Busto a Ramón de la Fuente Muñiz

Busto a Ramón de la Fuente Muñiz


Es la obligación de cualquier médico ser culto, pero esto no basta, se tiene que retomar el sentido humanista en la medicina, el cual fue uno de los mayores legados de mi padre, dijo Juan Ramón de la Fuente, exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), durante el XI aniversario luctuoso de su padre, el doctor Ramón de la Fuente Muñiz que se realizó ayer en el Instituto Nacional de Psiquiatría que lleva su nombre.

 

“Me preocupa ver en nuestro campo de la psiquiatría, en la psicología y en las disciplinas afines a la medicina, que el globo de la calidad en la enseñanza que estamos impartiendo, en lugar de elevarse, está perdiendo altura, creo que urge retomar la materia de la psicología médica y volver a implantarla en el plan de estudios de la carrera de medicina, esta sería una buena forma de honrar la memoria de mi padre.

 

“Es y ha sido a través de la psicología médica, que cientos de miles de médicos en México y toda América Latina entendieron el enfoque humanístico de la medicina. Eliminamos esa materia y destruimos la posibilidad de que los estudiantes entiendan que más allá de lidiar con un organismo enfermo con alteraciones moleculares, tratan con una persona que tiene nombre y apellido (…) La ciencia no está reñida con el humanismo, pero para ser médico no basta con la enorme simplonería –en mi opinión– de ser cultos”, expresó el también expresidente de la Academia Nacional de Medicina de México.

 

Durante la ceremonia, el doctor De la Fuente, integrante del Sistema Nacional de Investigadores, expuso que otra gran vertiente de su padre fue la docencia, “por eso sus clases todos los sábados durante más de medio siglo se llenaban y él veía en la enseñanza el único mecanismo capaz de darle continuidad a las ideas, emociones, proyectos y a las instituciones. El mensaje es contundente, no hay otro mecanismo más eficiente que el formar nuevas generaciones en el rigor de la ciencia, en la disciplina y en el amor a la medicina, porque son las generaciones subsecuentes las que habrán o no de darle continuidad y vigencia a esos legados”.

 

En entrevista para el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, la directora del Instituto Nacional de Psiquiatría, María Elena Medina Mora, señaló que una gran parte de la comunidad científica está de acuerdo con que se retome desde la universidad, la psicología médica, materia que tenía que ver con la relación médico-paciente.

 

“Una de las partes más importante del pensamiento del doctor Ramón de la Fuente Muñiz era la relación médico-paciente (…) Si bien ahora hay muchos más medicamentos que no había cuando él empezó, sigue siendo el médico y su relación con el paciente lo que realmente lo sana. Es esa capacidad que desarrollan los médicos de entender desde otra perspectiva las señales de la enfermedad, porque la misma patología les hace a los pacientes tener dificultad de comunicarse, la medicina no se puede olvidar de esta interacción tan benéfica entre el médico y el enfermo”, dijo Medina Mora.

 

En el XI aniversario luctuoso del renombrado médico, asistió el secretario de Salud, José Narro Robles, quien lo recordó como una persona “que tenía un don de gente inigualable, siempre estaba preocupado por los demás y por supuesto, defendía con toda su inteligencia a los enfermos mentales.