Una galaxia formada en las primicias del universo, apenas unos 200 millones de años después del Big-Bang, pudo ser observada agracias al efecto “lupa” que generó un cúmulo estelar.

Los resultados de la investigación se publican en Nature, refiriendo de esta  galaxia que data de la reionización, una época del universo aún inexplorada (se encuentra fuera de la sensibilidad de la mayoría de los telescopios), pero cuyo conocimiento resulta esencial para trazar la historia cosmológica.

La enorme fuerza de gravedad de un cúmulo actúa como una

El hallazgo, realizado con los telescopios espaciales Hubble y Spitzer, ha sido posible gracias al efecto de lente gravitatoria producido por un cúmulo de galaxias situado en la trayectoria de la luz de MACS1149‐JD, la galaxia recién detectada, cuya luminosidad se vio magnificada.

«La mayor parte de los objetos de este tipo que se conocen son extremadamente débiles y no se puede decir mucho sobre ellos más allá de que existen. Sin embargo, la luz que nos llega de MACS1149‐JD está amplificada casi 15 veces por el efecto de lente gravitatoria del cúmulo que se encuentra en su camino y que actúa como una lupa cósmica”, señala uno de los autores, Txitxo Benítez, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA, CSIC).

Txitxo Benítez, es parte del equipo de científicos del CSIC y la Universidad del País Vasco que participan en el proyecto.

“Esto nos permitirá estudiarlo en detalle con otros telescopios y, por tanto, caracterizar las propiedades de las primeras galaxias que aparecieron después del Big Bang», añade el científico.

La observación del universo lejano implica adentrarse en su pasado: debido al tiempo que la luz tarda en alcanzar la Tierra, vemos el Sol cuando era ocho minutos más joven. Así, si la luz de una galaxia ha tardado 13.200 millones de años en llegar, estamos viéndola tal y como era en el universo primitivo (el universo tiene una edad estimada de 13.700 millones de años). Ese es el caso de MACS1149‐JD, una galaxia muy débil que se halla entre las galaxias conocidas más distantes.

El fin de la era oscura

“Calculamos que esta galaxia pudo formarse hace unos 13.500 millones de años, lo que la sitúa en una etapa verdaderamente interesante: se estima que las primeras estrellas surgieron entre los 100 y los 250 millones de años tras el Big Bang y que fueron las responsables de la reionización del medio interestelar, poniendo fin a la ‘era oscura’, explica el investigador Alberto Molino, también del IAA.

“La luz ultravioleta de aquellas primeras estrellas comenzó a ionizar los átomos de hidrógeno neutro que poblaban el universo (y que absorbían la radiación, de ahí la ‘era oscura’) y el universo fue, paulatinamente, haciéndose transparente a la radiación, es decir, observable”, añade el experto.

Este trabajo se enmarca en el proyecto CLASH (Cluster Lensing and Supernova survey With Hubble, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo principal reside en aportar luz sobre la materia y la energía oscuras. CLASH lleva a cabo un estudio en detalle de 25 cúmulos de galaxias. Uno de ellos, MACS J1149+2223, causante de la amplificación de la luz de MACS1149‐JD, constituye una de las lentes más poderosas conocidas.

Referencia bibliográfica:

Wei Zheng et al. “A magnified young galaxy from about 500 million years after the Big Bang. Nature, 20 de septiembre de 2012. DOI: 10.1038/nature1144

Deja una respuesta