El LHC se vuelve a poner en marcha

Recreación artística del túnel del LHC / Dominguez, Daniel; Brice, Maximilien / CERN


Instalado en la frontera entre Francia y Suiza, con sus 27 kilómetros de extensión, se pone en marcha el 10 de septiembre de 2008, el Gran Colisionador de Hadrones (en inglés Large Hadron Collider, LHC), con el que se busca, entre otros experimentos, recrear las condiciones que se dieron tras el Big Bang, la explosión que dio origen al Universo.

Considerado el experimento científico más ambicioso de la historia, el LHC intenta identificar con total certeza los ladrillos fundamentales con que se construyeron las estrellas, los planetas y hasta los seres humanos.

Su funcionamiento se sustenta en un sistema de tres anillos, los cuales tienen tienen cuatro detectores que son: “Alice” que estudiará el estado de la materia que se produjo instantes después del Bing Bang; “Atlas” es el Centro de Control del Experimento, que analizará todas las partículas resultantes de la colisión; tiene como complemento a “CMS”, con el que se hizo la búsqueda del la partícula llamada “Bosón de Higgs” o “la partícula de Dios” o el “Santo Grial de la física”; y “LHC-B” que intentará explicar por que el Universo está dominado por la materia si nació con cantidades iguales de materia y antimateria.

El Atlas mide 25 metros de altura por 46 metros de largo y pesa 7,000 toneladas, y costó 6,000 millones de dólares, y en correspondencia 6,000 científicos de todo el mundo participan de las investigaciones que ahí se hacen; representan a 170 Universidades de 100 países.

Aún cuando se concibió desde los años 70, la construcción del LHC fue aprobada en 1995, con un presupuesto de 2600 millones de Francos suizos (alrededor de 1700 millones de euros), junto con otros 210 millones de francos (140 millones de euros) destinados a los experimentos. Sin embargo, este coste fue superado en la revisión de 2001 en 480 millones de francos (300 millones de euros) en el acelerador, y 50 millones de francos (30 millones de euros) más en el apartado para experimentos.14

Según datos de 2012, el costo anual de operación en almacenamiento de datos y ordenadores es de unos 220 millones de euros, y los gastos de electricidad, 18 millones. El presupuesto total anual del LHC es alrededor de 765 millones.

Este instrumento fue utilizado para identificar el boson de Higgs.

Sobre esto el físico británico Stephen Hawking apostó 100 dólares a que no se encontraba el “bosón de Higgs”, así la física se volvería mas interesante, dijo. La apuesta la hizo con su amigo, el físico Godon Kane, de Estados Unidos, la cual perdió cuando se ratificó el descubrimiento, pero aún así dijo alegrarse.

Deja un comentario