El ex rector de la Universidad Veracruzana (UV), Roberto Bravo Garzón (1934-2012), es uno de los principales transformadores de nuestra tierra, hombre ilustre, inscrito en el catálogo de veracruzanos pilares de nuestra identidad, expresó el gobernador Javier Duarte de Ochoa, al participar en el homenaje que le rindió la comunidad universitaria, encabezada por su rector, Raúl Arias Lovillo.

         Ante la presencia de hijos y nietos de Roberto Bravo, funcionarios de la UV, gobierno del estado y municipio de Xalapa, así como académicos y estudiantes reunidos en la explanada de la Facultad de Economía –que el homenajeado fundó–, Javier Duarte dijo que su gobierno sigue su ejemplo al fortalecer el sistema educativo para avanzar hacia una economía fundada en el conocimiento.

         Reconoció que los logros obtenidos por la UV aportan al desarrollo del estado y el país, y que a partir de hombres como Bravo Garzón Veracruz ha consolidado su camino hacia el progreso. Asentó: “Un pueblo que honra la memoria de sus notables conoce su destino”, por ello el Gobierno de Veracruz honra la memoria de Roberto Bravo, que contribuyó a la formación de universitarios con profunda vocación humanista.

En tanto, Raúl Arias dijo que los universitarios recuerdan, a un año de su fallecimiento, a uno de los grandes artífices de la modernización y expansión de la UV, ya que fue él quien hizo posible la descentralización al impulsar la creación de los campus universitarios que están a todo lo largo de nuestra entidad.

“La comunidad universitaria le debe a Bravo Garzón algunas de las páginas más brillantes de nuestra actividad de las últimas cuatro décadas. Sin su visión y capacidad para volver realidad tantos proyectos por mejorar la calidad educativa, la UV no se encontraría en el sitio destacado en que se encuentra ahora en el plano internacional y tampoco estaría cosechando tantos reconocimientos”, expresó.

Arias Lovillo aseguró que sin Bravo Garzón la UV no tendría la trayectoria cultural y artística tan amplia y consolidada que tiene ahora. En el recuento que hizo de su labor en esta área, mencionó la profesionalización de la Orquesta Sinfónica de Xalapa (calificada por Javier Duarte como la mejor del país), así como la creación de agrupaciones artísticas como la Orquesta Universitaria de Música Popular, de Salsa, el Ballet Folklórico y el Coro de la UV.

Laura Bravo, hija de Roberto Bravo, agradeció el apoyo que en innumerables ocasiones el Gobierno de Veracruz y el Rector ofrecieron a su papá y a su familia. A través de la lectura de una carta que ella le escribió en 1998 y la síntesis de la obra de teatro Viento sobre las aguas, autoría de Bravo Garzón, evidenció los ideales que su padre tenía y “la fuerza apasionada de su personalidad”.

En tanto, Arturo Bocardo Valle, director de la Facultad de Economía, consideró que la obra del homenajeado a través del tiempo adquirió dimensiones inconmensurables y sigue siendo espíritu de cambio. Aseguró a sus familiares que la comunidad universitaria mantendrá su empeño para conservar su esencia de creación y su filosofía de transformar a hombres y mujeres para crear una sociedad más justa y con mayor bienestar.

En el acto al que asistieron la presidenta municipal de Xalapa, Elizabeth Morales; el secretario de Educación, Adolfo Mota; el líder de la Fesapauv, Enrique Levet Gorozpe; los secretarios de la Rectoría y de Administración y Finanzas, Leticia Rodríguez Audirac y Víctor Aguilar Pizarro, respectivamente, se develaron el busto de Roberto Bravo y una placa alusiva de la fundación de la Facultad de Economía, en la que se le agradece su legado histórico.

Deja un comentario