Visión borrosa, pérdida de la vista- lightsource

Visión borrosa, pérdida de la vista- lightsource


El glaucoma, una enfermedad de los ojos, es llamado también “el ladrón silencioso de la visa”. A nivel mundial, esta enfermedad es la segunda causa de ceguera, después de las cataratas. Esto propició que se estableciera el 12 de marzo como el Día Mundial del Glaucoma, para llamar la atención sobre la enfermedad, causas y efectos.

Se calcula que hay más de 64 millones de personas que tienen la enfermedad en el mundo, pero de estas, más del 50% no lo saben, de éstos, 11 millones están en riesgo de sufrir ceguera bilateral; lo que conlleva a que cada año haya 2.5 millones de nuevos ciegos.

Para el año 2020, el 13% de la población ciega será de América Latina; el número de personas con glaucoma aumentará a 76 millones de personas, y para el 2040, 111 millones de personas con glaucoma y discapacidad visual en todo el mundo.

En México, del 2 al 4 % o más tienen o van a padecer de glaucoma.

Algunos factores que influyen para el desarrollo de esta enfermedad son:

  • Antecedentes familiares con glaucoma
  • La raza: los latinos somos más propensos al desarrollo, pero un poco menos que los africanos
  • Presión intraocular elevada
  • Edad avanzada
  • Miopía
  • Diabetes, hipertensión y otras enfermedades circulatorias
  • Fuerte golpe en el ojo
  • Migraña, puede provocar una falta de flujo sanguíneo
  • Uso de medicamentos inadecuados en el tratamiento de enfermedades de los ojos

La enfermedad surge a partir de aumentos patológicos de la presión intraocular, la falta de drenaje del humor acuoso y provoca la pérdida progresiva de las fibras nerviosas del nervio óptico. Tampoco existe una correlación exacta entre glaucoma y presión intraocular: algunas personas pueden desarrollar la enfermedad con presión intraocular de nivel considerado normal y, sin embargo, en otras ocasiones existen cifras altas sin que se produzca ninguna repercusión a nivel de los ojos.

En la mayoría de sus etapas, el glaucoma no presenta ningún síntoma y no causa dolor, lo que propicia que los afectados lo perciban hasta que está en un estado avanzado.

De hecho, más del 50% de las personas que tienen esta enfermedad no lo sabe, comúnmente los afectados mantienen su vista central, pero poco a poco van perdiendo su vista periférica, esto quiere decir que no perciben lo que tienen a su alrededor, comienzan a tropezarse con algunos objetos y por ello, creen equivocadamente que ya necesitan lentes.

Aunque el glaucoma es una enfermedad incurable, si se detecta en etapas tempranas, se puede iniciar un tratamiento oportuno y tomar las medidas necesarias para mantener, lo mejor posible, la visión y calidad de vida del paciente.

Entre las causas que generan este padecimiento crónico degenerativo se encuentran la diabetes, hipertensió, síndrome metabóico y aumento de peso.

Este mal se da por lo regular a partir de los 40 años, aparece repentinamente y afecta tanto a hombres como a mujeres.

El tratamiento puede ser a base de cirugía, láser o medicación, dependiendo de la gravedad del padecimiento aunque inicialmente puede recurrirse a la aplicación de gotas para los ojos para ayudar a controlar la presión.