Agustín Acosta Lagunes, ex gobernador del estado de Veracruz, fue uno de los más importantes impulsores del arte y la cultura veracruzana, tanto de la época precolombina como contemporánea, expresó Sara Ladrón de Guevara, rectora de la Universidad Veracruzana (UV), durante el discurso que ofreciera a nombre de la familia Acosta Azcón, con motivo del tercer aniversario luctuoso del estadista.

El evento, que fue presidido por el gobernador del estado Javier Duarte de Ochoa, tuvo lugar la tarde del viernes 2 de mayo, en la ex Hacienda El Lencero. También asistieron Esperanza Azcón viuda de Acosta, su hijo Agustín Acosta Azcón, sus nietos, amigos y colaboradores del ex gobernador.

La Rectora de la máxima casa de estudios de Veracruz, dijo que Acosta Lagunes siempre mostró un especial interés por rescatar, preservar, enriquecer y humanizar el pasado precolombino de la entidad y del país. Ejemplo de ello son la compra y restauración del museo ex Hacienda El Lencero, que el Museo de Arte del estado de Veracruz, ubicado en Orizaba­, albergue una parte de la obra pictórica de Diego Rivera, y en especial la reedificación del Museo de Antropología de Xalapa (MAX).

“No es gratuito que el homenaje luctuoso que hoy le rendimos al ex gobernador se realice en este histórico escenario, el hoy museo ex Hacienda El Lencero, que le debe mucho al interés de Acosta Lagunes que en 1981 ordenó al Gobierno del Estado adquirir una parte de la ex hacienda y que se restaurara la casa principal”, mencionó.

Recordó que en 1983, el ex gobernador le encargó al arqueólogo Adolfo Medellín, fundador del MAX y entonces director del mismo, recogiera en un libro las obras maestras del museo, volumen que tuvo un tiraje de cinco mil ejemplares.

Ladrón de Guevara externó que ­tal vez­ la mayor herencia artística y cultural que dejó Agustín Acosta Lagunes fue la reedificación del MAX, y agregó que fue en 1984 cuando instruyó al arquitecto norteamericano Raymond Gómez, de la compañía Edward Durrell & Stone, elaborar los planos de lo que sería el nuevo recinto del museo, espacio que tendría una superficie de casi 12 mil metros cuadrados.

“La labor arquitectónica comenzó el 11 de junio de ese año, y el nuevo museo, el ahora MAX, fue inaugurado el 30 de octubre de 1986. A lo largo de esos 15 meses, Acosta Lagunes le dio seguimiento personalísimo a todas y cada una de las etapas del proceso”, narró.

Desde la inauguración del MAX por el ex gobernador Agustín Acosta Lagunes, este reciento es considerado el segundo en importancia y género en México y América Latina; además en 1992 el proyecto arquitectónico recibió el National Lansky Award, concedido por el gobierno de Estados Unidos de Norteamérica, y en el 2000 el Premio de Arquitectura del Paisaje, otorgado por la Sociedad de Arquitectos de México.

Por todo lo anterior, en 2006 la UV otorgó a Agustín Acosta Lagunes la Medalla del Museo de Antropología de Xalapa, por su visión clara, por propiciar que el recinto se mantuviera como entidad universitaria y porque esta casa de estudios gracias a este legado ha consolidado el resguardo, la investigación y la difusión de nuestro pasado precolombino.

La Rectora finalizó su participación al hacer alusión a la frase que da la bienvenida a los visitantes al MAX: “Mexicano detente, ésta es la raíz de tu historia, tu cuna y tu altar. Oirás la voz silenciosa de la cultura más antigua de México, tal vez de la civilización madre de nuestro continente. Los olmecas convirtieron la lluvia en cosechas, el sol en calendario, la piedra en escultura, el algodón en telas, las peregrinaciones en comercio, los montículos en tronos, los jaguares en religión, y los hombres en dioses”.

En tanto, Alberto Silva Ramos, coordinador general de Comunicación Social del gobierno del estado, destacó que desarrollo, progreso y empleo fueron los conceptos que imprimieron su administración.

A lo largo de diversas anécdotas que relató a los presentes, dijo que la esencia de su gobierno siempre fue tender puentes que fueran aprovechados por las futuras generaciones.

“Pero don Agustín no sólo proyectó la construcción de puentes que permiten el tránsito de los vehículos y las personas, también construyó un puente con el futuro, lo que permite a los actuales gobernantes aprender de sus enseñanzas”, puntualizó.

A la ceremonia luctuosa también asistieron Anilú Ingram Vallines, presidenta de la mesa directiva del Congreso Local; Alberto Sosa Hernández, presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Estado; Daniel Olmos García, presidente municipal de Emiliano Zapata; Américo Zúñiga Martínez, presidente municipal de Xalapa; Carlos Ernesto Hernández Hernández, diputado local; María del Pilar Ortiz de Collado, presidenta del Patronato de la ex Hacienda de El Lencero; Alejandro Carrillo Castro, presidente de la Fundación Alemán y representante de Miguel Alemán Velasco, ex gobernador; Manuel Collado, presidente honorario del Patronato de la ex Hacienda El Lencero; Dante Delgado, ex gobernador del estado, e integrantes del gabinete del gobierno del estado.

Deja un comentario