Caspar Friedrich Wolff

Caspar Friedrich Wolff


Caspar Friedrich Wolff, quien es considerado como el Padre de la embriología moderna, nació el 18 de enero de 1733 en Berlín, donde comenzó sus estudios de medicina en el Colegio Médico-Quirúrgico.

Sostuvo, en contra de la “teoría de la preformación” o del homúnculo, imperante en la fisiología de la época, que algunos órganos especializados aparecían a partir de tejidos sin especializar, y aplicó el mismo principio a un animal en desarrollo, es decir, tejidos indiferenciados daban origen a los distintos órganos por eso aún hoy se denomina “Cuerpo de Wolff” a una forma temprana de riñón que precede al verdadero embrión de los animales. La teoría de la preformación sostenía que cada ser vivo se desarrollaba a partir de una miniatura exacta del adulto en el interior del esperma. El desarrollo del embrión no era más que un aumento de tamaño y engrosamiento de los órganos ya existentes por acumulación de alimentos.

También lleva su nombre (conducto de Wolff) el uréter primario de los vertebrados que, tras el proceso evolutivo de diferenciación de las gónadas, se convirtió en el canal genital masculino, ya que en las hembras, experimentó una regresión y no conserva ninguna función específica.

En 1755 se matriculó en la Universidad de Halle, donde se graduó y obtuvo su doctorado, a los 25 años, con su famosa tesis ‘Teoría de la generación’. En ella recuperaba la teoría de la Epigénesis defendida por Aristóteles y Harvey que sostiene que un individuo se desarrolla a partir de un zigoto o huevo fecundado.

En 1759 publicó Theoria generationis, obra que contiene los fundamentos de la moderna embriología. Contra el preformismo sostuvo, sobre la base de observaciones precisas, que en el embrión los diversos órganos se desarrollan a partir de un tejido inicialmente homogéneo e indiferenciado, y admitió que este proceso ocurre así en virtud de una fuerza esencial organizativa.

En 1761, durante la Guerra de los Siete años, Wolff fue llamado a filas como médico militar del ejército prusiano. Fue en esta época cuando inició sus investigaciones anatómicas.

Una vez licenciado, tuvo serias dificultades para reincorporarse a la vida académica. Concentró sus esfuerzos en la historia natural e impartió conferencias privadas de anatomía, fisiología y medicina. Finalmente, en 1767 y con ayuda del matemático Euler, quien propició que Catalina de Rusia lo invitara, se trasladó a San Petersburgo, obtuvo una cátedra de anatomía y fisiología en la Academia de las Ciencias de San Petersburgo, ciudad en la que permaneció durante el resto de su vida.

Ese mismo año presentó su obra ‘Formación del intestino’. y durante los siguientes veintisiete años publicó 31 memorias en las Actas de la Academia, entre ellas varias dedicadas a la investigación anatómica de los músculos del corazón y del tejido conectivo. Prestó especial atención al estudio de las monstruosidades humanas, que fueron recogidas en el gabinete anatómico de la Academia que Wolff dirigió.

Falleció el 22 de febrero de 1794 en San Petersburgo, Rusia.

Deja un comentario