Gibrán de Jesús Suárez Martínez es un estudiante inmerso en el mundo de los números, la música clásica y el rock alternativo. Cuando era niño, mientras sus amigos soñaban con ser astronautas, él deseaba ser físico. El año pasado ingresó a la Licenciatura en Matemáticas de la Universidad Veracruzana (UV) y a partir de agosto próximo también cursará la de Física. En sus palabras, la UV es “bastante buena, hay muy buenos maestros, en ella cumplo mis sueños, ha cambiado mi historia de vida”.

Entre risas rememoró: “Así como muchos otros niños querían ser astronautas, yo quería ser físico. Mi papá me explicaba lo que sucedía fuera del planeta y eso me llamó mucho la atención desde pequeño”.

Gibrán acaba de concluir el tercer bloque de la Licenciatura en Matemáticas en el campus Xalapa y decidió que era el momento para estudiar dos programas educativos que se relacionan y son indispensables en sus metas profesionales a mediano plazo.

Obtuvo el promedio más alto en el Examen Nacional de Ingreso a la Educación Superior para la Licenciatura en Física, lo que previamente no le implicó mayor esfuerzo que concentrarse y dedicar tiempo a estudiar las áreas con las que tiene poca familiaridad, como el español.

Aunque nadie en su familia se ha dedicado a estudiar alguna disciplina científica, relató que fue su maestra de matemáticas en la preparatoria quien lo motivó a que se integrara a esta casa de estudios. Ya inmerso en el Área Técnica y dada la cercanía de las facultades de Matemáticas y Física, se sintió motivado a cursar ambas licenciaturas.

 “Me parece interesante que poca gente conozca ciencias como la física y las matemáticas. El problema empieza desde pequeños. Desde la primaria toda la gente se queja de las matemáticas, pero se debe a que tanto los maestros que no las enseñan bien, como nuestros papás no tuvieron una buena formación, lo cual está súper mal.

”Aquí en la UV hay muy buenos maestros de matemáticas y cualquier egresado de la Facultad podría ser un buen maestro de primaria, secundaria y preparatoria. Ellos enseñarían que todo es muy sencillo.”

La familia de Gibrán se muestra alegre del interés que ha mostrado por las ciencias, sin embargo le recomiendan que tenga mucho cuidado, pues estudiar dos carreras de manera simultánea no es algo sencillo.

“Considero que son carreras similares, espero no tener problemas por haberlas elegido”, expresó muy seguro de sí y enfatizó: “Me emociona ser universitario, es bonito el ambiente. En la preparatoria sólo convives con personas de tu edad, y ahora no. Hay una relación más estrecha entre los maestros y los alumnos. Los alumnos no son de las mismas edades.”

A Gibrán la UV le ha cambiado su historia de vida. Pasó de compartir las mismas historias con sus compañeros de escuela a conocer otros mundos: “Vivíamos en las mismas calles y jugábamos lo mismo, ahora hay gente que no es de Xalapa y te comunican otro tipo de cosas, vivieron otro tipo de cosas y eso me enriquece, me emociona, eso es conocer nuevas personas”.

Hay dos disciplinas más que Gibrán planea entretejer en su formación: la música y la psicología. En algún momento quiso estudiar piano, “pero no se pudo”. El no tener el instrumento en casa, ni la formación musical necesaria, fueron los principales obstáculos –aunque eso no le impidió aprender a tocarlo de manera autodidacta.

“Me gusta la psicología, cómo funciona el cerebro; las matemáticas y la música son procesos globales del cerebro. Necesitas tanto el hemisferio izquierdo como el derecho porque en ese puenteo está el origen de la creatividad.”

Gibrán va más allá de sus dos programas de licenciatura. Una vez cursadas Física y Matemáticas le gustaría especializarse en mecánica ondulatoria, que va de la mano con la música.

En sus tiempos libres dedica tiempo al deporte y entretenimiento: Patina por el corredor de Los Lagos y le gusta escuchar rock progresivo, alternativo y la música clásica. Pero el hecho de que a partir de agosto próximo tenga la responsabilidad de cursar dos programas educativos no es sinónimo de perder su espacio de recreación, por el contrario, aclaró.

“Para mí las carreras no son pesadas, porque es algo que me gusta muchísimo, entonces el estudio no es algo pesado, es algo que hago por gusto. Mucha gente se queja de sus carreras, que no les da tiempo, que sus exámenes son difíciles, yo estudio por mi cuenta, no cada vez que tengo examen, hago mis tareas, intento comer a mis horas. Administro bien mi tiempo.”

A manera de conclusión el estudiante compartió: “La UV me ha parecido bastante buena. Nos hacen falta salones, pero las clases son lo importante, son muy buenas. Me gusta bastante la experiencia que he vivido hasta hoy”.

Deja un comentario