El envejecimiento de la piel

El envejecimiento de la piel


Los avances científicos y la prevención en la salud han incrementado la esperanza de vida de la población mundial y de México. Las proyecciones del Consejo Nacional de la Población (Conapo) han pronosticado que para el año 2050, el 25% de los mexicanos será mayor a 65 años. Por ello, los estudios relacionados a la comprensión del proceso de envejecimiento ayudarán a prevenir el deterioro asociado al mismo, así como evitar o retardar algunas enfermedades asociadas a la edad como el cáncer, para así mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

 

Ya que el envejecimiento es un proceso biológico complejo e inevitable que se caracteriza por la pérdida o decaimiento de varias funciones bioquímicas, estructurales y fisiológicas de los organismos, así como la acumulación de diversos cambios en la expresión génica, Viridiana Yazmín González Puertos propuso estudiar “La importancia del fenotipo secretor asociado a la senescencia y la relación con el cáncer”, proyecto que fue reconocido con una de las cinco “Becas para Mujeres en la Ciencia L’Oréal–UNESCO-AMC” 2016, en el área de ciencias de la salud.

 

De acuerdo con la joven investigadora del Departamento en Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana- Iztapalapa, se ha reportado que con la edad disminuyen los factores que regulan el mantenimiento y la reparación del ADN, por lo que la acumulación de estos daños provocados a lo largo de la vida se asocia con la aparición de diversas enfermedades e incrementa la probabilidad de muerte.

 

Se sabe que el envejecimiento y la senescencia celular están íntimamente ligados. Se ha reportado que la presencia de células senescentes (CS) in vivo se incrementa con la edad. “La senescencia celular se describió por primera vez por Hayflick y Moorehead en 1961 como la etapa en donde las células alcanzan su límite de capacidad proliferativa, es decir, la edad a la que las células dejan de dividirse. Cuando esta detención en la proliferación se induce por el acortamiento y/o pérdida de la función telomérica se conoce como senescencia replicativa (SR)”.

 

La investigación

El trabajo de investigación de González Puertos se desarrollará con una línea celular que se llama WI-38, son células de fibroblastos de pulmón humano, “y a estas células se les va a inducir senescencia celular, cabe señalar que de forma natural las células dejan de proliferar en algún momento, pero siguen vivas realizando procesos metabólicos pero desregularizados”.

 

Se ha visto, abundó la científica, que en organismos viejos hay una mayor cantidad de células senescentes, “entonces lo que nosotros vamos a hacer es seleccionar algunas células y dejarlas para que de manera natural lleguen a este proceso y a otras vamos se les va inducir esta senescencia de dos formas diferentes”.

 

Estas células senescentes, además de que dejan de proliferar y que están desreguladas, tienen otra característica muy importante: empiezan a secretar sustancias hacia el medio, y esto que secretan modifica el microambiente el cual puede tener diferentes respuestas.

 

“Lo que voy a hacer es estudiar si esto que están secretando al medio -conocido como el Fenotipo Secretor Asociado a la Senescencia (SASP)- puede favorecer o inhibir, por ejemplo, el desarrollo del cáncer. Parte del experimento también consiste en ver cuál es la respuesta en células de tejido mamario humano al agregarles SASP de las células senescentes.

Destacó que una vez que reciba los recursos económicos por concepto de la Beca pedirá las líneas celulares que necesitará para su estudio, lo cual tarda un poco por los trámites aduanales, pero una vez superada la gestión la experimentación llevará un año aproximadamente.

 

De comprobarse la hipótesis, se podría conocer un poco más acerca de la senescencia y así tratar por lo menos de encontrar algunos marcadores que podrían funcionar para buscar en algún momento, en la ciencia aplicada, algún marcador -dependiendo de las proteínas que encuentre o los factores que están modificando- que pronostique  el  cáncer en etapas tempranas, esa es la idea, destacó la investigadora.

 

“Me parece muy importante que existan este tipo de becas, y me siento muy afortunada y agradecida, ya que al ser joven es complicado conseguir financiamiento para llevar a cabo estudios de este tipo. Esto me abre muchas puertas, es algo que me gusta y es una gran oportunidad”, indicó.

Los comentarios están cerrados.