Miguel Flores, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV), ha descubierto en el estudio realizado para su tesis doctoral que la retina es capaz de metabolizar el alcohol, por lo que el consumo excesivo de este “podría causar daños en la visión”.

“La afectación que causa el alcoholismo en la retina no está descrita a día de hoy pero las evidencias científicas se acumulan. El equipo de investigadores de la UCV dirigido por el Dr. Francisco Javier Romero, con el que he llevado a cabo la tesis, ya había demostrado en animales lo que expongo en este estudio, pero ahora ya ha quedado probado en un tejido humano”, expone Flores.

El autor de la tesis, defendida en la Universidad Católica de Valencia, indica que las investigaciones a este respecto continuarán “para poder caracterizar la mencionada afectación de la retina de muchas más maneras, a fin de que esta pase a formar parte de la literatura científica”.

Flores parte en su estudio de la descripción del epitelio pigmentario de la retina, uno de los tejidos que forman parte de la capa que la envuelve. Este se encuentra en una “estrecha” relación con los fotorreceptores, las células de la retina capaces de absorber los fotones “que permiten transformar la energía de la luz en información visual en el cerebro. De ese modo, cualquier daño que pueda producirse en el epitelio afectará a los fotorreceptores y, por tanto, a la capacidad visual”.

Acerca de este punto, el investigador de la UCV recuerda que ya “existen muchos estudios sobre el epitelio pigmentario, a causa de enfermedades como la degeneración macular asociada a la edad o la retinopatía diabética que producen daño en este y, como consecuencia, conducen a la ceguera”.

“Elegimos para esta investigación el epitelio pigmentario, además de por su estrecha relación con los fotorreceptores, porque existe una unión directa con la coroides, la capa del ojo que le aporta la sangre. En este tejido se produce un transporte muy intenso de los nutrientes que están en la sangre, incluido el etanol, si se trata de un sujeto alcohólico”, ha señalado Flores.

DESCUBIERTAS EN LA RETINA LAS ENZIMAS QUE METABOLIZAN EL ALCOHOL

El Dr. Flores ha encontrado las tres enzimas principales para metabolizar el alcohol en este tejido (catalasa, la alcohol deshidrogenasa y el citocromo), y caracterizado el daño producido en la retina: “Un alto nivel de etanol en sangre produce que este llegue al tejido del epitelio pigmentario, al que va produciéndole progresivamente un daño. Los fotorreceptores se ven también afectados y, finalmente esto causa problemas a la visión”.

La tesis ha sido dirigida por el Dr. Romero, catedrático de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Valencia; y por el Dr. Jorge Barcia, profesor de la misma institución académica.

El tribunal ante el que Flores ha defendido su tesis ha estado compuesto, en primer lugar, por el profesor Jerónimo Forteza, catedrático de Anatomía Patológica de la Universidad Católica de Valencia y director del Instituto Valenciano de Patología, que ha actuado como presidente; por el profesor José Manuel García-Verdugo, catedrático de Biología Celular de la Universitat de València, que ha detentado el cargo de secretario del tribunal; y por la Dra. María Valeria Canto-Soler, profesora e investigadora de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, como vocal del mismo.

(Asociación RUVID)