El 21 de septiembre debería ser un día sin conflictos bélicos en el mundo, al ser el Día Internacional de la Paz.

“Son muchas las personas que hoy están sufriendo la brutalidad de belicistas y terroristas” en el mundo, por los conflictos armados que existen, apuntó Ban Ki-moon, Secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en su mensaje conmemorativo.

La celebración de este año se dedica a la conmemoración del 30º aniversario de la Declaración de la Asamblea General sobre el Derecho de los Pueblos a la Paz, en la cual se reconoce que la promoción de la paz es esencial para el pleno disfrute de todos los derechos humanos.

Por el carácter de esta celebración, la ONU considera que este Día brinda la oportunidad de reafirmar su compromiso con los propósitos y principios sobre los que se fundó la Organización.

El Día Internacional de la Paz fue establecido en 1981 por la resolución 36/67 de la Asamblea General, para que coincidiera con la sesión de apertura de la misma, que se celebra anualmente el tercer martes de septiembre. El Día de la Paz se conmemoró por primera vez en septiembre de 1982.

En 2001, la Asamblea General aprobó por unanimidad la resolución 55/282, que estableció el 21 de septiembre como un día de cesación del fuego y de no violencia a nivel mundial. En razón de esto, la ONU invita a todas las naciones y pueblos a que cumplan una cesación de hostilidades durante todo ese Día y a que también lo celebren mediante la educación y la sensibilización del público sobre todos los temas relacionados con la paz.

“Pedimos a los combatientes que depongan las armas para que todos puedan respirar el aire de la paz”, apuntó Ban Ki-moon, quien también refirió que “La paz y la seguridad son fundamentos esenciales del progreso social y el desarrollo sostenible”.

“Debemos apagar las llamas del extremismo y combatir las causas profundas de los conflictos”, dijo, para enseguida enumerar que “la paz es un largo camino que hemos de recorrer juntos – paso a paso, a partir de hoy” y pedir a todos reflexionar sobre la paz y lo que significa para “nuestra familia humana”.

“Guardémosla en nuestro corazón y en nuestra mente y cuidémosla con ternura para que pueda crecer y florecer”, puntualizó.

Deja un comentario