Tomates modificados genéticamente

Tomates modificados genéticamente


El 18 de mayo de 1994 la Food and Drug Adminístration de los  Estados Unidos autorizó la comercialización del primer alimento con un gen «extraño»  el tomate Flavr-Savr; obtenido por la empresa Calgene Inc., de California, para el consumo humano directo.

Al día siguiente estos tomates fueron puestos a la venta, tras casi 10 años de Investigación, desarrollo y dificultades burocráticas para obtener los permisos correspondientes de las autoridades.

Las plantaciones se realizaron el otoño anterior en México, California y Florida y la recolección del producto se inició en marzo, lo que permitió tener listas las primeras transacciones comerciales al mismo tiempo que se daba la aprobación.

Los tomates transgénicos son presentados como un producto con una textura más firme y un periodo de vida de una semana más sobre las especies naturales, así como que sus características organolépticas resultan comparativamente mejoradas respecto a las de los tomates normales.

Los tomates transgénicos contiene dos nuevos genes: el Flavr Savr (del cual además toma su nombre comercial), que realmente es un antigén o gen antisentido con respecto al gen normal de la poligalacturonasa y un gen que codifica la síntesis de una proteína que confiere resistencia al antibiótico kanamicina, que es letal para las plantas normales de tomate.

Dos años más tarde el tomate tuvo que ser retirado, según sus desarrolladores, porque no tuvo la demanda esperada, según los detractores de los transgénicos, porque generó una piel blanda, un sabor extraño y cambios en su composición.