“La diversidad es inherente a las sociedades humanas y ha estado siempre ahí, es la inscripción humana al mundo, es la realidad. En pleno siglo XXI tenemos sociedades altamente interculturales y multilingües, las comunidades indígenas han migrado a las ciudades y en éstas podemos encontrar hablantes indígenas e integrantes de otras culturas extranjeras”, explicó Javier López Sánchez, director general del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI).

Los indígenas no han tenido el lugar que se merecen en la academia y en la vida social, no obstante son la base y el origen de la misma, aseguró por su parte Fernando Santiago Vázquez, académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana (UV), al presentar la conferencia “Diversidad cultural y lingüística. Derechos lingüísticos y políticas públicas”, impartida por Javier López Sánchez, como parte de las actividades del seminario Sistema Jurídico Indígena.

Fernando Santiago, quien también es coordinador del Seminario Sistema Jurídico Indígena, destacó la labor de rescate y fomento de las lenguas y tradiciones indígenas que ha realizado López Sánchez a lo largo de su trayectoria.

“Esta labor no debe ser de unos cuantos, todos debemos proteger la diversidad y el derecho que todos tenemos a ser distintos, a ser escuchados y a hacer valer nuestros derechos fundamentales, por ello es necesario seguir defendiendo los derechos fundamentales indígenas. En este tema la UV es forjadora de diálogo y reflexión, cosa que debemos aprovechar los universitarios.”

Por su parte, López Sánchez destacó que el asunto está en repensar el papel de la academia y el objeto de estudio de la antropología, “hay que repensar a los otros”, dijo citando al director de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI), Gunther Dietz.

Según datos del INEGI de 2010, enfatizó, existen 16 millones de personas que se adscriben como indígenas en México, estos resultados se obtuvieron gracias al interés del INALI en colaborar con el INEGI y generar lo que se llamó el censo étnico, esta población creció seis millones del censo de 2005 al de 2010 por la forma de preguntar y acceder a la población indígena, que por diversas razones niega su identidad indígena y lingüística.

Esto es producto de las políticas homogenizadoras que enfatizan la idea de un solo Estado, una sola nación, una sola lengua, una sola cultura, políticas que llevan a la extinción de todo aquello diferente y que pueda ser considerado como un lastre para esta política unificadora.

“Estas políticas monoculturales nos han llevado a la implementación de cuatro conceptos que yo acuño: el primero, el filosoficidio, esto es, la muerte de otras filosofías y otras formas de pensar. Por ello la importancia del trabajo universitario, para combatir estas perspectivas homogenizadoras.

”El segundo sería el axiologicidio, es decir, la muerte de otros valores; en el caso de los pueblos indígenas hablo de cosas como la reciprocidad y la colectividad. En tercer lugar podemos encontrar que también hay un epistemicidio, o sea, la muerte de otras lógicas de construcción del conocimiento en aras de la unicidad, de la monotonía cultural y lingüística.

”Finalmente podemos decir que hay un lingüicidio, y con todo esto ha habido procesos fuertes de etnocidio.”

El caso de las lenguas, dijo, es muy alarmante porque existen muchas lenguas indígenas en México que están en peligro de extinción, producto de estas políticas; entonces el papel de los antropólogos es enfocarse en la revitalización de las lenguas y la defensa de los derechos indígenas, concluyó.

Cabe mencionar que Javier López Sánchez es especialista en materia de derechos indígenas y lingüísticos, por lo cual ha sido reconocido por su colaboración con la Organización Nacional de las Naciones Unidas, la Asociación Mexicana de Lingüística Aplicada, la Honorable Academia Mundial de Educación, el Parlamento Mundial de Educación, la UNESCO y la Asociación de Rectores de la República Argentina; además ha sido condecorado con el título de Doctor Honoris Causa Summa Cum Laude por la Honorable Academia Mundial de Educación.

Deja un comentario