisis de los manuales operativos del staff de varias empresas facilitados por exmiembros, c) aplicación de entrevistas semiestructuradas a cinco exparticipantes y d) análisis de las redes sociales y portales de internet de una serie de empresas que operan en Puebla y la Ciudad de México.

Nuestra intención final es triple, a saber:

  1. Alertar a las posibles víctimas para que eviten ser captadas por grupos de coaching coercitivo, mediante un texto divulgativo dirigido a profesionales de la salud mental que multipliquen los hallazgos.
  2. Contribuir a la discusión científica sobre los nocivos efectos emocionales ocasionados en las víctimas.
  3. Sugerir nuevas líneas de trabajo en las que se exploren factores psicosociales y neurobiológicos resultantes de la captación y adoctrinamiento de los participantes en los grupos de coaching coercitivo, para poder transitar hacia modelos explicativos integrales y libres de los estereotipos con los que habitualmente son tratadas las víctimas en México.

I. Buscando a tu “Coach” interno

 

Coach dibujo¿En qué momento consultar con un Psicólogo resultó algo negativo, mientras que reunirse con un Coach se convirtió en una actividad legítima y esnobista del cambio personal? ¿En qué momento las psicología dejó de ser el vehículo privilegiado para el ejercicio de la racionalidad y se convirtió en la prostituta de aficionados y esnobistas del cambio personal? ¿Si el coaching “hablara” qué diría sobre su papel como dispositivo tecnocrático del neoliberalismo salvaje? ¿Qué “diría” el coach como el predicador de discursos aspiracionales, ególatras y pragmatistas y, en el caso de la modalidad coercitiva sobre su dinámica sectaria y el enorme riesgo en el uso de estrategias de “quiebre” emocional?

Cuando se concibió seriamente al coaching como una práctica formativa en Estados Unidos de América a inicios de 1980, nadie imagino que una técnica “bola de nieve” cuyo objetivo era incrementar el rendimiento individual de los deportistas se convertiría a la postre, en una verdadera “avalancha” que ahora pretende insertarse en todos los campos de la actividad humana. La expansión de los ámbitos de aplicación, modalidades y tipologías del coaching han sido comparables con la metástasis de un proceso canceroso; existen todas las combinaciones posibles con el anglicismo “coaching”, hasta las más irreverentes; asistido con caballos, perros y ángeles divinos. En este sentido, nos parece prioritario aclarar que, es la Psicología, la disciplina que está jugando un papel clave para el desarrollo de un coaching profesional de alta calidad y no al revés, y será a través de la consolidación de una nueva subdisciplina denominada Psicología del coaching (Grant y Cavanagh, 2007) como la técnica realmente permitirá el diseño de relaciones éticas y humanas que acompañen y faciliten procesos de autodescubrimiento en las vidas de las personas.

Imposible, posibleA pesar del enmascaramiento, cuando se habla de coaching, se alude invariablemente a la Psicología y las diversas ciencias del comportamiento. Sin embargo, la plenitud de la época postcontemporánea donde el mandato es sentir y no pensar, promueve la consolidación de dispositivos que si bien no son directivos y se orientan al logro de objetivos de superación personal, se consolidan como una versión secularizada del desarrollo humano. Para este tipo de técnicas e intervenciones mentales, lo prioritario aquí y ahora es; buscar respuestas concretas y no plantear preguntas críticas, por lo que reducen la subjetividad humana a ecuaciones de entrenamiento estratégico, operatividad y negación de trastornos mentales.

Las intervenciones sobre la mente, se han convertido en productos de consumo masivo que se pueden tomar del estante del supermercado “Psi” y a los que cualquier sujeto sometido busca acceder por simple oferta y demanda y, en los que cualquier aficionado al desarrollo humano pueden ejercer con la complicidad y laxitud de marcos legales y organismos profesionales de la salud mental. Así pues, las psiques de millones de ciudadanos han sido incitadas a buscar trampolines para el cambio personal y bálsamos para el bienestar y el performance. Este fenómeno, se explica en parte por la primacía de políticas neoliberales y porque el malestar en la cultura ha crecido de tal manera, que ahora se espera que el tratamiento de las molestias emocionales asuma formas rápidas y eficientistas.

Coaching manosEn opinión de Parker y Pavón-Cuéllar (2013), el coaching expresa el triunfo del pensamiento empresarial y la transformación del hombre en un simple “stock” de recursos psíquicos al servicio del imperativo socio-económico. Parafraseando a Canguilhem (En Parker y Pavón-Cuéllar, 2013) ¿Cómo los psicólogos pueden dejarse instrumentalizar en un mundo que trata a los hombres como instrumentos? A pesar de que en la mayoría de las conceptualizaciones de coaching se insiste en posicionarlo como un sistema de entrenamiento que atiende exclusivamente a personas que no presentan problemas clínicamente significativos de salud mental o malestar psicológico (Vicente, Berdullas y Castilla, 2012), sus argumentos en torno a la mente y al cambio individual son profundamente tautológicos, eclécticos al extremo y aderezados con un preocupante tono de fundamentalismo ideológico.

Desde nuestra postura, el coaching enfrenta una tarea mayúscula que resolver en torno a la profesionalización de sus prácticas, la regulación de modalidades que probablemente ni siquiera merecen la denominación de “coaching” y en la dignificación de la técnica; pues sus ámbitos de desempeño están convirtiéndose en el escenario “ideal” para el intrusismo profesional, el abuso terapéutico y la promoción de una moda esnobista que promueve una actitud escapista y un negacionismo del malestar subjetivo.

 

II. Las sectas del cuatro: 10 signos de alerta

 

La mano en el corazonNuestro interés ha sido concentrarnos en el análisis de una modalidad nociva de supuesto coaching, que se ha denominado coercitiva y que, hemos de considerar como “un conjunto de cursos, talleres o entrenamientos con un esquema multinivel, operación piramidal y dinámica sectaria, a los cuales se acceden a través de un enrolamiento comercial y en los que se usan sin propósitos terapéuticos ni marcos éticos; estrategias de persuasión coercitiva bajo la falaz premisa de modificar creencias limitantes y generar una reconstrucción en las personalidades de los participantes”.

La denominación “coercitivo” prácticamente ya no es utilizada por las empresas de coaching por su implicación autoacusatoria. Este cambio nominal, se debe tanto a las denuncias de víctimas afectadas como al veto o franca prohibición que han recibido por las legislaciones de algunos países como Argentina en Latinoamérica y Francia en Europa. En México, existe una petición ciudadana en Change.org dirigida al Presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y Colegio Mexicano de Profesionistas de la Psicología A.C. (CoMePPsi) para concretar la prohibición y criminalización del coaching coercitivo. Por ello; supuestos coaches, empresas y staff de enroladores han adoptado otros eufemismos para continuar el adoctrinamiento e incluso recientemente han decidido ya tampoco recurrir a la denominación “coaching”. Hemos de aclarar contundentemente que, si bien en su acepción común y corriente el Puños juntos, equipo, team, si se puedeconcepto de secta puede connotar cierto prejuicio, no lo estamos utilizando con un propósito difamatorio. Agregamos la categoría de “secta” a nuestro análisis para visibilizar sus abusos psicológicos y su peculiar estructura y dinámica grupal en la que los participantes son reducidos a la condición de un sujeto diluido y enajenado, un adepto ideológico incapaz de ejercer el pensamiento crítico en grupos con fines puramente monetarios.

El coaching coercitivo tiene una larga historia como sistema de captación sectaria usando las máscaras de transformación personal. A la fecha, han sofisticado su influencia, hasta el punto de integrarse en el tejido social sin despertar una sospecha importante. Tales grupos, se constituyen como verdaderas empresas, con un nivel organizativo complejo y con una profunda infiltración en programas de capacitación, consultoría y gestión del talento en instituciones educativas y organismos públicos y privados de innumerables estados de la República Mexicana. Como lo indica Perlado (En Informativos. Net, 2015):

El formato de este tipo de grupos ha cambiado sustancialmente en los últimos veinte años […] Estamos Ojos vendadoshablando de grupos que hacen presentaciones en grandes hoteles, que tienen un lenguaje muy cuidado, que muestran una vestimenta también muy cuidada, que hacen uso de personalidades públicas, que hacen uso, incluso de académicos respetables, que buscan informes positivos y que adecuan el lenguaje que emplean a la época en la que vivimos […] Hoy día, es todo aquello que tiene que ver con la amplia pletora del crecimiento personal en sentido amplio, del cuidado de ti mismo, ya sea física, mental y/o espiritual […] Por lo cual, la definición que hoy día tenemos de secta, dista mucho de aquellas otras canónicas […] La multiplicidad de ropajes con las que pueden presentarse estas sectas es amplísima.

El imaginario social aún preserva la imagen estereotipada de una secta como la combinación de un gurú, miembros pasivos, obedientes y un funcionamiento cuasi-religioso o esotérico. No obstante, para los autores y en consonancia con Perlado (2015), las empresas de coaching coercitivo constituyen a cabalidad grupos sectarios por cuatro particularidades; 1) organización jerárquica y piramidal (multiniveles), 2) la presencia de un coach que asume la figura de un gurú o líder carismático y relativamente incuestionable protegido por su staff, 3) un ambiente realmente escenográfico y psicodramático diseñado explícitamente para el abuso psicológico sutil, gradual e invisible de creencias y conductas, del cual las víctimas no son necesariamente conscientes o que, incluso justifican -pues la falacia promovida es que resulta necesario para su crecimiento-, 4) la cosmovisión de la vida y sus inherentes conflictos es diametralmente modificada mediante el uso de estrategias de persuasión coercitiva.

Habitualmente, los enroladores captan a participantes cercanos; amigos, maestros, familiares o compañeros de trabajo y, en consecuencia la víctima presenta una menor defensa racional y ello explica que participe activa, feliz e ingenuamente en el proceso de coerción al cooperar con aquellos que la controlan proporcionándoles información de índole personal, sin saber que en algún momento se usará en contra suya. Este sistema nuevo de creencias se asimila bajo una reestructura de la personalidad y ello explica la marcada insistencia de los grupos coercitivos por “romper las cajas de creencias”. De hecho, el control mental implica poco o ningún abuso físico manifiesto; es la propia dinámica grupal la que crea un efecto potente de adoctrinamiento, aunque en realidad como lo señala Lifton (1993) se trate de una banal experimentación psicológica continua con el yo al más puro “estilo proteico”.

Debemos aclarar que el control mental, es un proceso diferente al “lavado de cerebro”, pues en el segundo caso; la víctima sabe que el agresor es un enemigo, entiende que para evitar ser violentado habrá de hacer cosas que normalmente no haría, por lo que una vez que la víctima escapa del dominio e influencia del enemigo o agresor los efectos coercitivos gradualmente desaparecen (Lifton, 1989). No es el caso del coaching coercitivo, pues sus mecanismos de manipulación psicológica resultan eficaces y generan una sensación de exaltación emocional que se mantiene en el tiempo y que se configura como el mecanismo por el cual se pueden producir cambios profundos en la personalidad posterior a la exposición a estos entrenamientos.

La dinámica multinivel de los talleres de entrenamiento no es para nada casual. Según Hassan (1998) -un especialista en adoctrinamiento y exmiembro de una secta religiosa- este tipo de empresas reclutan miembros por medio de un proceso de tres pasos: 1) Descongelar (unfreezing), 2) Cambiar (changing) y 3) Volver a congelar (refreezing) a partir de cuatro pilares (Modelo BITE, por sus siglas en inglés): Behavior Enrolarcontrol (control de la conducta), Information control (control de la información), Thought control (control del pensamiento) y Emotional control (control emocional).

A partir de nuestra investigación, pudimos caracterizar diez rasgos distintivos de la estructura y funcionamiento de estos grupos sectarios que, esperamos puedas multiplicar con otras personas para evitar que sean víctimas de tales estafas.

  1. Permanentemente se disfrazan de experiencias de desarrollo humano y superación personal. Dado que la expresión coaching “coercitivo” delata sus nocivas intenciones, han optado por apegarse a otros eufemismos tales como: sanando tu vida, ampliando consciencias, coaching inside, ontológico o ejecutivo, test de pasión para emprendedores, liderazgo transformacional, cambio profundo, Samurai game, Ingeniería de lo imposible, Sanando tu vida, Life coaching, Ley de atracción o talleres de abundancia, entre otras decenas de nominaciones. Lo esencial es convertir a sus entrenamientos en un instrumento sacralizado y prometedor. Sabemos que, tales denominaciones no representan algunas modalidades de coaching con suficiente experiencia y que han mostrado evidencia investigativa en Universidades de probada calidad académica como Harvard o Georgetown y que, además probablemente cuentan con practicantes con un perfil ético nítido; sin embargo como lo señalamos al inicio, a río revuelto; ganancia de pescadores.
  2. El segmento poblacional al cual está dirigido es muy amplio y no existe filtro alguno para determinar la presencia de personas con enfermedad mental o neurológica; igual se encuentran empresarios, empleados, amas de casa, profesionales, obreros, técnicos, estudiantes de nivel profesional y recientemente niños y adolescentes bajo la modalidad “junior o teen”.
  3. Los entrenamientos están organizados habitualmente en tres niveles jerárquicos y tienen horarios extensos y atípicos. El último nivel es la antesala para algunos de los más fieles participantes para formar parte del “staff”, quienes no reciben remuneración alguna, pero sí garantizan la importante labor de cuotas de “enrolamiento”.
  4. El grupo de coaching se convierte en el espacio que sustituye discretamente a otros escenarios sociales como la familia nuclear y extensa, el grupo de amistades, la pareja y compañeros de trabajo. Se inocula la necesidad de estar recurriendo al grupo, a uno de sus miembros, al coach o al “staff” para cualquier toma de decisiones. En este sentido, es común que las empresas usen mercadotécnicamente a las familias de los participantes para que asistan al cierre o “graduación” de alguno de los niveles para sensibilizarlos sobre la transformación sufrida por uno de sus miembros y a mediano plazo se asegure su enrolamiento.
  5. Las estrategias de trabajo individual y grupal tienen un carácter confrontativo y son usadas como ejercicios dialogales, vivenciales, catárticos y regresivos que pretenden generar cambios emocionales y cognitivos superficiales y de modo extremadamente veloz; por ello la sensación inicial de elevación sostenida de la autoestima de los participantes. Las estrategias aplicadas no tienen un marco clínico y ético consistente y solo pretenden exaltar las emociones para anular el pensamiento crítico y generar dependencia.
  6. La mayoría de los entrenamientos son coordinados por “coaches” sin formación de pregrado y/o posgrado en disciplinas de la salud mental y tampoco cuentan con cédula profesional para ejercer como psicólogos. En nuestra investigación, hemos identificado cuatro aspectos esenciales; a) Instructores con formación como administradores de empresas, abogados, internacionalistas, odontólogos o incluso instructores sin escolaridad de nivel superior, b) Los instructores no han recibido entrenamiento clínico alguno para coordinar grupos de trabajo, c) Su transición a “coaches” fue por mera observación de otros instructores en grupos del mismo tipo y d) El coach asume la figura de un líder incuestionable, que mantendrá una cuidada imagen externa, recopilará información íntima de los asistentes para usarla a su favor en los ejercicios, emitirá mensajes contradictorios y usará clichés defensivos ante cualquier cuestionamiento.
  7. Algunas de las prácticas más nocivas que desarrollan en sus entrenamientos están relacionadas con el relativismo moral, la causalidad radical que divide a los participantes entre víctimas y responsables, la divulgación de sesgos cognitivos que impiden apelar a la razón e invasión de la privacidad. Otras prácticas “vivenciales” funcionan para reducir el estado de alerta, detener el pensamiento y vulgarizar el trabajo terapéutico humillando verbalmente a las personas para connotar el dolor emocional como una experiencia de vida necesaria.
  8. Durante los entrenamientos, y como consecuencia de una dilución de los límites personales; el establecimiento de relaciones sexuales y eróticas entre coaches, participantes y “staff” es un fenómeno común.
  9. Las empresas de coaching coercitivo son negocios familiares o de socios cercanos, por lo que a pesar de que en algún momento de los entrenamientos se afirma recolectar donativos con fines filantrópicos, la única preocupación genuina es la ganancia económica.
  10. Para garantizar la efectividad de los entrenamientos, se ejerce un control sectario de los participantes mediante la persuasión coercitiva, el uso obsesivo de un argot, el aislamiento sutil del mundo exterior, la insistencia en la firma de compromisos con el grupo y el seguimiento estrecho del staff para asegurar la estratégica tarea del enrolamiento.

Cabe señalar que, desde varios años la hipótesis de la “persuasión coercitiva” como mecanismo explicativo del proceso de adoctrinamiento en grupos sectarios ha sido estudiada en otras vertientes, entre las que resultan interesantes aludir a dos líneas de investigación. La primera línea de trabajo ha estudiado a la persuasión coercitiva como un elemento central que influye en la prolongación o permanencia de las mujeres víctimas de violencia de género en la relación con el maltratador (Escudero et al, 2005); mientras que otra línea de investigación se ha concentrado en el análisis de los mecanismos de manipulación psicológica que subyacen al adoctrinamiento, al cambio del pensamiento y la radicalización violenta de terroristas (Trujillo, Ramírez y Alonso, 2009), aspecto que en fechas recientes hemos podido comprobar con fuerza inusitada debido a los actos terroristas en Francia.

 

CerebroIII. ¿Y el telar encantado?…Neurobiología de la coerción

 

Una paradoja en el campo de las neurociencias queda de manifiesto ante el hecho de que el mismo sustrato anatómico y neuroquímico que nos hace inteligentes, discriminadores y proyectivos en la vida, puede convertirnos en obedientes, tolerantes a la violencia y humillaciones (Walker y McGlone, 2013). Obedecer órdenes puede inducir placer y liberar dopamina, el neurotransmisor que genera la sensación de felicidad. Entre más dopamina libera el cerebro humano, más patente es notoria la disminución de su capacidad para detectar mentiras, se predispone un estado de aceptación sin esgrimir cuestionamientos o demandar explicaciones. Este fenómeno, puede suceder en cualquier edad del ser humano, sin embargo, es más frecuente que acontezca en las primeras etapas de la infancia y alcance hasta la juventud. Semejante al inicio de una adicción, los procesos neurobiológicos que aceptan órdenes para generar placer asociado al poco desarrollo de la corteza prefrontal, por ello las poblaciones jóvenes son vulnerables de aceptar órdenes sin un proceso adecuado de filtros. Se consigue un objeto inmediato, el cerebro obedece y ambos: quien ordena y quien obedece son felices por cumplir el ordenamiento, lo cual se basa en un desarrollo de relaciones con poca retroalimentación psicosocial, buscando los satisfactores inmediatos. En este contexto, no cumplir obliga inmediatamente a corregir tareas, reafirmar conductas y obsesionarse con resultados, como adicto, romper una regla genera el proceso de “craving” (vocablo en inglés que refiere la necesidad que tiene el cerebro por una droga para saciar la conducta de ansiedad de la adicción) o necesidad de cumplir un mandato para regresar al punto esperado, la felicidad por obedecer. Este proceso se hace más intenso cuando se percibe la pertenencia a un grupo social o familia (Du y Chang, 2015), ya que una persona que genera apego, es capaz de liberar oxitocina, hormona relacionada con la sensación de pertenencia. Resulta contradictorio que un ofensor pueda generar oxitocina en el humillado, es decir, como un mecanismo de protección, la víctima suele ver en el opresor una imagen de protección o de amor, justificando la violencia, el maltrato y abandono. Predisponiendo cada vez más las ofensas y humillaciones a cambio de sentirse parte de un equipo que le da identidad y sensación de protección. En parte, este proceso es el que experimentan las personas con síndrome de Estocolmo; sentir cariño e identificación por el opresor. Este proceso, es una codependencia en ambas partes, en el opresor y más en la victima existe una necesidad de obedecer para generar atención o beneficios motivados por el hecho.

Solemos tolerar lo que sucede con frecuencia, llámese estímulos aversivos e incluso los exitosos. La parte inteligente del cerebro ante estímulos frecuentados suele disminuir su atención a ellos, a este proceso se le denomina atenuación y si es farmacológico, al proceso se le llama tolerancia. Ambos tienen mecanismos semejantes en las neuronas: disminución de receptores a los neurotransmisores involucrados con la información que están detectando (Zigmons y cols, 2000) Si una humillación es Cerebro iluminadofrecuente y si la violencia es común; el cerebro puede aprender a tolerarla, normalizarla a un evento que gradualmente le deja de ser perjudicial, es un proceso que el aprendizaje puede hacer en condiciones terribles de opresión y humillación. Si las condiciones sociales o psicológicas refuerzan este proceso biológico, solemos aceptar una realidad obtusa y compartida socialmente.

Los grupos sociales al compartir las experiencias, humillaciones y procesos aversivos toleran con mayor facilidad. La violencia se comparte como una experiencia emocional que ayuda a atenuar sus efectos nocivos: estrés, ansiedad, tensión o tristeza. Individuos que sufren estrés, violencia u opresión disminuyen el volumen de áreas cerebrales relacionadas con el aprendizaje como el hipocampo y la corteza prefrontal, es decir, existe un daño a mediano largo plazo que predispone el olvido e inteligencia por salir del proceso nocivo; estudios post-mortem de cerebros de individuos en campos de concentración Nazi en la segunda guerra mundial indicaron que las áreas CA1 y CA3 del hipocampo y corteza prefrontal media, disminuyen considerablemente su densidad neuronal en condiciones de estrés, violencia y maltrato: el resultado es un aprendizaje y memoria trastocado, pobre o disminuido. Es decir, el cerebro empequeñece su capacidad de aprender como consecuencia del maltrato social, entre lo que no aprende como nocivo, predisponiéndolo a repetir constantemente el algoritmo de dolor y humillación.

Estudios antropológicos muestran que niños violentados entre las edades de 8 a 12 años de edad son más vulnerables de repetir la violencia, ser depresivos en la etapa adulta o no detectar adecuadamente sus emociones cuando son mayores (Walker y McGlone, 2013). Esto es resultado de una inadecuada comunicación cerebral a edades tempranas predisponiendo cerebros vulnerables a trastornos de la personalidad. Adicionado a un medio social en donde suelen darse por parte del coaching soluciones inmediatas, suelen ser los más vulnerables de creer en metas posibles sin responder a los maltratos de los nuevos abusadores: los coaches coercitivos. La mayoría de los seres humanos somos persuadidos por los consejos, por la experiencia o por lo que creemos que es lo mejor. Es una historia natural para disminuir la tensión y la culpa, entre más joven es el cerebro, este tiende a creer más en la experiencia de otros. Los jóvenes suelen dar la razón a la experiencia. En la búsqueda de tomar las mejores decisiones y hacer que la espera de lo que se desea sea adecuada, los coaches, tutores, psicólogos o profesores tienen una gran importancia en los procesos de persuasión.

El cerebro interpreta el poder y la autoridad como parámetros adecuados de copiado psicológico que traducen beneficios a corto plazo: sentir placer y la necesidad de recompensa de quien denota más poder social, es decir, acercarse a imágenes, personalidades o proyecciones que ofrecen protección y recompensa, suelen tolerarse sus excesos. Este es un proceso de adaptación que tiene una herencia Cerebro prendido, foco, multicolorfilogenética. Hemos evolucionado de los mamíferos con el concepto de apreciar a autoridades dominantes o de saber obtener beneficios a través de estar protegidos por quien domina socialmente a expensar de tolerar abusos.

El cerebro tiene el sustrato para creer en elementos de persuasión, de los cuales no necesariamente necesita comprobarlos. Si este proceso otorga beneficios a corto plazo, permite liberar dopamina. Sin embargo, si el proceso de expectativa es muy alto y no se obtienen lo deseado puede generar angustia, obsesión y ansiedad, una marcada disminución de serotonina en el cerebro. El círculo se cierra cuando, se le vuelve a prometer más o se circunscribe a otorgarle una explicación para volver a regresar sus expectativas y creencias. Es decir, la persuasión, los consejos o el acompañamiento busca ser parte de una corteza prefrontal, pero la mayoría de las veces se inserta y se retroalimenta del sistema límbico. El encanto de los coaches coercitivos tiene sus bases biológicas precisamente en este punto, se convierten en el único elemento o al menos en el más cercano y propicio en los tiempos críticos de un problema que suelen decir lo que quiere escuchar un cerebro con ansiedad, en angustia o carente de emociones positivas. La figura autoritaria de un coach se incrementa en forma proposicional a la magnitud de un problema de la víctima, al mismo tiempo que se atenúa sus eventos negativos. El encanto del coach crece en medida que ofrece promesas o atenúa la realidad. Las condiciones vulnerables anatómicas y bioquímicas de quien le sigue están dadas; más dopamina y oxitocina, como en un enamoramiento que no obedece de razones por promesas que no se ven alcanzables, que con el tiempo gradualmente, la realidad va a enseñar.

En adecuado estado de salud mental, resulta negativo prometer sin cumplir, más aún a un cerebro cuya corteza prefrontal aún no este adecuadamente conectada, con los filtros y frenos bien definidos. El persuadir sin cumplir expectativas puede ser negativo, generado estados de ansiedad crónica, que gradualmente elevan los niveles de cortisol, sobre activando al sistema límbico y reduciendo paradójicamente la inteligencia prefrontal, el resultado es un estado de angustia perpetua, infelicidad y creencias erróneas de lo que sucede. Desafortunadamente este es el proceso de quienes reciben terapias poco profesionales, de coaches inexpertos, coercitivos o de irresponsables formas de corregir un problema: en la búsqueda de una felicidad, de procurar mejores decisiones, se suele de acompañar de consejos o experiencias que en la mayoría no están en el mismo contexto de quien pide la opinión; el resultado puede ser incluso peor de lo que se espera.

Una orientación inadecuada genera ansiedad, disminuye la capacidad de madurez de la corteza prefrontal, produce una sobreactivación de la actividad límbica en el que todo lo que se vive es un estado de alerta perpetua y la toma de decisiones cada vez se entregan más a quien está aconsejando, porque el cerebro ha denegado esa experiencia y sus decisiones a otra persona; el impacto negativo es catastrófico, conductualmente es un proceso de aniquilar el autoestima, de reducir la dopamina. La serotonina y oxitocina, aplanando los apegos y quitando la capacidad de madurar. Por otro lado, las Subir la escaleratécnicas terapéuticas basadas en inducción de sufrimiento, en procesar el desapego o que humillan tienen efectos anatómicos y bioquímicos graduales y sumativos en el cerebro de las víctimas. La mayoría de las víctimas inician este evento con la esperanza de la realización, de un beneficio, premio o satisfactores, de encontrar salud o la interpretación de sus problemas.

Sin importar cuál es el objetivo o la meta final que persiguen la relación de las víctimas y sus coaches agresores, la gran mayoría de las victimas incrementan el proceso curativo, las características profesionales y personales del coach, como un proceso proyectivo que incrementan o hace superlativa las capacidades de quien elabora los argumentos; al sentir admiración disminuyen la objetividad de sus necesidades. Es la dopamina, endorfina y oxitocina en la corteza prefrontal y el sistema límbico: se atenúa lo lógico y se predispone a la magia del mensaje, el cerebro de la víctima queda atrapado en éste estado. El proceso se convierte semejante a lo adictivo, la catarsis es un enfoque necesario en la obtención de placer. La violencia se convierte en un símbolo de la relación, semejante al proceso compulsivo, a la neurosis o esquizofrenia: se pierden los frenos, se reducen las expectativas, se garantizan resultados inmediatos y se elimina la objetividad de los argumentos. En este estado, el agresor, tiene todos los elementos para conseguir infiltrarse en secretos, conocimientos y deseos de la víctima, quien no le ofrecerá resistencia. La persuasión se hace gradualmente coercitiva, compartida y atenuada. Si este proceso se hace grupal, queda de manifiesto que la mayoría de los abusados no perciben en los primeros estadios el abuso.

En el transcurso de 4 a 5 años, se atenúa las motivaciones originales del evento, disminuye el embelesamiento y queda de manifiesto el despertar de algunas víctimas que genera ansiedad y depresión al darse cuenta en el estado en el cual se encuentran: biológicamente, atenuado en sus decisiones, psicológicamente dependiente de otro(s), abusado, humillado y socialmente entregados a un individuo dominante. El impacto en la salud es gradual en lo negativo: incremento crónico en los niveles de glucosa, niveles plasmáticos elevados de cortisol que activan a la amígdala cerebral e hipocampo generando un exceso de atención no útil asociado a conductas aversivas y paradójicamente muerte neuronal que disminuye la memoria. Un acompañamiento espiritual marcado por un excesivo manejo de culpa genera peores consecuencias de lo que se cree. El resultado es en la gran mayoría de los casos la descripción de un estado depresivo, con crisis de ansiedad y que puede llegar al intento suicida (Walker y McGlone, 2013).

 

IV. Crónica de algunos hallazgos

 

Las diversas fuentes de investigación nos han permitido compartirles algunos hallazgos preocupantes en estos grupos coercitivos, mismos que segmentamos en cuatro apartados, a saber:

a) Método de captación

b) Dinámica de trabajo de los grupos

c) El papel del coach

d) Estrategias persuasivas

En cuanto al método de captación, la invitación por los “procesados” de los diferentes niveles es el medio dominante por el cual los grupos de coaching coercitivo captan a sus participantes. Acciones como la denominación alfanumérica del grupo, el contrato escrito, la pulsera, la carta compromiso o simplemente la promesa verbal de compartir la “experiencia a otros” se asumen como rituales de bienvenida y mediante ellas se reconoce, se asegura y se compromete públicamente la pertenencia con el nuevo grupo. El manejo de las expectativas por parte de los enroladores constituye un factor esencial para la captación de nuevos miembros para los entrenamientos. Dichos mecanismos constituyen en realidad, técnicas derivadas del condicionamiento operante para el control del comportamiento a través de un eficiente contrato de contingencias.

La captación al principio debe ser atractiva, prometedora y generadora de altas expectativas, ya que implican una evaluación subjetiva de la probabilidad de alcanzar una meta concreta, y específicamente el enrolamiento apunta a la explotación tanto de expectativas de resultado como de expectativas de eficacia (Bandura, 1977). La captación parece estar dirigida explícitamente a personas vulnerables psicológicamente y por ello, la promesa de mayor gozo en los sucesivos niveles es esencial. Por otro lado, es notoria la presión psicológica que generan estos grupos por la cuota de enrolados que se les Besar los billetesexige a los participantes y al staff. En este sentido, se confirma la presencia permanente de una relación asimétrica constituida por la autoridad y la obediencia.

En relación a la dinámica de trabajo, está diseñada para originar un profundo cambio de pensamientos, creencias y conductas. Debe señalarse que, la persuasión coercitiva generada destruye el sistema de creencias, las reemplaza por las del programa y gradualmente crean la percepción de que la existencia de los participantes hasta ese momento ha sido banal e improductiva. Las actitudes mostradas por parte del coach resultan fundamentales para la dinámica grupal. Dichas actitudes son disonantes y pueden oscilar del encanto superficial y la demostración de empatía e interés hacia los participantes hasta la denostación y la ejecución de conductas despóticas, autoritarias e insultantes. Debe ponerse especial atención en dichos “entrenamientos”, al control del ambiente mediante los cambios de temperatura, los espacios cerrados, el uso de la música, los horarios atípicos y extensos y un manejo confuso de las distancias personales como medios para influir emocionalmente, vulnerar lentamente los límites personales, disminuir los niveles de alerta y debilitar el pensamiento crítico. En esta dinámica, es indudable la presencia de varias técnicas descritas por Lifton (1989); aislamiento, fatiga física y mental, aumento de tensión en la habitación, incertidumbre, uso de argot específico y proceso de decognición.

La incorporación de los adeptos a los grupos sectarios debe iniciar haciéndoles sentir la noción de pertenencia a una “familia” y el principal instrumento para lograrlo es el lenguaje. Las analogías, las metáforas lúcidas, las fantasías guiadas usando sugestiones hipnóticas, el uso de un argot atractivo y fácil de entender, las narraciones, las historias de vida y ciertas expresiones lingüísticas cargadas con especiales connotaciones emocionales que, junto con rituales afectivos y debilitamiento psicofísico sutil, crean la atmósfera ideal para la eliminación de resistencias y preparan el terreno para el adoctrinamiento pleno. Algunos grupos, agregan la ejecución de tareas monótonas y repetitivas, dramatizaciones, tareas vocales (canciones por subgrupos), técnicas de hiperventilación, cambios en la dieta, psicodramas y bailables que constituyen además de técnicas de persuasión coercitiva, verdaderos inductores de estados disociativos.

Como lo señala Lifton (1989), lo más destacado de la reforma del pensamiento es la influencia sobre las emociones, ya que representa el medio más eficiente para modificar las actitudes, identidad y personalidad de los participantes. Es común, por ello que, posterior a la culminación del primer nivel, se aprecie la activación emocional del gozo, “love bombing” o bombardeo de amor caracterizado por afectos desbordados, sonrisas, aceptación, aprobación, alabanza y contacto físico. Uno de los aspectos más preocupantes de este tipo de grupos es la constante violación de límites afectivos y erótico-sexuales. Una vez establecida la dependencia y la activación emocional de gozo (Lifton, 1989), el coach puede entonces aprovecharse de la intimidad de las relaciones establecidas y, por ello en el nivel dos y tres de estos talleres, la característica fundamental es la confrontación y la dilución de límites personales. ConvencimientoEn este caso, la combinación es perfecta; persuasión coercitiva mediante revelaciones íntimas, tendencias regresivas, vulnerabilidad y probables psicopatologías previas por parte de participantes, staff y coaches.

Respecto al papel del coach, su rol es complejo, pues alude invariablemente a una figura falaz, a la usurpación de profesión, al intrusismo disciplinario y a infinidad de sujetos sin formación ni entrenamiento psicológico, pedagógico y ético-moral para inducir, acompañar y monitorear procesos de cambio. Es común que no cuenten con experiencia laboral, tampoco han sometido a prueba investigativa sus rudimentarias hipótesis cognitivas y menos aún han reflexionado sobre las implicaciones éticas de las ideas que defienden con tanta vehemencia. Su peculiar liderazgo y modos operativos de coordinar el grupo implican una dinámica interpersonal donde siempre se posicionan en un lugar altamente ventajoso sobre los participantes. La infraestructura y modelo de negocios de estos grupos devela una obvia complicidad con empresas y personas claves para concretar sus entrenamientos tales como hoteles, empresas privadas e incluso profesionales de la salud mental.

El coach tiene la habilidad de ser camaleónico y versátil, puede moverse de posturas altruistas, salvadoras o expertas hacia actitudes confrontativas, sabias, simpáticas o seductoras. Todo ello, con el propósito de establecer un proceso de identificación, donde el coach no solo detecta las necesidades emocionales de los participantes, sino que además les permite proyectarse. Este proceso ha sido descrito por el psicoanálisis en fenómenos de transferencia-contratransferencia y por el enfoque humanista a través de los introyectos, es decir necesidades que buscan un objeto o sujeto con el que puedan reproducirse o resolverse. Cada vez que surjan pensamientos críticos y estados de disonancia cognitiva entre ideas previas de los participantes y los postulados que se están inoculando en grupos sectarios de este tipo, los signos de alarma se encenderán para el coach y staff y, recurrirán sin dudarlo a las más perversas estrategias coercitivas para hacer creer que los asistentes se están desviando de su doctrina, eliminar la disonancia y reafirmar la ideología del grupo para así recuperar así la congruencia cognitiva (Festinger, 1957).

En torno a las estrategias persuasivas usadas en los entrenamientos, encontramos que, no sólo deben “quebrar” emocionalmente a las personas, provocar reacciones catárticas y generar dominio mediante violencia simbólica. Ante todo, han de lograr que el sujeto sometido ni siquiera sea consciente de su sometimiento, además infantilizan a sus víctimas y abren las puertas al fanatismo. Las concepciones de causalidad radical que promueven los coaches, bloquean el juicio y actúan como un mecanismo cognitivo que impide que aquellos que buscan mejorar su estado emocional acudan a servicios profesionales de salud mental. No sólo se identifican rasgos sectarios en la dinámica grupal; el uso obsesivo y maniqueista de un argot es una de las técnicas de persuasión coercitiva y de conversión ideológica más efectivas. Apelan a neologismos, conceptos psicológicos fuera de contexto y con una carga afectiva reforzada por ejercicios vivenciales que se divulgan como experiencias superadoras de las terapias convencionales que despersonalizan al sujeto y socaba su pleno contacto con la realidad. Este código comunicacional patológico genera un efecto psicológico de “elegidos” en los participantes, los hace sentirse especiales, únicos y diferentes al resto, disminuyendo el contacto con la realidad y aumentando la dependencia al grupo sectario. Son muchas las palabras y expresiones que en estos grupos se usan, tales como: “Body de vida, estirarse, IMO, estás en tu nerd, estás en tu ser, procesados, mi experiencia de ti, bota negra, bota rojo, buscar el punto, te mando un 4, feedback, staff, dador-tomador, no al tengo; sí al requiero, nada es tu Festejo, acuerdo, si se puedeobligación; todo es una elección, ¿qué te estás generando?, si lo crees; lo creas, vampiros energéticos, no seas víctima”.

Otro elemento sectario presente en estos grupos es la confesión pública (Hassan, 1998, Lifton, 1989). Dichas sesiones de confesión, tienen un doble propósito; exponerse totalmente al grupo, profundizando su sentido de pertenencia al mismo y recopilar información valiosa para luego poderlos manipular y chantajear. La revelación pública de sus más íntimos secretos, incluye actos delictivos o criminales que permanecen en la más absoluta impunidad. Hay un momento en el adoctrinamiento sectario de estos grupos en la que los participantes pueden mostrar dificultades emocionales y cognitivas debidos a la persuasión coercitiva. No está clara la sucesión sintomática, pero nuestra investigación muestra que incluye cambios marcados de la conducta, ánimo y pensamiento; una modificación repentina de su sistema de valores, falsa mejora de su autoestima, el abandono de sus actividades habituales a nivel familiar, escolar y laboral y una verdadera disociación de la personalidad entre el grupo coercitivo y otros escenarios sociales. A estas alturas, en opinión de Langone (1994) y Perlado y Sagnier, (2006), el adepto está viviendo el clímax del proceso de adoctrinamiento sectario.

Es evidente que las estrategias de persuasión coercitiva perpetúan el control del coach sobre los participantes. Dichas estrategias generan un progresivo estado de confusión emocional, distorsión de pensamientos y paralización que dificultan que las personas abandonen la relación establecida con el grupo. La vulnerabilidad individual, fenómenos de indefensión aprendida (Seligman, 1983) y la avalancha de estrategias de trabajo individual y grupal de carácter vivencial que elevan sostenidamente la frágil autoestima de los participantes podrían explicar la tolerancia a las humillaciones proferidas por los coaches y la continuidad en los distintos niveles y la posibilidad de convertirse en “staff”. Singer y Lalich (1997) comparan a la persuasión coercitiva con un programa de modificación brusca de conducta. En estos grupos, se genera la adopción de una ideología que fomenta el relativismo moral, la causalidad radical y los sesgos cognitivos en la toma de decisiones.

Otras prácticas “vivenciales” vulgarizan el trabajo terapéutico, transgreden la dignidad humana y connotan a la humillación como una experiencia de vida necesaria para desarrollar el “potencial humano”. Personas incitadas a pasear semidesnudas por la calle, disfrazadas y maquilladas ridículamente, otras que permiten ser enterradas vivas, que los persuaden a caminar sobre las brasas o cristales rotos sin cortarse, que doblan barras de acero o rompen tablas de madera maciza con las manos son muestras de las dinámicas de manipulación psicológica que aseguran el adoctrinamiento y quizás, constituyan el preámbulo de un superficial guion de vida feliz, de la trampa del pensamiento positivo (Ehrenreich, 2011) y del triunfo de los algoritmos banales sobre la complejidad de disciplinas científicas.

 

V. Comentario final

 

CoachingNuestros hallazgos permiten afirmar que el coaching coercitivo es un sistema meramente lucrativo que no aporta ningún avance a la atención de procesos del desarrollo humano y tampoco genera evidencias de mejoría clínica para personas con alguna psicopatología. Así también, es patente que esta supuesta modalidad de coaching se ha divulgado y lamentablemente popularizado, sin considerar marcos clínicos ni éticos sobre la mente humana y peor aún; a mediano plazo parece generar un enorme y variado espectro de consecuencias psicopatológicas y psiquiátricas en sus exadeptos. Es claro que, las empresas de coaching coercitivo presentan irrefutables y peligrosos rasgos sectarios. Cada humillación o confrontación proferida a los usuarios de estos grupos constituyen recursos premeditados para intervenir autoritariamente en las cosmovisiones que tienen sus clientes.

Las evidencias de nuestra investigación, indican que las personas no son deliberadamente conscientes de los métodos de enrolamiento y adoctrinamiento a las que están siendo sometidas y que, finalmente, modifican sus creencias y conductas. El coaching coercitivo puede jactarse de conquistar la mente de sus adeptos y de orillar a la Psicología actual a abandonar la búsqueda de grandes teorías al estilo clásico de la ciencia y ha entrado en el mundo postmodernista de la aceptación de respuestas parciales u obscuras a muchas de sus preguntas fundamentales, ejemplo de ello son las modalidades y tipos de coaching.

La mayoría de los adeptos al coaching coercitivo no lo saben, pero se han metido justo en la puerta contraria. Han decidido contribuir a las fortunas económicas de mercenarios sin escrúpulos a costa de la prostitución de un falso humanismo en donde lo único que importa es enrolar a más víctimas a la industrialización de la terapia. Esperamos que nuestra investigación contribuya al debate en torno a la evidencia empírica que demuestre la correlación entre los procesos de manipulación psicológica y los efectos perjudiciales que ésta produce en los individuos (Dittmann, 2002). La propia Asociación Americana de Psicología (1994) todavía argumenta que son necesarias más investigaciones que corroboren la relación causal entre manipulación psicológica y el posterior comportamiento individual de las personas inmersas en procesos de adoctrinamiento; nuestra expectativa es poder allanar un poco el camino.

 

Referencias:

 

American Psychiatric Association. (1994). DSM IV. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Washington: Ed. American Psychiatric Association.

Arendt, H. (1958). The Human Condition. Chicago: The Chicago University Press.

Bandura, A. (1977). Self-efficacy: Toward a uni fying theory of behavior change. Psychological Review. Vol. 84, No. 2, 191-215.

Cerezo, H; Calixto, J; Espinoza, M. (En prensa). La industrialización de la mente: Análisis psicosocial y neurobiológico del coaching coercitivo. Enviado para dictaminación a Universitas Psychologica: Panamerican Journal of Psychology.

Dittmann, M. (2002). Cults of hatred. Monitor on Psychology, 33(10), 30. Recuperado el 4 de octubre, 2015. Disponible en: http://www.apa.org/monitor//nov02/cults.html

Du, E; Chang, S. (2015) Neural components of altruistic punishment. Front Neurosci. 9:26. 1-25.

Ehrenreich, B. (2011). Sonríe o Muere. La trampa del pensamiento positivo. Barcelona: Editorial Turner.

Escudero Nafs, A. (2005). La persuasión coercitiva, modelo explicativo del mantenimiento de las mujeres en una situación de violencia de género: I: Las estrategias de la violencia. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, Madrid, n. 95.   Disponible en http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0211-57352005000300006&lng=es&nrm=iso

Festinger, L. (1957). A theory of cognitive dissonance. Stanford, CA: Stanford University Press.

Grant, A; Cavanagh, M. (2007). Coaching psychology: How did we get here and where are we going? InPsych, June, 6-9.

Hassan, S. (1998). Combatting Cult Mind Control. USA: Park Street Press.

Informativos.net. (2015). Entrevista a Miguel Perlado, experto en sectas. [Vídeo]. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=9Sy139C48oY

Langone, M. (1994). Investigación sobre los cultos destructivos. II Congreso Internacional sobre Grupos Totalitarios y Sectarismo. Barcelona, España.

Lifton, R. (1989). Thought Reform and the Psychology of Totalism: A Study of ‘Brainwashing’ in China. USA: The University of North Carolina Press.

Lifton, R. (1993). The protean self. Human resilence in an age of fragmentation. Chicago: Chicago University Press.

Parker, I. y Pavón-Cuéllar, D. (comps.). (2013). Lacan, Discurso, Acontecimiento: Nuevos Análisis de la Indeterminación Textual. Mexico D.F.: Plaza y Valdés.

Perlado, M; Sagnier, E. (2006). La violencia del sectarismo. Ponencia presentada en el XVII Congreso Internacional de la AIEMPR, Estrasburgo, Francia.

Seligman, M. (1983). Indefensión. Madrid: Ed. Debate.

Singer, M. (1995). Cults in our midst. USA: ‪Jossey-Bass Publishers.

Singer, M; Lalich, J. (2003). Las sectas entre nosotros. Barcelona: Gedisa.

Trujillo, H; Ramirez, J; Alonso, F. (2009). Indicios de persuasión coercitiva en el adoctrinamiento de terroristas yihadistas: hacia la radicalización violenta. Universitas Psychologica, 8(3), 721-736. Disponible en http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1657-92672009000300009&lng=en&tlng=es

Vicente, A; Berdullas, S; Castilla, C. (2012). Coaching Psychology: Una subdisciplina psicológica emergente? Infocop, 56, 3-6. Disponible en: http://www.copc.org/documentos/files/coaching/coach.pdf

Walker S., McGlone, F. (2013) The Social Brain: neurobiological basis of affiliative behaviours and psychological well-being. Neuropeptides. 47: 379-393.

Zigmon M; Bloom, F; Landis, S; Roberts, J; Squire, L. (2000) Fundamental Neuroscience. Academic Press Section VII pages 1283-1566.

 

Autores:

  • Héctor Cerezo Huerta: Doctor en Psicología Educativa y del Desarrollo por la Universidad Nacional Autónoma de México. Profesor-Investigador del Departamento de Psicología y Formación Ética del Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla. Profesor-Instructor de Educación Continua de la Facultad de Estudios Superiores de Iztacala, UNAM. Twitter: @HectorCerezoH
  • Jaime Eduardo Calixto González: PostDoctorado en Fisiología Cerebral en la Universidad de Pittsburgh. Jefe del Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. SNI CONACyT nivel 1. Twitter: @ecalixto
  • Martín Espinoza Martínez: Psicólogo Clínico, Maestro en Psicoterapia Familiar y de Pareja por la Universidad Complutense de Madrid, España. Profesor de Cátedra del Departamento de Psicología y Formación Ética del Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla.

 

Los comentarios están cerrados.