Requiere obesidad en México verdaderas medidas: UAM


El panorama de la obesidad en México es delicado, pese a ello el presupuesto asignado por la Secretaría de Salud para el 2014 se redujo a 70 millones de pesos argumentando la disminución del problema, sin embargo, no hay datos o evidencias que indiquen que las políticas de salud del Gobierno Federal contribuyen a la disminución del problema, señaló el maestro Rafael Díaz García, Director de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Durante su participación en el Congreso Internacional Universitario de Promoción de la Salud: alimentación y estilos de vida para la prevención de la obesidad y la diabetes 2014, el investigador señaló que para enfrentar esta situación se requieren de verdaderas medidas, ya que hasta el momento poco han ayudado las acciones del Gobierno Federal, pues se estima que para el año 2020 se requerirán más de 101 mil millones de pesos para atenderlo.

Es necesario, dijo, entender que el problema de la obesidad desde el punto de vista macro involucra diversos patrones dominantes de desarrollo socioeconómico, es decir, los que tienen que ver con la economía, los medios, las formas de desarrollo de infraestructura y la industria; todo ello en un intercambio globalizado de distribución, producción e incremento imparable de la disponibilidad de alimentos y bebidas, que lleva a cambios importantes en la alimentación de la población.

Los ambientes micro obesogénicos tienen que ver con el hogar y la escuela, lugares donde muchos de los estudiantes adquieren los alimentos que hoy en día son causa del gran problema de la obesidad.

Es necesario realizar verdaderas medidas como modificar los malos hábitos de alimentación de la población, apoyar con la venta de productos nutritivos a bajo costo, regular los productos desde el punto de vista sanitario y tomar medidas en el ámbito escolar referente a la regulación de los comedores de las instituciones educativas.

La población debe tener mayor acceso a la información, la promoción de la actividad física en espacios seguros y lo más importante, que los promotores de la salud sean personas capacitadas. Para ello, las universidades deben ser el espacio ideal para educar y orientar, preparando profesionistas en instituciones serias, pues hay más de 250 escuelas de nutrición en el país, pero muchas de ellas de dudosa calidad.

Se presume que los problemas del sobrepeso y la obesidad están disminuyendo, sin embargo, es uno de los tres más importantes a nivel mundial, concluyó.

Deja una respuesta