Clara Luz Valiente Sánchez y Jaime Alejandro Figueroa Martínez, egresados de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Veracruzana (UV), coordinan la obra de la Clínica DIF para la Mujer que se construye en esta ciudad.

El proyecto que se dio a partir de la vinculación que la UV estableció con el DIF, que pidió la colaboración con la máxima casa de estudios para la realización de la obra. Clara y Jaime fueron los ganadores del concurso que se llevó a cabo dentro de la Facultad: de un total de siete equipos participantes, el suyo, que se llama Anagrama, resultó seleccionado.

Asesorados por el académico Pablo Mora, los egresados empezaron la obra civil a finales de noviembre de 2012, misma que en la actualidad registra 60 por ciento de avance. Los universitarios comentaron que la vinculación no sólo se dio con Arquitectura, pues también las facultades de Medicina y Enfermería participaron en el diseño del programa arquitectónico.

A partir de esta colaboración multidisciplinaria en el programa arquitectónico se decidieron los espacios con los que contará la clínica: medicina preventiva, posparto, consultorios ginecológicos y un salón de usos múltiples donde alumnos de la Universidad podrán hacer sus prácticas teniendo más oportunidad de vinculación en sus respectivas áreas.

Valiente Sánchez y Figueroa Martínez explicaron que el diseño de la clínica está inspirado en la obra renacentista de María Magnífica de Sandro Botticelli (1481). “Fue la principal idea que sustraíamos y todo lo vertimos en esta única planta donde María da gracias a Dios de haber tenido un hijo. Entonces lo relacionamos con el tema de la mujer que va a dar luz y por eso elegimos esta pintura; a partir de ella hicimos esa analogía”.

Geométricamente se levantó la planta para que, vista desde el aire, el círculo perimetral encaje de manera perfecta en la pintura. Agregaron que todo el trazo geométrico de la composición arquitectónica la dieron los mismos elementos de la pintura, como María y los ángeles que tenía a su alrededor. “Todos éstos se tradujeron en espacios de la obra”, comentó Clara Luz.

Asimismo, revelaron que es una obra que resuelve problemas tanto de sustentabilidad básica como de ahorro de energía, y se construye con mano de obra regional. Detallaron que pretendieron que el edificio no fuera ostentoso, para que la gente no se sintiera intimidada al visitarlo; por el contrario, esperan que al ingresar a éste se sientan cobijados.

“La idea responde a la identidad de la zona ya que el DIF atiende a la población más vulnerable y al tener un edificio no ostentoso, con una forma básica y cálida, buscamos que se sientan en casa.”

Otros conceptos integrados en el diseño son los volúmenes ciegos, los cuales permiten cierta privacidad que es necesaria para determinados consultorios, como los de exploración. En este caso las transparencias se trabajaron en los pasillos para aprovechar toda la luz del día y así ahorrar energía, comentaron.

“Con todos los efectos del cambio climático te tienes que alinear a la estrategia de sustentabilidad. Nosotros lo hacemos de una manera más básica, no usamos grandes detalles pero diferentes espacios tienen la virtud de dejar que la luz entre a través de domos que iluminan el edificio.

Además implementaron sistemas constructivos tradicionales, gracias a los cuales se disminuyeron los costos, pues no se necesita mano de obra especializada y todos los materiales se consiguen fácilmente, agregó Jaime Alejandro.

         Tanto él como Clara Luz destacaron la importancia de la vinculación: “Gracias a ésta, nosotros como estudiantes nos damos cuenta de la realidad porque una cosa es el trabajo de aula, escuchar la teoría de los catedráticos, pero estar de frente con la realidad nos ayuda a madurar humana y profesionalmente”, expresaron.

Para ellos, los lazos institucionales establecidos entre la UV, el ayuntamiento de Orizaba y el DIF enriquecen los objetivos que tiene esta casa de estudios.

“Ver los resultados y la ejecución de la obra hace sentir real la vinculación. Como egresados vemos la oportunidad de ingresar al campo laboral, demostrar a la sociedad que podemos crear este espacio, que se puede retribuir lo que nos dio, que es la escuela pública”, concluyeron.

Deja una respuesta